El juez propone juzgar a López Madrid por contratar a Villarejo para "hostigar" a la doctora Pinto

López Madrid accede a la Audiencia Nacional en el juicio por las 'tarjetas black'

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón propone juzgar al empresario Javier López Madrid y al comisario José Manuel Villarejo por un delito de cohecho en relación al "hostigamiento" a la doctora Elisa Pinto, informan a elDiario.es fuentes jurídicas. El magistrado acaba de dictar auto de pase a procedimiento abreviado, contra el que cabe recurso, y enfila así el juicio contra López Madrid y el policía por el presunto encargo del primero al segundo, cuando Villarejo estaba aún en activo. El juez también dirige las actuaciones contra el socio de Villarejo Rafael Redondo.

El juez del caso Villarejo abrió una pieza separada del caso Villarejo a propuesta de la Fiscalía Anticorrupción, para investigar exclusivamente la posible contratación del policía en activo a cargo del yerno de Juan Miguel Villar Mir. Fuera de esa investigación quedaba por tanto el presunto acoso y las "lesiones con un instrumento peligroso" que el Villarejo habría causado a la mujer por encargo de López Madrid. Por estos hechos, la jueza de Madrid Belén Sánchez atribuye a ambos un delito de acoso y otro de lesiones y está pendiente de dictar auto de apertura de juicio oral.

En la pieza 24 del caso Villarejo ha quedado acreditado indiciariamente, según el juez, que López Madrid contactó en septiembre de 2013 con Villarejo a través del directivo de Societé Générale Donato González, amigo también de Francisco Granados. Rafael Redondo, el socio de Villarejo, acudió con López Madrid a la consulta de Elisa Pinto en diciembre de aquel año y el empresario advirtió a la doctora que "la policía iría a verla", recoge el auto.

García Castellón asegura que a partir de entonces, Villarejo "realizó seguimientos" a Pinto e intentó que no denunciara en el juzgado a López Madrid por acoso. La mujer lo hizo y el policía empleó entonces "medios policiales para desacreditar" a Elisa Pinto. Además de los seguimientos, buscó de forma ilegal información de la investigación policial y "manipulando" la misma. El juez recupera la anotación del diario de Villarejo respecto a la rueda de reconocimiento que se iba a celebrar y donde finalmente sería identificado como el autor de la agresión a Pinto. "Voy a intentar retrasar la rueda. En todo caso hay que preparar la declaración una vez que me identifique, porque será así", escribió el policía.

El juez también destaca que López Madrid tuvo contacto, a través de Villarejo, con otros policías contra los que no pesa imputación, como Enrique García Castaño o el actual jefe de la comisaría del distrito centro de Madrid, Alberto Carba. Este último recibió la orden de retomar la investigación del caso de la doctora y la dirigió desde el principio contra ella, como pretendía el director adjunto operativo de la Policía y jefe de la brigada política, Eugenio Pino.

Carba envió correos electrónicos a López Madrid que constan en la causa y que demuestran cómo dirigió la investigación a favor del poderoso empresario. "Este partido lo vamos a ganar", le dice en uno de ellos, según desveló elDiario.es. Pese a ello, el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska no ha actuado disciplinariamente contra el responsable de la comisaría de distrito más grande de España.

Entre la documentación incautada al comisario han aparecido distintos indicios de la citada contratación del policía por parte del poderoso empresario. En el auto de imputación dictado el pasado noviembre por García-Castellón se revela uno de ellos. Se trata de una conversación que Villarejo mantiene con terceros en enero de 2017 en la que el policía afirma: "Yo, cuando termine todo, cuando le meta la querella a la pava ésta y a todos los que le han ayudado y tal y cual, hablaré con él, con Javierito ... ponme un poquito de pasta, porque me has metido en un “embolao” y ni me has llamado para decirme ... (...) Le voy a decir: chiquitín, daños y perjuicios". En su declaración como imputado, López Madrid defendió que él creía que estaba hablando con un detective y no con un policía en activo.

El juez reproduce la afirmación de la Fiscalía Anticorrupción en la que ésta describe esta contratación de Villarejo, disfrazada como "gestión de crisis", como el "fiel reflejo de la corrupción que desde hace años habría infectado a un grupo de funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía".

En mayo de 2017, Villarejo escribió en una agenda personal, también incautada, el temor que sentía por que la doctora Pinto le fuera a señalar en una rueda de reconocimiento ordenada por el juzgado de Madrid, como finalmente ocurrió, lo que derivó en su imputación. En dos ocasiones anteriores, la Dirección Adjunta Operativa de la Policía del comisario Eugenio Pino había conseguido eximir de su asistencia al policía alegando supuestos viajes de trabajo en el extranjero.

El propio García Castellón, como instructor del caso Lezo, envió a juicio a López Madrid por el caso del tren a Navalcarnero. El yerno del fundador de OHL se sentará en el banquillo por corrupción junto al expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González. López Madrid sigue imputado en el caso de la financiación irregular del PP de Madrid, en el marco del caso Púnica, y ya fue condenado a seis meses de prisión por las 'tarjetas black' de Caja Madrid.

Etiquetas
Publicado el
28 de julio de 2021 - 12:19 h

Descubre nuestras apps