Pablo Iglesias reaparece con una conferencia sobre comunicación política en la Universidad Complutense

El exvicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, durante la conferencia inaugural de un curso de verano de la UCM este lunes.

Dos meses exactos después de dimitir y abandonar la vida política institucional, Pablo Iglesias ha reaparecido este lunes para impartir la conferencia inaugural del curso Asesoría política a gobiernos y administraciones en el marco de la Escuela de Verano de la Universidad Complutense de Madrid. Lo ha hecho sin anunciarlo previamente y sin un auditorio lleno de gente dispuesta a aplaudirle, sino ante un pequeño grupo de doctorandos españoles y latinoamericanos, únicos oyentes de una disertación que ha versado sobre algo que Iglesias conoce de primera mano: cómo debe desenvolverse un candidato (de izquierdas) en el actual panorama de medios de comunicación.

Yolanda Díaz, en su primer discurso ante el grupo de Unidas Podemos: "Vamos a por todas"

Yolanda Díaz, en su primer discurso ante el grupo de Unidas Podemos: "Vamos a por todas"

El exvicepresidente del Gobierno y primer secretario general de Podemos regresa así de forma circunstancial, y preparatoria, a la universidad, donde ejerció la docencia como profesor interino antes de tomar la decisión que cambió su vida y el panorama de partidos español: fundar Podemos. Una vuelta a los orígenes que siempre formó, y forma, parte de los planes de Iglesias. "Si alguna universidad me quiere contratar, sería maravilloso volver a dar clase", dijo Pablo Iglesias en una entrevista antes de la repetición electoral del 26 de junio de 2016. Una idea que ha repetido de forma habitual desde que fundó Podemos en 2014: volver a la docencia y a la comunicación política.

De momento, este doctor en Ciencias Políticas no puede optar a una plaza de profesor asociado ya que hoy por hoy no cumple los requisitos laborales que exige esta categoría, pensada expresamente para compatibilizar la docencia con un trabajo, pero que sí encajaría con los planes de futuro que diseña desde que en la noche electoral del 4M se despidiera con aquel "caminando fui lo que fui" con el que dijo hasta siempre hace apenas 60 días.

Iglesias cobra actualmente una cesantía como vicepresidente del Gobierno que es incompatible con cualquier otra retribución. De hecho, fuentes del entorno del exvicepresidente aseguran que la conferencia que imparte este lunes ante una veintena de alumnos no está remunerada. En cualquier caso, Iglesias ha consultado con la Oficina de Conflictos de Intereses, órgano que controla las incompatibilidades de los altos cargos y del resto del personal de la Administración, que le ha dado el visto bueno.

El terreno de combate más importante

El curso está dirigido por la decana de la Facultad de Ciencias Políticas, Esther del Campo, y coordinado por Jorge Resina. En declaraciones a elDiario.es, Resina asegura que para "un curso de asesoría política, gobiernos e instituciones, destinado a juntar Ciencia Política y comunicación, nos parecía interesante contar con alguien en contacto con ambos campos", tanto en la teoría como en la práctica. "Contar con una figura relevante que ha trabajado en la academia, la consultoría y luego en primer plano de la política nos parecía muy interesante", explica.

Del Campo ha acompañado habitualmente a Iglesias en sus breves regresos a la universidad mientras ocupaba la primera línea política. En la última, una conferencia junto al exvicepresidente de Bolivia e intelectual de referencia para la izquierda del siglo XXI, Álvaro García Linera, abordó una de sus obsesiones en su última etapa como dirigente: el auge de la extrema derecha. De hecho, adquirió como compromiso en la Facultad de Derecho el intentar frenar a Vox cuando ya había firmado con Pedro Sánchez el acuerdo para el Gobierno de coalición.

Esa es una de las tesis defendidas por Iglesias en su curso. La ultraderecha ha encontrado su mejor altavoz precisamente en los medios de comunicación de masas, cuya agenda está condicionada por el "paradigma trumpista" que se ha impuesto a la hora de hacer política tanto en América como en Europa. Y las redes sociales, en lugar de "democratizar" la comunicación, se ha convertido en un "espacio de difusión del bulo y del odio", haciendo más conservadora la estructura de los medios.

Ante este análisis de la situación, Iglesias ofrece a los estudiantes su propia visión sobre cómo debe actuar un candidato de izquierdas en un ecosistema que, defiende, se ha estrechado para el ámbito progresista en apenas unos años. El exvicepresidente siempre ha defendido que los medios de comunicación son uno de los campos de batalla políticos esenciales. Especialmente la televisión y la radio, a través de los que se informan la inmensa mayoría de las personas, tanto en Europa como en otras latitudes.

Iglesias siempre ha defendido la necesidad de ocupar espacios mediáticos, incluso en minoría y aunque los marcos discursivos que se planteen no sea propicios. Es "el terreno de combate" más importante hoy, y todavía lo será durante unas décadas, según el análisis que ha expuesto de forma habitual en los últimos años. Él mismo comenzó su corta pero fulgurante carrera como tertuliano en Intereconomía. No se trata de rehuir los enfrentamientos, explica Iglesias en su conferencia, sino de prepararse para ellos, siendo consciente de que, según defiende, la "apariencia de neutralidad de los medios" ya no es tal.

El (de nuevo) politólogo ha centrado su conferencia en la comunicación política del candidato de izquierdas en radio y televisión. Desde cómo se prepara una entrevista hasta la preparación del que ha sido uno de sus puntos más fuertes: los debates con otros candidatos.

Iglesias ha sido un habitual en los Cursos de Verano que habitualmente organizaba la UCM en El Escorial (Madrid), pero que con la pandemia se han tenido que reinventar. Desde 2014, su paso por estos ciclos temáticos de conferencias han dejado un puñado de titulares, y alguna que otra predicción bastante acertada. "Me acojona pasar de partisanos a ejército regular. No nos tiene por qué ir bien", dijo en julio de 2016, después de esas elecciones del 26J en las que Unidos Podemos tuvo el sorpasso al PSOE al alcance de los dedos. Fue también donde planteó el horizonte republicano para su partido. O donde el año pasado planteó su propuesta de una "nueva transición" tras el acuerdo en la UE para el fondo de reconstrucción

Iglesias ha salido así momentáneamente del retiro que se autoimpuso tras dimitir con la intención expresa de no interferir en las dos transiciones que abrió su marcha: al frente de Unidas Podemos y de Podemos. En el primero es la vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, quien ha asumido e liderazgo del espacio confederal en el Gobierno, aunque sin terminar de postularse como candidata para las elecciones previstas en 2023. En el segundo, Ione Belarra recibió el respaldo de la inmensa mayoría de los más de 53.000 inscritos que participaron en las primarias del partido.

Consciente de que su presencia todavía puede suscitar la atención de los medios, y del uso que se puede dar a cualquier cosa que diga, Iglesias va a medir cada paso que dé en los próximos meses. Es algo que siempre ha hecho, y no parece que vaya a cambiar ahora.

Por eso que su reaparición sea en la universidad, en concreto a la Complutense, es uno de esos movimientos que esconden un claro mensaje sobre qué quiere ser y hacer en el futuro. Allí fue donde Iglesias estudió, primero; investigó, después; y comenzó a dar clases. Y allí fue donde se formó el grupo fundacional del partido, con Juan Carlos Monedero y Carolina Bescansa, que siguen dando clases en Políticas y Sociología; Luis Alegre, que hace lo propio en la Facultad de Filosofía; e Íñigo Errejón, el único de los cinco que se mantiene en la política institucional activa. La universidad formará así parte del porvenir de Pablo Iglesias. Aunque no solo, como se ha encargado de anticipar de forma reiterada en los últimos años.

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps