Salvador Victoria, al conseguidor de la Púnica: “Esto se ha hecho toda la vida y nunca ha pasado nada”

Alejandro de Pedro en la puerta de la Consejería de Presidencia de la Comunidad de Madrid

Cinco años después de que la detención del empresario Francisco Correa provocara en 2009 el mayor terremoto en la historia del PP madrileño, otro hombre de negocios, también moreno y de barba cana, se convertiría en el epicentro de un nuevo temblor para el partido, con la corrupción otra vez como detonante. Alejandro de Pedro Llorca es la figura que condujo a los investigadores de la ‘Operación Púnica’ hasta el número dos del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria. El político está hoy imputado por cuatro delitos de corrupción, en relación con los pagos en b al joven emprendedor que, como Correa en la trama Gürtel, un día se acercó al Partido Popular atraído por el aroma del dinero negro.

La Guardia Civil escuchó las conversaciones de Victoria y Figar con uno de los cabecillas de la Púnica

La Guardia Civil escuchó las conversaciones de Victoria y Figar con uno de los cabecillas de la Púnica

La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil llevaba varias semanas escuchando las conversaciones telefónicas de De Pedro, al que habían llegado siguiendo el rastro de Francisco Granados y David Marjaliza. El 15 de septiembre de 2014, a las 18:25, sonó el teléfono móvil del empresario. Era un número largo perteneciente a la Consejería de Presidencia de la Comunidad de Madrid. Una secretaria informaba Alejandro de Pedro de que Salvador Victoria quería hablar con él. Mientras aguarda que le pasen, De Pedro susurra a alguien que tiene al lado: “El consejero de Presidencia, el que me debe la pasta”.

El juez Eloy Velasco cree que De Pedro realizó trabajos de promoción en Internet del presidente de la Comunidad Ignacio González otros miembros de su gabinete, y que quienes pagaron fueron distintos contratistas de la Administración autonómica, entre ellos Indra, empresa que factura 20 millones de euros anuales solo a la Agencia de Informática de la Comunidad de Madrid (ICM). Un mes y medio después de la conversación entre De Pedro y Victoria, la Guardia Civil detuvo a 35 personas. Uno de ellos era el director general de ICM, José Martínez Nicolás, quien confesó la trama.

El 15 de septiembre, Victoria responde a una primera llamada que le había hecho el empresario. “¿Qué pasa, que no te pagan?”, le comienza preguntando el político. De Pedro dice que no le llamaba “para eso”, pero Victoria insiste. Este es un fragmento de la conversación intervenida, incluida en el sumario de la Operación Púnica, al que ha tenido acceso eldiario.es:

Victoria: "No, pero yo te pregunto por eso. Yo estuve con Martínez Nicolás el viernes, y entonces no se muy bien por qué, estos que tienen que hacerlo, el día que lo tenían que hacer, está como un poco acojonado, es un poco gilipollas, porque esto se ha hecho toda la vida, nunca ha pasado nada. Y además está a huevo hacerlo contigo, a huevo, a huevo. Entonces…”

De Pedro: "Pero si ya lo he hecho…"

Victoria: "Yo he llamado, ya, ya, pero bueno, yo he llamado al consejero delegado y he quedado a tomar un café con él, para ver si lo desbloqueo, porque yo creo que ya Pepe no puede hacer más, ¿sabes?"

Cuando fue detenido, el propio De Pedro confesó que un alto directivo de Indra le entregó 10.000 euros en metálico en el interior de un coche sin mediar palabra. Cuando le preguntó qué sucedía, el hombre le conminó a bajarse inmediatamente. Entre los 92 imputados del caso Púnica se encuentran el consejero delegado del gigante informático, Javier de Andrés, y su director general, Santiago Roura, el hombre que presuntamente estaba aquel día al volante. A ese pago se sumarían otros dos procedentes de Indra por un valor total de 120.000 euros.

Pero la declaración que dio un vuelco al caso se produjo el 29 de octubre en dependencias de la Guardia Civil. Martínez Nicolás no se guardó nada ante los agentes cuando fue detenido. Su testimonio también figura en el sumario: “Manifiesta que ha llamado a empleados de Indra, concretamente a Santiago Roura, a instancia de Salvador Victoria, para que se realizaran pagos a Alejandro de Pedro (…) Manifiesta que pudiera ser que Indra, al ser adjudicataria de numerosos contratos en la Comunidad de Madrid, quisiera corresponder al consejero de Presidencia o a la Comunidad de Madrid por creer que esta persona pudiera tener en la adjudicación de contratos. Si bien el dicente quiere hacer constar que en ningún caso el consejero de Presidencia ejercía influencia en la adjudicación de contratos en la agencia del ICM”.

La implicación de la multinacional española Indra ya había trascendido por la imputación de dos miembros de su cúpula. Ahora, el levantamiento del secreto del sumario de la Operación Púnica devuelve a la primera plana un nombre que, asociado al PP y a Ignacio González, ha sido en el pasado objeto de polémica: el Canal de Isabel II. Hasta hace unas semanas, el presidente de la empresa pública era Salvador Victoria.

Victoria: (…) Espero desbloquearlo rápidamente, y luego está la otra vía que…

De Pedro: No me acordaba

Victoria: Por eso, que la otra es la que es más permanente y esa sí que parece que también está en marcha, ¿no? o ¿tienes algún contacto, no lo tienes?

De Pedro: No, es que no tengo nada, por eso te llamaba

Victoria: Pues no te preocupes que eso está en marcha, eso de donde se nutre ya está hecho desde el mes de agosto y debe de estar pendiente ya, que debe ser inminente el primer pago, o sea que eso tiene que ser inminente…

Los investigadores creen que esa otra vía de pago podría ser el Canal de Isabel II. De hecho, cuando el juez llama a Salvador Victoria a declarar el 20 de julio, una vez superado el impedimento de su aforamiento inicial, incluye en la cédula de citación los hechos por los que le va a preguntar. Uno de ellos hace referencia a “pagos ordenados por él y realizados con dinero en efectivo por parte de las empresas Canal de Isabel II, Indra o el empresario Sergio Ortega, sin aparente contraprestación, pero en función al cargo público que ostentaba en la Comunidad de Madrid”.

Sin embargo, en su declaración como detenido ante la Guardia Civil, Alejandro de Pedro dijo que ese pago se trataba de “la facturación a una adjudicataria de un contrato al Canal de Isabel II”, pero que nunca se llevó a cabo. De Pedro asegura que la Comunidad de Madrid aún le adeuda 140.000 euros.

Nombre en clave: 'Roberto'

El pasado 9 de junio, un hecho que hasta ahora había pasado inadvertido, terminó de perfilar los indicios contra Salvador Victoria. Ese día, seis después de que Velasco hubiera fijado la cita para la declaración como imputado del político, la Guardia Civil detuvo en secreto a Víctor Torres Martínez. Se trata de un informático que declaró ante la UCO al que el empresario Sergio Ortega, la presunta tercera vía de pagos en negro a De Pedro, le entregó dos sobres con dinero con destino al conseguidor de la Púnica. Con éste utlizaba un seudónimo para referirse a Ortega: ‘Roberto’.

En una ocasión, según dijo a los agentes Torres Martínez, entregó el dinero en persona a Alejandro de Pedro, pero en otra hizo a un tipo “calvo, de unos 50 años y murciano, de Cartagena”. Se refiere a José Antonio Alonso Conesa, tan cartagenero que entre 1991 y 1995 fue alcalde de la localidad por el PSOE. En el organigrama de la Púnica figura como el más estrecho colaborador de Alejandro de Pedro. La entrega en el hotel Las Artes de Madrid fue de 3.600 euros, según trasladó después Alonso a su socio por teléfono.

Las cantidades le llegaban a Torres Martínez por mensajero, de parte de Sergio Alonso. Este empresario es adjudicatario de contratos con la Comunidad de Madrid, como Indra, a través de Imágenes de Síntesis Digital, con la que organizaba eventos para el Gobierno madrileño. Torres Martínez asegura que hizo los favores de recadero a Alonso porque éste le subcontrataba los encargos del Gobierno madrileño. El propio Alejandro De Pedro confesó tras su detención a los agentes que el dinero entregado por Martínez Torres procedía de órdenes de Salvador Victoria.

La conclusión de los agentes del Grupo de Delitos contra la Administración de la UCO no deja resquicios a la interpretación: “Por todo ello queda demostrado que Víctor Torres supuestamente habría hecho entrega de dinero en efectivo a favor de Alejandro de Pedro, por indicaciones directas de Salvador Victoria Bolívar, como parte de pago de la deuda contraída con la Comunidad de Madrid, con Alejandro de Pedro, por los trabajos realizados por éste, entre otros los de reputación realizados sobre su presidente, Ignacio González”.

Etiquetas
Publicado el
24 de julio de 2015 - 22:20 h

Descubre nuestras apps

stats