Desde el pacto del Majestic hasta Ana Pastor: dos décadas de acuerdos del PP con nacionalistas

Aplausos de la bancada del PP y de Ciudadanos tras ser elegida Ana Pastor presidenta del Congreso.

El Gobierno presidido por Mariano Rajoy ha puesto en marcha una operación contra sus rivales políticos en Catalunya. El mismo Ejecutivo que ha desatado una batalla legal contra los gobernantes de la Generalitat, que puede acabar con alguno de ellos, como el portavoz de CDC en el Congreso, Francesc Homs, con graves problemas judiciales. El mismo Gobierno que sufrió la dimisión del fiscal general del Estado, Eduardo Torres Dulce, precisamente por las presiones contra Catalunya. El mismo Gabinete que ha obtenido este martes una victoria parlamentaria con gran contenido simbólico al dominar la Mesa del Congreso gracias al respaldo de nacionalistas vascos y catalanes al pacto del PP con Ciudadanos.

Pablo Iglesias, al presidente del PNV: "Hombre blanco hablar con lengua de serpiente"

Pablo Iglesias, al presidente del PNV: "Hombre blanco hablar con lengua de serpiente"

¿Por qué?

No es la primera vez que un partido como el PP, que hace bandera no sólo de la unidad de España, sino de la lucha contra el nacionalismo para ganar votos fuera de Catalunya –su recurso al Estatut ha sido uno de los grandes detonantes de que se disparara el independentismo catalán–, luego llega a acuerdos que podrían parecer contra natura. Como el de este martes, una semana después de que Mariano Rajoy afirmara que un acuerdo con CDC por ser "radical y absolutamente contrario a la esencia de la Constitución".

El 28 de abril de 1996, hace prácticamente dos décadas, José María Aznar y Jordi Pujol cerraban en el hotel Majestic –el tradicional de las noches electorales convergentes– el voto afirmativo para la investidura del candidato popular, cuando aún resonaba el 'Pujol, enano, habla castellano' que cantaban los militantes del PP en la sede del partido en la noche electoral, el 3 de marzo.

Al final, el 4 de mayo Aznar fue investido presidente por mayoría absoluta (181 votos) con el apoyo de CiU (16), PNV (5) y CC (4): es decir, nacionalistas vascos, catalanes y canarios, los mismos que este martes, 20 años después, volvieron a retratarse del lado del PP.

¿Por qué? Que se sepa, porque seguramente haya acuerdos que se irán conociendo con el tiempo, el PNV logra así un puesto en la Mesa del Senado además de grupo propio en la Cámara Alta; y CDC confía en lograr el grupo propio en el Congreso.

Eso sí, cuando el PSOE tras el 20D podía aspirar a la Moncloa con la aquiescencia de los nacionalistas o llegaba a acuerdos con ellos, dirigentes del PP, incluido el presidente Rajoy, atacaban esa posibilidad sin compasión, a pesar de que el PP haya coincidido habitualmente con PNV y CDC en votaciones sobre reformas económicas en los últimos años.

"Para nosotros, e imagino que para muchos votantes del PSOE, es incomprensible. A mí me gustaría saber qué opinan los votantes de Lugo o de Cantabria, que ven que su voto va a servir para dar voz y para dar más participación y más relieve a los independentistas en el Senado", opinaba Soraya Sáenz de Santamaría.

Otro de los que fue contra Sánchez fue el portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, que cargó contra un posible gobierno socialista apoyado por Podemos y los nacionalistas. De hecho, y en declaraciones a la Cadena Ser en enero, señaló que el PSOE pretendía pactar con "los bolivarianos" y con "quienes quieren romper España" (…) "Irse con la extrema izquierda o con los independentistas sería algo muy negativo”, aseguraba, atacando la postura de Pedro Sánchez de no tener ningún tipo de comunicación con el PP.

Esto decían los dirigentes del PP de los acuerdos con nacionalistas, apenas unos meses después de que concluyera el mandato de Xavier Trias (CDC) al frente de la alcaldía de Barcelona, en la que a menudo el PP cedía sus apoyos; o el de Javier Maroto, vicesecretario general del PP, como alcalde de Vitoria –junio de 2015–, quien, como recuerda Iker Armentia, debe a Bildu su principal logro durante sus años al frente del consistorio alavés: acordó paralizar las obras del auditorio impulsado por los socialistas en el mandato anterior y construir sobre el agujero de las obras la estación de autobuses de Vitoria.

"Yo he tenido el coraje de pactar con ustedes", le dijo Maroto a uno de los portavoces de EH Bildu durante las negociaciones de los presupuestos de 2013. "No hay ningún inconveniente para el acuerdo, el acuerdo es bueno. Hay municipios en Euskadi en los que, aunque PP y Bildu coincidan en sus prioridades, no votan juntos. Y esto nos hace distintos en Vitoria. A lo mejor es cuestión de talante". Y añadía: "No me tiemblan las piernas para llegar a acuerdos con nadie. Y creo que eso es bueno. Ojalá sucediese en más foros. Ojalá cundiese el ejemplo". Pero hay más: el PP de San Sebastián pactó varios proyectos con el anterior alcalde de Bildu –el traslado de la estación intermodal–; y en Navarra UPN –aliado del PP– ha llegado a acuerdos presupuestarios con Bildu en algunos municipios, como Olite o Tafalla.

Rajoy afirmó el 13 de julio que era "muy difícil" un acuerdo con CDC por ser "radical y absolutamente contrario a la esencia de la Constitución". Una semana después, el mismo Rajoy parece estar más cerca de Moncloa precisamente gracias al acuerdo con CDC y PNV para la Mesa del Congreso.

Etiquetas
Publicado el
20 de julio de 2016 - 19:43 h

Descubre nuestras apps

stats