Pedro Sánchez se abre a un diálogo bilateral con la Generalitat "en el marco de las leyes democráticas y la seguridad jurídica"

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, el 12 de diciembre en Bruselas.

Esquerra Republicana condiciona la investidura de Pedro Sánchez a una bilateralidad entre el Gobierno central y la Generalitat. Su presidente, Oriol Junqueras, ha vuelto a repetirlo este viernes en una entrevista en La Razón: "Si no hay mesa de negociación entre gobiernos, votaremos ‘no".

Y Pedro Sánchez ha respondido desde Bruselas, al término de la cumbre europea: "Es conocido lo que plantea ERC. Y creo que el diálogo debe ser el método, en el marco tiene que ser la seguridad jurídica de las leyes democráticas que tenemos".

Moncloa asegura que las negociaciones "avanzan", ante la pregunta de si puede haber investidura antes de fin de año al final de la rueda de prensa, que asumen que los plazos dependen de ERC.

La música y la letra de la respuesta del presidente del Gobierno casa mucho con la declaración de Pedralbes, acordada hace un año entre el propio Sánchez y el presidente de la Generalitat, Quim Torra. En aquel texto, se decía:

"Apuesta por un diálogo efectivo que vehicule una propuesta política que cuente con un amplio apoyo en la sociedad catalana. Que deben seguir potenciándose los espacios de diálogo que permitan atender las necesidades de la sociedad y avanzar en una respuesta democrática a las demandas de la ciudadanía de Cataluña, en el marco de la seguridad jurídica".

Y este viernes Sánchez ha retomado aquello. ¿Y qué quiere decir? Que se va a buscar un encaje institucional para unas conversaciones entre el Gobierno central y la Generalitat para desbloquear el conflicto político catalán y la investidura de Pedro Sánchez.

Mientras tanto, Sánchez ya se ha comprometido a llamar a Quim Torra, pero dentro de una ronda de consultas a los presidentes autonómicos: de un lado, accede a llamarlo por teléfono; de otro lado, viste de normalidad institucional el procedimiento inédito de llamar a los presidentes autonómicos con vistas a la investidura.

Ese hecho, el de que las llamadas a los 17 y por orden de antigüedad estatutaria, lo que relega al segundo lugar al president, ha causado críticas en la Generalitat. "Lo que no puede ser es que quien reclame el diálogo, proteste porque haya diálogo", se ha quejado Pedro Sánchez en Bruselas: "La vocación de diálogo es inclusiva, no es excluyente. En este proceso de investidura todos debemos ser conscientes de que hay que poner al país en marcha y necesitamos ese Gobierno".

De momento, Moncloa ya se ha puesto en contacto con la de la Presidencia de la Generalitat para concretar una hora para la llamada entre ambos, prevista para el próximo martes, según han informado fuentes del Govern citadas por Efe. La Oficina de Torra ha propuesto que la llamada tenga lugar a las 08.00 horas de la mañana.

Preguntado por las negociaciones con Unidas Podemos para subir el salario mínimo, Sánchez ha reconocido que el "el acuerdo es llegar al 60% del salario medio a final de la legislatura [algo más de 1.000 euros]. Y lo que nos gustaría es que la subida para el próximo año fuera fruto del diálogo social entre empresarios y sindicatos".

Etiquetas
Publicado el
13 de diciembre de 2019 - 14:16 h

Descubre nuestras apps

stats