El alcalde de Leganés, en una foto cedida por él.

Santiago Llorente (Madrid, 1969) está contento después de haber cerrado a mediados de esta última semana un acuerdo para gobernar en coalición con lo tres concejales que logró Ciudadanos en Leganés en 2019, de los que destaca el apoyo que ha recibido desde el comienzo de la legislatura. Gracias a este acuerdo, el portavoz de Ciudadanos, Enrique Morago, asumirá la Vicealcaldía y tendrá las competencias de Economía, Desarrollo Local y Empleo; María Pilar Cano se encargará del área de Familia y Políticas Sociales, y José Manuel Egea asumirá Movilidad y la presidencia de la Junta de Distrito de San Nicasio. El pacto entierra los primeros dos años de acuerdo entre el PSOE y Más-Madrid Leganemos, cuyos dos ediles han terminado enfrentados tras las acusaciones de la portavoz de este grupo a su propio compañero de filas por violencia machista.

El alcalde socialista de este importante municipio madrileño -que es también secretario general del PSOE en esta localidad- defiende el cambio de socios a pesar de las críticas de la oposición -ULEG y Podemos-IU- que no entienden que haya decidido gobernar con el partido de Arrimadas, que mantiene un veto al PSOE de Pedro Sánchez a nivel nacional. Llorente, sin embargo, destaca la necesidad de "garantizar la estabilidad" en el municipio madrileño, desmintiendo a la vez que la decisión esté vinculada al relevo que va a haber en breve en Alcobendas, en donde el portavoz de Ciudadanos Miguel Ángel Arranz -que iba a sustituir en la alcaldía al edil socialista en cumplimiento del acuerdo entre ambos partidos- fue destituido por Villacís en beneficio de Aitor Retolaza. Pero Arranz se negó a dejar el acta pasando a ser 'no adscrito' y anunció que abandonaba la militancia en el partido. Poco después era colocado como asesor en el área de gobierno de Leganés a las órdenes del nuevo vicealcalde, Enrique Morago. Un fichaje que según Carlos Delgado Pulido, portavoz de ULEG, ha sido todo un "cambalache" para allanar el relevo en Alcobendas. "Jamás hemos hablado de Alcobendas en las negociaciones de Leganés", afirma el regidor, tajante.

Leganés ha estrenado esta semana nuevo gobierno, esta vez con Ciudadanos ¿Se siente cómodo con ese cambio de socios?

En realidad llevábamos dos años trabajando juntos. Los expedientes importantes de la ciudad los hemos aprobados junto con Ciudadanos porque aunque gobernábamos con Más-Madrid Leganemos, necesitábamos los votos de Ciudadanos, a pesar de que estaban en la oposición. Así que la línea de trabajo que vamos a realizar a partir de ahora va a ser continuista, nada nuevo.

Ciudadanos, al menos a nivel nacional, rechaza pactar con el sanchismo. ¿Por qué cree que ha decidido hacerlo en Leganés con usted y su partido rompiendo esa norma?

Ciudadanos gobierna también con el PSOE en Alcobendas, San Sebastián de los Reyes, San Fernando de Henares, Algete y en algún otro municipio, es decir, la política local no tiene nada que ver con la nacional o la de las comunidades autónomas. En los municipios se pone en primer lugar al vecino antes que las directrices de los partidos políticos, y en los municipios se ven acuerdos de todo tipo de colores. Ciudadanos en este caso lo que ha hecho es anteponer las necesidades de los ciudadanos y la estabilidad de los ayuntamientos.

El acuerdo ha tenido que ser ratificado por los militantes del PSOE del municipio. ¿Llegó a temer que lo rechazaran?

No. Desde el último Congreso, en nuestro partido se han establecido estas consultas en todos los casos. Ya la hicimos al inicio de la legislatura para el acuerdo con Más-Madrid Leganemos y ahora era obligatorio. Lo que nos preocupaba más era una baja participación pero, bueno, casi doscientas personas votando es un número importante en Leganés y creo que el pacto sale reforzado. Claro que si hace ocho meses Ciudadanos hubiese apoyado una moción de censura en la Comunidad de Madrid con Ángel Gabilondo todos nos habríamos encontrado absolutamente más cómodos, es decir, que Ciudadanos no es un partido hostil o que veamos con lejanía. Los afiliados han entendido que en estos momentos era lo mejor para garantizar la estabilidad del municipio.

Dice que la participación en la consulta fue importante pero de un censo de 531 personas solo votaron 189 militantes, hubo 163 votos a favor, 13 en contra y 13 abstenciones. ¿A qué achaca ese escaso interés de su propia militancia por el futuro del municipio?

A mí me parece un porcentaje muy alto. Hay que tener en cuenta que estamos a principios de septiembre y todavía hay personas que siguen de vacaciones. Y me parece también un número importante teniendo en cuenta el número de afiliados que participan habitualmente en otro tipo de consultas. No es una participación baja, la verdad.

Decía antes que Ciudadanos pudo apoyar una moción de censura en la Comunidad de Madrid con Ángel Gabilondo. Pero Ignacio Aguado no lo hizo y el partido prefirió seguir gobernando con el PP cuando podía haber cambiado el rumbo político en la Comunidad de Madrid.

Bueno, la verdad es que las decisiones se toman en un momento determinado y es fácil opinar después. Yo creo que quizá cuando también fue posible un acuerdo con el PSOE a nivel nacional y Albert Rivera renunció a ese acuerdo, ya empezaron los problemas de identidad de Ciudadanos. Pero no lo sé. Es fácil opinar después de que pasen las cosas. En cualquier caso, si Ciudadanos ha tomado ahora la decisión de ser útiles en los municipios donde están y pueden gobernar yo creo que es bueno para los vecinos.

Sus relaciones, en cambio, con Podemos–IU no parece que sean muy buenas. De hecho, la coalición pidió a los militantes socialistas que frenaran el pacto con Ciudadanos, criticándolo con dureza.

Bueno, con ellos hablamos en el mes de julio para ver si estaban interesados en formar parte del gobierno de Leganés y nos dijeron que preferían seguir en la oposición. Yo no lo entiendo porque si uno se presenta a las elecciones lo que quiere es gobernar, ¿no?. Con Unidas Podemos ya intentamos formar gobierno al inicio de la legislatura y también hablamos con la dirección regional antes del verano y nos dijeron que estábamos muy lejanos ideológicamente, aunque gobernamos juntos a nivel nacional, pero consideraron que en Leganés era inviable.

¿Era un pacto para formar un gobierno a tres entre el PSOE, Podemos-IU y también con Ciudadanos?

No, no, no. Solo con ellos y nos dijeron que no y entonces hablamos con Ciudadanos. Nunca hemos planteado un acuerdo político entre Ciudadanos-Podemos-PSOE, somos conscientes de que eso es muy complicado.

La ULEG denunció al comienzo de la legislatura las "prebendas" que a juicio de este grupo de la oposición recibió Ciudadanos ya que dos de sus dirigentes entraron en la gerencia de la empresas del suelo y de la que se encarga de los medios de comunicación a cambio del apoyo que estaban dando a su partido.

Buscamos dos profesionales en la dirección de estas dos empresas, pero en estos momentos ya no está ninguno de los dos. Uno se despidió del Ayuntamiento hace meses y el otro se fue hace unos días. Siempre hemos buscado personas con capacidad, pero no fueron prebendas a ningún concejal de Ciudadanos. El alcalde en esos casos propone como cargos de confianza a las personas que considera que pueden ocupar mejor los puestos, a veces son afiliados del PSOE y otras de otros partido o independientes.

Ahora también critican que les hayan otorgado importantes áreas de gobierno.

A ver, estar en la oposición yo comprendo que no es sencillo. Yo nunca he estado pero imagino que es difícil. A uno le pagan un sueldo todos los meses por intentar mejorar la ciudad, y los que votan en contra de todo creo que difícilmente ayudan a la ciudad. Ciudadanos desde la oposición ha dado soporte al Gobierno en muchas ocasiones, al menos en temas importantes. Creo que corresponde darle las gracias y hemos acordado un reparto de áreas de gobierno. En cambio, hay otros partidos como ULEG y Unidas Podemos, que votan absolutamente en contra de todo.

¿Qué ha ocurrido para que se rompiera el pacto con Más-Madrid Leganemos? ¿No funcionaba?

Ahora el grupo municipal es solo Leganemos. Hubo problemas personales entre los dos ediles de Más-Madrid Leganemos, una denuncia de uno hacia otro, aunque previamente ya había problemas de relación entre ellos que estaban dificultando el gobierno. Los propios cargos de confianza que impulsó Leganemos estaban unos a favor de un concejal, y otros a favor de la otra concejala, es decir, que había problemas de trabajo y cuando se trasladan los problemas personales al ámbito laboral o político pues se hacen muy difícil las relaciones. No había problemas políticos, eran de índole personal y los ciudadanos se merecen un poco más de seriedad.

Eva Martínez, la concejala de ese grupo que denunció a su compañero por "violencia machista", se fue del gobierno acusándole a usted de no haberse pronunciado a su favor y lamentando que la dejara "en la estacada".

Es que yo no sé que significa eso, mi partido siempre ha respaldado a las víctimas. Ella era la concejala de Cultura, Servicios Sociales, e Igualdad del Ayuntamiento de Leganés, es decir, que en el despacho de al lado tenía al equipo de profesionales que trabajan en violencia machista, por tanto tenía herramientas cerca de ella por si le hacían falta. Yo, cuando me comunica que iba a ir a la comisaría a poner esa denuncia, le di todo mi apoyo y ánimo. Después se puso en contacto conmigo la dirección política de Más-Madrid para decirme que si se establecían medidas cautelares contra el concejal, me pedían que lo cesase del gobierno al otro concejal y me pareció razonable. La jueza no decidió tomar esas medidas cautelares y Más-Madrid le suspendió de militancia de forma cautelar pero no lo expulsó. Como el concejal estaba de baja médica y no venía a trabajar había que tomar decisiones políticas porque la Justicia tiene sus cauces y la política otros.

¿Durará este acuerdo con Ciudadanos hasta el final de la legislatura?

Estoy convencido de que durará hasta el final de la legislatura. Los ciudadanos quieren soluciones inmediatas a sus problemas y lo que no entienden son los boicots y los problemas políticos. Cuando un vecino ve que no somos capaces de arreglar una cosa porque el Pleno no lo aprueba, no entiende por qué los concejales no son capaces de ponerse de acuerdo. Tengo que recordar además una cosa, que el acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos no tiene mayoría absoluta, somos diez del PSOE más tres de Ciudadanos y la mayoría absoluta está esteblecida en 14, lo que significa que vamos a seguir necesitando acuerdos con otras formaciones políticas, como Leganemos, ULEG, el PP o con quien sea, así que nuestra mano sigue tendida para negociar con todos esos grupos cada uno de los expedientes.

Etiquetas
Publicado el
12 de septiembre de 2021 - 20:57 h

Descubre nuestras apps