eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Pedro Sánchez reitera su 'no' a Mariano Rajoy: "Ha sido una reunión perfectamente prescindible"

El presidente en funciones y el líder del PSOE zanjan en menos de 30 minutos su reunión tras el pacto que permitirá a Rajoy ir a la investidura con 170 apoyos

"Este no es nuestro acuerdo", dice Sánchez, que responde a Albert Rivera que más allá de que haya coincidencias con el pacto que rubricaron lo relevante es lo que falta

Sánchez evita decir si tratará de llegar a Moncloa: asegura que Rajoy debe seguir intentándolo a la vez que reitera que "el PSOE estará en la solución"

92 Comentarios

Sánchez traslada su "no" a Rajoy en una reunión de apenas media hora

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, antes de la reunión. EFE

30 minutos. Es lo que ha durado la reunión entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados. El presidente en funciones había convocado al líder del PSOE para presentarle el acuerdo sellado este domingo entre PP y Ciudadanos y para pedirle que le apoyara, aunque fuera con una abstención, y le permitiera repetir como presidente del Gobierno. Pedro Sánchez, como estaba previsto, le ha reiterado el no de los 85 diputados socialistas.

"Ha sido una reunión perfectamente prescindible. No ha ofrecido nada al PSOE. Lo único que quería era dejar la responsabilidad en manos del PSOE. Pero la responsabilidad de que pierda la investidura es del señor Rajoy por no poder articular una mayoría de 176 diputados que dijeran a su investidura", ha señalado Sánchez tras la reunión en una rueda de prensa. El líder del PSOE ha puesto en énfasis durante toda su intervención en que es Rajoy quien ha sido incapaz de articular una mayoría suficiente.

"Nosotros hemos sido muy claros desde el 26 de junio", ha continuado Sánchez. El secretario general ha considerado que "hay dos bloques" en el Congreso que "no son antagónicos" pero que exigían un "programa conservador, pero no continuista" por parte de Rajoy. Sánchez cree que el acuerdo de Gobierno PP-Ciudadanos "no rectifica los elementos nucleares de las leyes aprobadas en estos cuatro años de mayoría absoluta".

El líder del PSOE se ha referido en concreto a la reforma laboral, la reforma educativa (Lomce) -pese a que el acuerdo recoge una congelación en su puesta en marcha hasta que haya un pacto educativo, tal y como recogía el acuerdo del PSOE y Ciudadanos de hace seis meses- y la postergación de la reforma Constitucional que, en su opinión, "necesita España". "Teníamos razones para votar en contra. Después del acuerdo con Rivera tenemos más razones", ha respondido al líder de Ciudadanos, que trat de presionarle al asegurar que 100 de las 150 medidas que ha firmado con Rajoy estaban incluidas en el documento que selló con Sánchez hace seis meses. Para Sánchez, tan importante es lo que figura en el texto como lo que falta. "Este no es nuestro acuerdo", ha zanjado Sánchez

Tras su reunión con el líder socialista, el presidente en funciones ha comparecido ante los periodistas y ha reconocido que se someterá "a la investidura con 170 votos". No obstante, Rajoy ha admitido que lo seguirá intentando durante los dos meses que fija la Constitución para que un candidato logre la confianza de la Cámara. "Seguiré intentándolo. Ahora, después de la primera votación y, si es necesario, después de la segunda", ha asegurado.

Por el momento, llega a su investidura con 170 votos a favor: los del PP, los de Ciudadanos y el de Coalición Canaria. Insuficientes tanto en primera como en segunda votación, salvo que el resto de grupos de la Cámara cambie de opinión de aquí al viernes. 

Sánchez juega al despiste con sus próximos pasos

No será la del PSOE la posición que cambie antes de la segunda votación de este proceso de investidura, según ha reiterado el propio Sánchez, que ha vuelto a recibir el respaldo de los miembros de su Ejecutiva en una reunión celebrada horas antes de reunirse con Rajoy. En el PSOE hay voces que sostienen que, tras las elecciones vascas y gallegas del 25 de septiembre, el partido debería reconsiderar su rechazo a Rajoy. El barón que más clara y públicamente ha abogado por la abstención es el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara. "Cuando haya hechos nuevos que puedan alterar la posición del PSOE, convocaré un Comité Federal", ha contestado Sánchez a quienes piden que se convoque ese órgano interno para estudiar la posible abstención.

Sin embargo, otra puerta que mantiene Sánchez abierta es la de intentar de nuevo llegar a Moncloa tras "la derrota política anunciada" de Rajoy.  "Estamos a las vísperas de un debate de investidura. Hemos aprendido que son procesos vivos, dinámicos y veremos qué pasa", ha respondido Sánchez. En el PSOE quieren esperar al fracaso de Rajoy del próximo viernes porque dicen que aún los nacionalistas pueden dar la sorpresa, como sucedió en la votación de los miembros de la Mesa del Congreso.

"El PSOE estará siempre en la solución"

Preguntado por si cree que Rajoy debe seguir intentándolo tras fracasar o si él lo intentará, Sánchez ha dicho que "el señor Rajoy sigue con la responsabilidad de intentar articular esa mayoría para formar un gobierno", pero para al terminar la frase ha aspostillado: "El PSOE estará siempre en la solución".

Ante la insistencia de los periodistas por su ambigüedad, Sánchez ha admitido que no quiere anticipar futuros movimientos hasta que el viernes concluya el proceso de investidura. "Entiendo sus preguntas, que pregunten no por lo que va a pasar esta semana sino dentro de una semana aun no habiéndose celebrado el debate de investidura, pero creo que la responsabilidad del PSOE y la mía propia es no engañar y, segundo, explicar a los españoles y a mi organización los pasos que va a dar el PSOE en el proceso de investidura, que no acaba el 2 de septiembre. Y, en consecuencia, cuando lleguemos a ese río cruzaremos ese puente".  

La posibilidad de que Sánchez intente formar gobierno es uno de los temores que tienen los dirigentes más críticos con el secretario general, que se encargaron tras el 26J de advertirle de que el PSOE debe quedarse en la oposición. Además, Sánchez tiene las manos atadas al no poder negociar con las fuerzas independentistas bajo el pretexto de que no puede hablar con quienes abogan por el derecho a la autodeterminación. Sin embargo, los barones afines consideran que debe intentarlo de nuevo. La presidenta balear, Francina Armengol, es partidaria de que lo intente con los nacionalistas catalanes y Miquel Iceta ha planteado que debe hablar con el Partit Demòcrata Català (la antigua Convergència) porque las condiciones que planteó "son cosas que se pueden hablar".

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha