La portada de mañana
Acceder
La España temporal: una máquina que crea y destruye 100.000 empleos al día
Almudena Grandes, la escritora que se negó a olvidar
OPINIÓN | Salpicaduras de mierda judicial, por Elisa Beni
Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos y cartas más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión desde aquíConsulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

La vuelta de Torquemada

0

Hoy, tenemos a la extrema derecha, por un lado y a la derecha, por el otro. Una derecha, cuya dirección la compone la derecha extrema. Incluso, hacen recordar a Torquemada, el señor Casado llama aquelarre a una reunión de demócratas. La intención del susodicho señor no es otra, que llamar bujas a cinco mujeres, dispuestas a cambiar, en lo posible, lo injusto de esta sociedad. No sé si el que consiguió los títulos con las fundas del chocolate o por “la compañía, a los despachos, del señor Arnaldo” u otras prácticas que no necesitan demostrar valía ninguna, estará pensando en llevar a los braseros de la inquisición a las que él quiere llamar brujas y a las personas que asistieron a dicho acto.

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, aquelarre:

Del vasco akelarre: propiamente “prado del macho cabrío”

1.m. Junta o reunión nocturna de brujos y brujas, con la supuesta intervención de demonios ordinariamente en figuras de macho cabrío, para sus prácticas mágicas o supersticiosas.

El evento o reunión que se celebró en Valencia, no fue nocturno, no asistieron demonios, ya que estos, estaban entretenidos en cómo van a hacer recortes sociales, laborales, sanitarios y otros, en caso de llegar al gobierno. Por cierto, el jefe de la tropa, el susodicho, en su patriotismo habitual, estará estudiando cómo seguir hablando mal de España en Europa.

Con lo de brujas y brujos, yo, personalmente, no tengo problema. De no haber sido por ellas y ellos, la sociedad todavía estaría llena de amos y siervos, o esclavos, el oscurantismo seguiría vigente en la actualidad. Quienes pensamos en una sociedad más justa, y luchamos por ello, estaríamos en peligro de pasar por las llamas y ascuas, estaríamos en la noche negra del franquismo, en las cárceles o en los paredones.

Señor Casado, me quedo con las brujas y brujos, pero decirle unas cosas, para ir terminando, más que nada por no aburrir, ya que podría estar horas enumerando las atrocidades que detesto: la corrupción; los títulos regalados; el fraude; el latrocinio; el recorte de libertades, de derechos sociales y económicos a las y los trabajadores. En definitiva, atracar a los pobres para dárselo a los más ricos, no sin antes, poner las manos para llenar las alforjas, en cobro a los servicios prestados o pasar por las puertas giratorias, otra forma de llenar las faltriqueras.

Señor Casado, Dios no lo quiera, que las derechas de este país ganen las elecciones, ya que su radicalidad me lleva a pensar que retrocederíamos muchos años, que la mayoría lo pasaría muy mal. De todas formas, le digo, si eso ocurre, ojalá no, se encontrará, frente a frente, con muchos y muchas brujas y brujos.

Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos y cartas más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión desde aquíConsulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

    Autores

Publicado el
24 de noviembre de 2021 - 18:49 h

Descubre nuestras apps

stats