El comisario que investigó con Villarejo el ático de Ignacio González es el nuevo número dos de la Policía en Madrid

El Ministerio del Interior ha recuperado al comisario principal Agapito Hermes de Dios para el puesto de número dos en la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Hermes de Dios era comisario de Marbella cuando investigó extrajudicialmente el ático de Ignacio González, en colaboración con Villarejo, durante la última época del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. 

Un juzgado de Madrid abrió una causa por aquellas pesquisas y Hermes de Dios llegó a estar imputado. Ya en la época del PP se le abrió un expediente y fue apartado de su puesto al frente de la comisaría de Marbella. La causa judicial terminó archivada, pero antes, en el marco de la misma, Agapito Hermes de Dios reconoció al magistrado que había ordenado a sus subordinados en la comisaría de Marbella investigar el patrimonio de Ignacio González por orden de Villarejo y del que entonces era el director adjunto operativo de la Policía, en la época del PSOE, el fallecido Miguel Ángel Fernández-Chico.

Agapito Hermes de Dios aparece mencionado en las agendas del comisario Villarejo con el apelativo de “Agap”, según fuentes del caso, y también en el registro de llamadas que el comisario guardaba sobre las visitas y comunicaciones telefónicas a sus oficinas en Torre Picasso. Seis días después de la detención del expresidente madrileño Ignacio González, ocurrida el 20 de abril de 2017, Villarejo apunta el supuesto contenido de una llamada con “Agap”: “Muy contento con lo de IG y los Pujol”. Siete meses después, Villarejo sería detenido. Ignacio González defiende que el policía que hoy se sienta en el banquillo acabó con su carrera y luego fabricó pruebas contra él en el caso Lezo, en ambos casos por orden de sus adversarios políticos.

En la causa abierta por la denuncia de Ignacio González, el comisario Hermes de Dios defendió que había investigado el origen del ático por que Fernández Chico le explicó que aparecía como supuesto receptor de mordidas del caso Gürtel. También dijo que no le pareció anormal que las pesquisas no formaran parte de la investigación judicial del caso que se seguía en la Audiencia Nacional o que recibiera órdenes de Villarejo por una dirección de correo electrónico de “hotmail”.

Por la investigación a González, Hermes de Dios había sido castigado con una falta grave por no haber informado a sus superiores en aquel momento, la primera cúpula policial del PP. El caso también costó el puesto al primer comisario de Policía Judicial de la época de Jorge Fernández Díaz, Enrique Rodríguez Ulla. 

Tras ser cesado en Marbella, Agapito Hermes de Dios fue destinado al Aeropuerto de Barajas y después a varias comisarías de distrito de Madrid, hasta que en junio de 2020 ascendió a comisario principal y se convirtió en Jefe de la Unidad Central de Ciberdelincuencia, último destino antes de ser nombrado Jefe Regional de Operaciones en Madrid. Antes de llegar a número dos de Madrid, Agapito Hermes de Dios ha sido jefe de varias comisarías de distritos de Madrid. Según fuentes policiales, el conocimiento de la ciudad desde el punto de vista policial ha sido el motivo por el que nuevo jefe superior de Madrid, Manuel Soto Seoane, le ha elegido para el puesto.

El Ministerio del Interior ha recuperado al comisario principal Agapito Hermes de Dios para el puesto de número dos en la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Hermes de Dios era comisario de Marbella cuando investigó extrajudicialmente el ático de Ignacio González, en colaboración con Villarejo, durante la última época del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. 

Un juzgado de Madrid abrió una causa por aquellas pesquisas y Hermes de Dios llegó a estar imputado. Ya en la época del PP se le abrió un expediente y fue apartado de su puesto al frente de la comisaría de Marbella. La causa judicial terminó archivada, pero antes, en el marco de la misma, Agapito Hermes de Dios reconoció al magistrado que había ordenado a sus subordinados en la comisaría de Marbella investigar el patrimonio de Ignacio González por orden de Villarejo y del que entonces era el director adjunto operativo de la Policía, en la época del PSOE, el fallecido Miguel Ángel Fernández-Chico.

Agapito Hermes de Dios aparece mencionado en las agendas del comisario Villarejo con el apelativo de “Agap”, según fuentes del caso, y también en el registro de llamadas que el comisario guardaba sobre las visitas y comunicaciones telefónicas a sus oficinas en Torre Picasso. Seis días después de la detención del expresidente madrileño Ignacio González, ocurrida el 20 de abril de 2017, Villarejo apunta el supuesto contenido de una llamada con “Agap”: “Muy contento con lo de IG y los Pujol”. Siete meses después, Villarejo sería detenido. Ignacio González defiende que el policía que hoy se sienta en el banquillo acabó con su carrera y luego fabricó pruebas contra él en el caso Lezo, en ambos casos por orden de sus adversarios políticos.

En la causa abierta por la denuncia de Ignacio González, el comisario Hermes de Dios defendió que había investigado el origen del ático por que Fernández Chico le explicó que aparecía como supuesto receptor de mordidas del caso Gürtel. También dijo que no le pareció anormal que las pesquisas no formaran parte de la investigación judicial del caso que se seguía en la Audiencia Nacional o que recibiera órdenes de Villarejo por una dirección de correo electrónico de “hotmail”.

Por la investigación a González, Hermes de Dios había sido castigado con una falta grave por no haber informado a sus superiores en aquel momento, la primera cúpula policial del PP. El caso también costó el puesto al primer comisario de Policía Judicial de la época de Jorge Fernández Díaz, Enrique Rodríguez Ulla. 

Tras ser cesado en Marbella, Agapito Hermes de Dios fue destinado al Aeropuerto de Barajas y después a varias comisarías de distrito de Madrid, hasta que en junio de 2020 ascendió a comisario principal y se convirtió en Jefe de la Unidad Central de Ciberdelincuencia, último destino antes de ser nombrado Jefe Regional de Operaciones en Madrid. Antes de llegar a número dos de Madrid, Agapito Hermes de Dios ha sido jefe de varias comisarías de distritos de Madrid. Según fuentes policiales, el conocimiento de la ciudad desde el punto de vista policial ha sido el motivo por el que nuevo jefe superior de Madrid, Manuel Soto Seoane, le ha elegido para el puesto.

El Ministerio del Interior ha recuperado al comisario principal Agapito Hermes de Dios para el puesto de número dos en la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Hermes de Dios era comisario de Marbella cuando investigó extrajudicialmente el ático de Ignacio González, en colaboración con Villarejo, durante la última época del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. 

Un juzgado de Madrid abrió una causa por aquellas pesquisas y Hermes de Dios llegó a estar imputado. Ya en la época del PP se le abrió un expediente y fue apartado de su puesto al frente de la comisaría de Marbella. La causa judicial terminó archivada, pero antes, en el marco de la misma, Agapito Hermes de Dios reconoció al magistrado que había ordenado a sus subordinados en la comisaría de Marbella investigar el patrimonio de Ignacio González por orden de Villarejo y del que entonces era el director adjunto operativo de la Policía, en la época del PSOE, el fallecido Miguel Ángel Fernández-Chico.