eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

El constructor Marjaliza pagó un sobreprecio de 400.000 euros a Granados por un terreno en Valdemoro

Francisco Granados advirtió por teléfono a su socio Marjaliza de que la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil estaba haciendo "cosas" para hacerle un seguimiento

El presunto cerebro de la Púnica mandó construir un zulo en su casa de Valdemoro para "ocultar parte de su patrimonio", que según el juez Eloy Velasco es de más de 33 millones euros

Granados prometió que su mujer aprobaría al hijo del exjuez decano de Madrid

Granados en una foto de archivo

El constructor David Marjaliza, 'cerebro' de la trama Púnica junto al exsecretario general del PP de Madrid Francisco Granados, pagó a éste un sobreprecio de 400.000 euros por la venta de un terreno ubicado en Valdemoro (Madrid) al comprarlo por una cantidad que superaba en un 40 por ciento el valor de mercado.

Es lo que establece un informe de marzo de 2015 de la Unidad de Apoyo a la Fiscalía Anticorrupción -perteneciente a la Agencia Tributaria (AEAT)-, contenido en el sumario del 'caso Púnica'.

Según ese informe, Granados y su mujer, Nieves Alarcón, vendieron en 2007 un terreno urbano en ese municipio madrileño -del que Granados fue alcalde durante cuatro años- a María del Mar Alarcón y Alberto González -la hermana de Nieves y su esposo- por 240.000 euros. Trece días después, a los cuñados de Granados se les otorgó un préstamo hipotecario por 200.000 euros, probablemente -según la Agencia Tributaria- por ese terreno, tasado en algo más de 250.000 euros, un valor ligeramente superior al precio por el que se vendió.

Esa operación discurrió en paralelo a otra venta de Granados a Servicios Logísticos Inmobiliarios, sociedad de Marjaliza. Así, esta empresa pagó por la parcela un 40 por ciento más que el valor de mercado, de forma que el sobreprecio superaría los 400.000 euros.

Según el sumario, Marjaliza obtuvo durante años numerosos contratos de ayuntamientos de municipios madrileños gracias a la mediación de Granados, amigo suyo desde la infancia y socio en varios negocios.

Granados le alertó de que la UCO lo investigaba

El sumario de la operación Púnica incluye también una conversación telefónica entre ambos que había sido pinchada por la Guardia Civil en la que Granados revela el momento en el que fue alertado por un miembro de este cuerpo (José Manuel Rodríguez Talamino, según la investigación) de que Marjaliza era objeto de seguimiento.

El 6 de noviembre de 2014, Granados llama a su socio y le cuenta que el día anterior "uno que está en la UCO" le hizo un comentario que no le gustó. Marjaliza pregunta al exconsejero qué es la UCO, éste le contesta que la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil y le explica que el agente en cuestión le hizo un comentario que le sonó a "advertencia".

"No te mencionó, pero como que estaba allí en tu puerta haciendo cosas", señala Granados, quien ante la pregunta de Marjaliza de si era en la puerta de su casa, le precisó que era en su oficina. El socio del exconsejero le pregunta directamente si se trataba de "seguimientos o algo" y Granados le responde de forma afirmativa.

Por otro lado, el informe muestra que en 2009, los cuñados de Granados compraron una vivienda en Valdemoro a la sociedad Promodico, igualmente implicada en la trama, por 350.000 euros.

Sin embargo, la tasación del préstamo hipotecario valoró la casa en 476.000 euros, lo que parece indicar, según la AEAT, que habrían obtenido una rebaja de 125.000 euros en la compra.

Un zulo para ocultar patrimonio

Marjaliza mandó construir un zulo en su casa de Valdemoro (Madrid) al objeto de "ocultar parte de su patrimonio", que el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco eleva a un total de 33.498.675,30 euros.

En el auto, el magistrado señala que, "a tenor de la información recabada de distintas fuentes, se ha podido saber que David Marjaliza habría encargado la realización de un zulo o habitación oculta que podría encontrarse en un inmueble de su propiedad" situado en el número 14 de la calle Libertad de Valdemoro.

Aunque los investigadores no conocen el "propósito" de este zulo, Velasco considera "verosímil" que Marjaliza estuviera pensando disponer de este espacio para "ocultar obras de arte o dinero en efectivo". En este sentido, apunta que la empresa de transportes que trasladó sus obras de arte a Suiza eran recogidas en un garaje de la calle Ruiz de Alda de Valdemoro, paralela a la vía en la que se encuentra su domicilio.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha