eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El PSOE se queda sin tiempo para celebrar primarias si hay terceras elecciones

Javier Fernández pretende prolongar al máximo la decisión sobre si permiten gobernar a Rajoy o van a terceras elecciones

Los plazos que establecen las actuales normas del PSOE dificultan cumplirlos para celebrar primarias antes de tener que registrar las candidaturas en la Junta Electoral

El nombre de Ángel Gabilondo suena en las filas socialistas como posible candidato de consenso ante los barones que defienden mantener el 'no' al PP

100 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Fernández reúne hoy a los diputados del PSOE para pedirles cohesión

El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández. EFE

El PSOE se debate entre dejar que gobierne el PP o ir a unas terceras elecciones. Ambas decisiones conllevan "desgaste", como ha admitido el propio presidente de la gestora,  Javier Fernández. Con la abstención, los votantes les castigarían y en unos nuevos comicios el PP mejoraría posiciones y el PSOE podría hundirse aún más, según reconocen los socialistas. Pero esta segunda opción acarrea un problema más para la gestora tras la salida de Pedro Sánchez: la designación de un candidato.

Javier Fernández dijo que los estatutos les obligan a elegir al aspirante a la Moncloa con primarias, aunque abrió la puerta a otra salida ante una situación excepcional. Además, reconoce que el PSOE necesita tiempo antes de tomar una decisión definitiva sobre la gobernabilidad.

La decisión que adopte el PSOE, que tiene que pasar primero por una reunión de todos los barones, debe ratificarse en un Comité Federal. Javier Fernández no ha dejado claro si se celebrará el 15 o el 22 de octubre, pero previsiblemente sería en la segunda fecha porque en la primera el PSC está inmerso en las primarias que disputan Miquel Iceta y Nuria Parlón.

Con ese calendario, el PSOE tiene complicado cumplir sus plazos internos y presentar las candidaturas para unas nuevas elecciones. Teniendo en cuenta que la convocatoria oficial de las elecciones sería el 1 de noviembre, el límite para registrar las listas sería el 21 de ese mes. 

La baza de las primarias exprés

El PSOE necesita al menos 34 días para cumplir los pasos que establece su reglamento federal de primarias. Los primeros requisitos son 10 días para la recogida de avales para los aspirantes y al menos dos para presentar y resolver los posibles recursos. Una vez proclamados los posibles candidatos, el PSOE tiene que dedicar 20 días para que los ciudadanos se registren para poder votar (las primarias para elegir al presidente del Gobierno tienen que ser abiertas a los ciudadanos, según esas mismas normas). 

Esos 20 días podrían solaparse con las dos semanas de campaña que el reglamento da a los candidatos porque el texto no dice lo contrario. Una vez celebrada la votación, tendrían que dejar al menos 48 horas para la presentación y resolución de recursos. Con la convocatoria de las primarias el 22 de octubre y siguiendo a rajatabla las actuales normas, el PSOE no llegaría a tiempo. 

No obstante, fuentes socialistas admiten que se podría habilitar un calendario especial y exprés para celebrar primarias. Esa decisión correspondería a la gestora y debería ser ratificada por el Comité Federal, que es el que delega las competencias sobre ella. Tras la anterior legislatura fallida, la dirección de Sánchez encontró el mismo problema y optó por aprobar un calendario exprés

La 'operación Gabilondo'

Además, Javier Fernández aseguró que los estatutos establecen ese procedimiento para designar a los aspirantes a Moncloa, pero abrió la puerta a designarlo por otra vía como "solución de emergencia". 

La idea de competir en unas nuevas elecciones comienza a instalarse entre algunos dirigentes socialistas que apoyaron forzar la salida de Sánchez, pero que temían desde el inicio que la maniobra se vinculara con la abstención. Emiliano García-Page aseguró el lunes que podrían presentar "la candidatura más potente" imaginable. 

Esa "solución de emergencia" empieza a sonar en las filas socialistas como un candidato de consenso y las miradas se fijan en Ángel Gabilondo. El exministro fue la baza de Sánchez tras la fulminación de Tomás Gómez como candidato en la Comunidad de Madrid y levantó las expectativas que hasta ese momento tenían en el PSOE, aunque se quedó a un escaño en la suma con Podemos para llegar a la Puerta del Sol. 

Las normas del PSOE avalarían esa maniobra. El artículo 36 de la Normativa Reguladora de Cargos Públicos recoge la posibilidad de adherir independientes a las listas y fía su aceptación al Comité Federal, donde pocos socialistas podrían poner en cuestión al exministro. 

"Cualquier propuesta de acuerdo pre o postelectoral con otras fuerzas políticas, o la presentación de independientes, no entrará en vigor hasta que, a propuesta de la Comisión Ejecutiva Federal, haya sido aprobado por el Comité Federal, único órgano competente en esta materia", dice ese texto. La 'operación Gabilondo' está en la mente de algunos dirigentes que apoyaron la creación de una gestora: "Sería la mejor solución".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha