PERFIL

Josep Vendrell: un hombre tranquilo para la sala de máquinas de Yolanda Díaz

La vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, acompañada de su jefe de Gabinete, Josep Vendrell, en el patio del Congreso.

Dicen de él que es tranquilo, concienzudo, que necesita tiempo para tomar decisiones. Pensar mucho y a largo plazo. Incluso, que le cuesta improvisar. Le califican de discreto, de preferir el segundo plano en el que casi siempre se ha movido. Relevante, pero en segundo plano. Son cualidades todas ellas que parecieran chocar con su nueva jefa. Es Josep Vendrell (Camarasa, Lleida, 1968), la persona elegida por la vicepresidenta tercera del Gobierno, Yolanda Díaz, para dirigir su Gabinete en esta nueva andadura. Pese a las apariencias, ambos sí tienen muchas cosas en común. Una de las más características en sus personalidades, según destacan quienes les conocen, es que son "estajanovistas". Un calificativo que, en su caso, adquiere todo el sentido porque ambos beben de la misma tradición política, la del PCE por un lado y la del PSUC, reconvertido luego en ICV, por el otro.

Yolanda Díaz: la ministra del diálogo social ante el reto de suceder a Iglesias

Yolanda Díaz: la ministra del diálogo social ante el reto de suceder a Iglesias

Vendrell vuelve a Madrid, donde ya estuvo como diputado entre 2016 y 2019, para ayudar a Díaz en el tránsito de ser una ministra técnica al frente de Trabajo a liderar Unidas Podemos. La elección, que sorprendió a muchos por inesperada, no tiene nada que ver con supuestos guiños a Ada Colau ni con equilibrios de poder dentro del grupo confederal. Quienes conocen a Díaz dicen que la vicepresidenta no toma así las decisiones. Lo que sí ha pesado, y mucho, es la amistad que ambos fraguaron, junto a otros diputados de aquella primera legislatura, en los pasillos del Congreso. Gallegos y catalanes tenían sus despachos pared con pared. Empezaban pronto y algunos terminaban muy tarde, por devoción o por estar en una ciudad ajena la mitad de la semana. El estajanovismo une mucho, y esa sí es una cualidad compartida.

Josep Vendrell ha hecho política siempre en el mismo espacio político. Primero como PSUC, vía sus juventudes; luego en ICV, con la primera refundación del espacio heredero de la izquierda antifranquista catalana. Y ahora en Catalunya en Comú, donde ha desembocado el partido ecosocialista y su tradición.

Cuando todavía era ICV, Vendrell fue estrecho colaborador de Joan Saura en los dos gobiernos tripartitos que estrenaron el milenio en Catalunya. Primero, como jefe de Gabinete en la consejería de Relaciones Institucionales y Participación, entre 2003 y 2006. Y hasta 2010, como secretario de Relaciones Institucionales y Participación del Departamento de Interior que dirigió el exlíder de ICV.

En 2011 se estrenó como diputado en el Parlament en sustitución de Laia Ortiz, quien dejó su escaño para ir al Congreso. Fue candidato en 2015 en la lista de Catalunya Sí que es Pot. Y en 2016 tomó posesión como diputado estatal tras acudir a las elecciones generales de diciembre de 2015 como número tres por Barcelona de En Comú Podem. En 2019, al finalizar la legislatura, dejó el Congreso. No repitió en las listas electorales de ese mes de abril, pero en junio fue nombrado coordinador del grupo en el Parlament.

La experiencia institucional adquirida en la última década han hecho de Vendrell un candidato ideal para Díaz. La amistad que forjaron ha sido el detonante de una elección que sorprendió a muchos en el espacio de Unidas Podemos. "Llega más para ordenar la casa y llevar el ministerio", apunta una persona que conoce los entresijos de la Vicepresidencia tercera. Su tarea pasará por coordinar las actividades políticas de Díaz con las más técnicas que desempeña como ministra de Trabajo y por enlazar con el grupo parlamentario.

La semana pasada, la vicepresidenta se dirigió por primera vez a los diputados para insuflarles optimismo y pedirles un esfuerzo. "Soy muy exigente y os quiero pedir cosas. Trabajemos mucho y bien. Hay que trabajar más. Tenemos que redoblar las energías porque vamos a seguir haciendo historia", dijo. Certifica lo que asegura a elDiario.es sobre Díaz alguien que trabajó con ambos en el Congreso: "Si te pide trabajar con ella, hay que pensárselo dos veces. Es hardcore".

Su labor no será tanto la de definir la línea política, lo que seguirá siendo tarea de la Mesa Confederal, que reúne a dirigentes de todos los grupos y partidos que conforman Unidas Podemos. Quienes le conocen destacan que, por su pasado, Vendrell conoce la administración y que sabe trabajar con funcionarios, algo fundamental para quienes llegan por primera vez a la institución. De hecho, uno de los problemas con los que se encontraron las candidaturas municipalistas auspiciadas por Podemos que en 2015 lograron muchas alcaldías fue, precisamente, un desconocimiento de los procedimientos que lastró en buena parte su gestión en los primeros meses, lo que interfirió notablemente en el desarrollo de toda la legislatura.

Tras dos meses en el cargo, no se le ha visto mucho en público. Acompañó a Díaz, por ejemplo, en la presentación del libro de Xavier Domènech en Madrid el mismo día en el que BOE publicaba su designación como director de Gabinete. También estuvo con la ministra en la marcha del Primero de Mayo. En ambos casos, siempre a cierta distancia. Vendrell seguirá así en el discreto segundo plano en el que ha venido desarrollando su actividad política.

Etiquetas
Publicado el
21 de mayo de 2021 - 22:07 h

Descubre nuestras apps