La portada de mañana
Acceder
La negativa de Madrid a cerrar bloquea el plan de Sanidad para Semana Santa
Villarejo sale de la cárcel con la mitad de sus grabaciones aún encriptadas
Opinión - Hablemos del exdirector del CNI, por Neus Tomàs

Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión a miopinion@eldiario.es. Consulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

B de Bárcenas

Casado rehúsa comparar sus explicaciones sobre su máster con las de Cifuentes: "No soy ejemplo de nada, ni nadie"

Fernando Pérez Martínez

1

Hubo un PP, al principio de los tiempos, cuando se hacía conocer como AP, del que reniega y dice ser irresponsable el PP surgido de la inapelable designación por el todopoderoso y primigenio dedo que todo lo controlaba y controla, escudándose en la coartada de la edad de sus jefes de los últimos años -excusa ya gastada por el general Pinochet que se disculpaba en Londres de sus asesinatos de chilenos por ser un anciano de mantita y silla de ruedas-. Así surgió la actual cúpula del PP presuntamente juvenil, con idéntica credibilidad, por gastar calzón corto, trenzas o saltar a la comba cuando el dinero sin justificar florecía en sobres y mítines descontroladamente.

El contemporáneo pontífice máximo del PP es resultado de una metamorfosis de la precoz pupa que, en el año 97, es decir a la tierna edad de trece o catorce años según propia declaración, comenzó a interesarse por la política debido a dos motivos: un asesinato especialmente repugnante de la pía, rezadora y pistolera ETA y las lecturas de cuando estudió en Londres un curso de la Educación General Básica. El chico prometía, ya apuntaba maneras de espabilado y lumbreras.

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Rey Juan Carlos, sospechosa de obsequiosidad con los capos y "capas" del PP cuando ejercía intachable el actualmente menos intachable candidato y entonces rector Javier Ramos. Obtuvo el precoz político, con pantalón corto a lo que aducen sus partidarios, diversos másters que doran su currículo con brillo turbio de mercadillo y que datan de poco antes de cuando la actualmente imputada Cifuentes, en el banquillo de los acusados por exigir bisutería universitaria por ser vos quien sois, se especializó aprovechando la misma oferta de rebajas útiles para tapar desconchones de imagen pública.

Las dudas sobre cómo servir mejor a España corroen el joven espíritu de nuestro político que empleó sesudamente los siete años siguientes para decidir ingresar en el PP, del que un año después (en 2005) es elegido para presidir la organización juvenil "Nuevas Generaciones" de Madrid. Es elegido presuntamente por el mismo dedo primigenio y providencial y, seguramente, por razones ajenas al torneado de sus pantorrillas ya pobladas de vellos de una adolescencia que no se podía estirar más sin que cedieran las costuras que indiscretamente dejan al descubierto sus shorts, que ya van siendo inapropiados para sus veinticuatro años. Culminaba su reinado entonces en el PP, la corte de Quintanilla de Onésimo. Camelot del presidente Aznar, su esplendente espada cada vez más empañada en un porvenir judicial cercado por tribunales y condenas.

Rápidamente sustituido en la presidencia del PP, trono cada día más "banquillo", por el poluto Rajoy al que cupo el dudoso honor de ser presidente del gobierno de España cuando le reventó la burbuja Sanchís, Naseiro, Bárcenas y de la que se financiaba, contra natura, el PP desde sus orígenes. Aquello terminó arrojándole del Olimpo de la presidencia del gobierno que ostentaba desde el 20 de noviembre de 2011.

Dirigente nominal de facto desde los tiernos veinte años, arrimado al dedo que cobija con su espesa sombra, nuestro político enfundado en el traje que le cortaron en la sastrería de Harvaravaca, ya nada tiene que ver con las galas pueriles con que a veces se pretende revestir al talludo y ávido aspirante a presidir el gobierno de España, con pantalón corto o con el inexistente traje del emperador si fuese menester.

Cuántos titulados superiores, post grados y demás buhonería universitaria andan entre los legítimos sacando pecho, haciendo como si estuvieran en posesión de conocimientos técnicos que, para ellos, fueron regalos, como va pareciendo judicialmente para la Sra. Cifuentes, no más importantes que una buena crema hidratante suficientemente económica. Para los iletrados lo importante es que "haiga brilli".

Financiación, conocimiento y moral extracontables. Vida en B para consumo de público patán con tendencia a llevar la boca abierta atracándose de ruedas de molino y engullendo otros bocados todavía menos decorosos.

Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión a miopinion@eldiario.es. Consulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

    Autores

Publicado el
8 de febrero de 2021 - 19:12 h

Descubre nuestras apps

stats