La portada de mañana
Acceder
El número de contagios sigue batiendo récords en España
COVID, frío y hambre: el toque de queda de quienes no tienen donde ir
Opinión - Susto y muerte, por Rosa María Artal

El número dos de Interior con Rajoy se acoge a su derecho a no declarar por el espionaje a Bárcenas

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, pasa revista  a la Policía

El secretario de Estado de Seguridad entre 2012 y 2016, Francisco Martínez, se ha acogido a su derecho a no declarar ante el juez del caso Villarejo, Manuel García-Castellón, quien le había citado como investigado por la pieza secreta que investiga el espionaje a Luis Bárcenas por parte de la Policía con cargo a los fondos reservados. Martínez apenas ha permanecido unos minutos en el interior de la Audiencia Nacional y al salir, junto a su abogado, ha declinado hacer declaraciones.

La investigación judicial a la policía política alcanza al Gobierno de Rajoy

La investigación judicial a la policía política alcanza al Gobierno de Rajoy

A continuación estaba citado el comisario jubilado Enrique García Castaño, exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO), que en una declaración anterior en la misma pieza había señalado que Martínez era conocedor de la operación Kitchen y que él mismo informaba al número dos del Ministerio del desarrollo de la misma.

García Castaño explicó que entregó un portátil a Martínez para que siguiera a través de él los avances. Ese ordenador permanece por ahora precintado en la sede de la Comisaría General de Información. La declaración de García Castaño ha comenzado después de que Martínez dejara la Audiencia Nacional. Según fuentes jurídicas, el policía se ha ratificado en sus afirmaciones en declaraciones precedentes.

Junto a Martínez están imputados todos los mandos que ocupaban la primera línea de la brigada política. Están acusados de haber espiado a la familia de Bárcenas cuando éste entró en prisión en el verano de 2013 y comenzó a revelar la financiación irregular del PP durante al menos dos décadas. El chófer de la familia se convirtió en un confidente pagado con fondos reservados.

Todos los implicados defienden que se trató de una operación destinada a facilitar información sobre los fondos escondidos del extesorero del PP y la localización de sus testaferros, pero ni el juez Pablo Ruz, ni los policías de la UDEF que trabajaban a las órdenes de este en el caso Gürtel fueron informados nunca de nada. Enrique García-Castaño está citado para volver a declarar ante el juez este viernes, a continuación de Martínez.

A las pocas horas de que eldiario.es desvelara su citación como imputado, Martínez difundió un comunicado en el que aseguraba: "A pesar de los errores que, sin duda cometí, siempre trabajé para prestar el mejor servicio al interés general y siempre lo hice con absoluto respeto a la Ley". En la nota también decía: "Tengo plena confianza en la acción de la justicia y defenderé mi gestión siguiendo las directrices de mis abogados".

Etiquetas
Publicado el
24 de enero de 2020 - 11:24 h

Descubre nuestras apps

stats