Ciudadanos cierra un acuerdo para gobernar en Leganés con un alcalde 'sanchista' del PSOE

El alcalde de Leganés, Santiago Llorente, durante un mitin el pasado mes de mayo.

Ciudadanos sigue sorprendiendo con las decisiones que está tomando a nivel municipal. Cuando todavía está caliente la moción de censura que firmó la semana pasada la única edil que tiene el partido en El Escorial, junto al PSOE y Podemos, contra al alcalde del PP para dar paso a un regidor socialista -iniciativa que la dirección nacional asegura que no avala mientras estudia medidas contra su concejala–, este lunes lo que sí se ha confirmado es que los tres ediles que tiene el partido en otro importante municipio madrileño, Leganés, han cerrado un acuerdo para gobernar con el PSOE. El pacto se produce después de la crisis sufrida entre los socialistas y los representantes de Más-Madrid Leganemos, partidos que gobernaban juntos hasta el pasado mes de junio. La denuncia presentada por una de las ediles de la formación de Iñigo Errejón contra su propio compañero de grupo, al que ha acusado de violencia machista, propició que se rompiera dicha coalición.

Los de Arrimadas no han dudado en aceptar la oferta del PSOE, que cuenta allí con diez concejales, y cuyos militantes celebrarán este martes una votación interna para dar o no el visto bueno a este cambio de socios. La votación, de la que depende que se materialice el acuerdo, se realizará entre las siete y las nueve de la noche en la agrupación del partido. Previamente, el alcalde, Santiago Llorente, les ha enviado una nota con un texto justificando y explicando los términos de dicho acuerdo. En él les asegura que Ciudadanos Leganés ha desarrollado en estos dos años de legislatura "una oposición útil, responsable, razonable, constructiva, dialogante y vigilante, que ha incluido el apoyo a los presupuestos municipales y la puesta en marcha de medidas beneficiosas para los vecinos y vecinas de nuestro municipio". Por ello, añaden, dan ahora ese paso y cierran ese acuerdo con los de Arrimadas "para conformar un equipo de gobierno que garantice el progreso, la prosperidad, la eficacia, la eficiencia en la gestión y las políticas liberales para todos los leganeses". Los socialistas asumen el mismo lenguaje que suelen utilizar los de Arrimadas y afirman que "con el pacto suscrito entre ambas fuerzas políticas ofrecemos a los vecinos una alternativa de gobierno progresista, liberal, centrada, moderada, sólida y eficiente".

Además, desvelan que según el acuerdo suscrito, "Ciudadanos ocupará la vicealcaldía y se hará cargo de la gestión económica, las políticas para las familias y el bienestar social, la movilidad y la vivienda. El PSOE, mientras tanto, seguirá ostentando la Alcaldía y el resto de las Áreas municipales". Esto significa, aclaran, que Ciudadanos desde el área económica "estará al lado de todos los empresario, autónomos, y trabajadores de Leganés". En este sentido adelantan que harán "un estudio continuo para poder aplicar bajada de impuestos en el área de actividades económicas, incentivar la creación de empleo y ofrecer las mejores condiciones para la inversión". Junto a eso, anuncian que van a "ayudar a la hostelería ampliando terrazas o con bonos de consumo", y también a las Pymes y los autónomos para que puedan "paliar los efectos de la pandemia con medidas de aplazamiento y pago fraccionado de los tributos municipales", y otras mejoras en las tasas.

Después de desgranar otros planes para la ciudad y garantizar que darán prioridad a las políticas que garanticen la protección social de las personas más vulnerables –entre ellas, el acceso a la vivienda–, los socialistas de Legánes les dicen a sus militantes que están "convencidos de que será un cambio que beneficiará a todos y a todas y así lo vamos a demostrar durante los casi dos años que nos quedan por delante".

El pacto entre ambos partidos ha causado estupor en la Unión por Leganés (ULEG), el grupo municipal que lidera Carlos Delgado Pulido, que conoce bien a la formación que fundó Albert Rivera y es autor del libro 'Rivera es un lagarto de V". Su grupo cuenta con 4 ediles mientras Unidas Podemos–IU tiene tres, el PP mantiene cuatro y Vox solo uno.

"El próximo martes 7 de septiembre la militancia del PSOE de Leganés se pronunciará ante un insólito pacto que ya está más que cocinado", sentencia en su blog, en el que califica el pacto como "un acuerdo Frankenstein como diría Rubalcaba, donde las propuestas son una excusa para colocar a allegados y potenciar una red clientelar donde Cs quiere "pillar cacho" ante su inminente desaparición". A su entender, la insistencia de incluir políticas "liberales" y la palabra "liberal" en el acuerdo es "un sapo gordo, velludo y viscoso para la izquierda".

El portavoz de ULEG, por otro lado, cree que el acuerdo "es una bofetada al grupo Unidas Podemos–IU quien ha resultado incapaz para condicionar al PSOE y a la vez se ha acobardado para intentar un rumbo progresista alejado de las faldas de Llorente y de un socialismo en Leganés que es claramente reaccionario. Un perro del hortelano pepinero que se ha convertido en un enorme obstáculo para el cambio". También critica a Más Madrid-Leganemos cuyo papel dice que "queda en entredicho, puesto que parece evidente que seguirán apoyando al gobierno de Llorente, aunque ahora con uno de los elementos de lo que ellos bautizaban como "trifachito" y "derecha" en los sillones consistoriales". 

Delgado Pulido finalmente vaticina que "la figura de la vicealcaldía también generará conflictos en un PSOE de Leganés dominado por egos, narcisismos y ebrios de postureo aunque absolutamente vacíos de competencia".

Menos ha gustado este acuerdo a Podemos-IU desde donde han hecho un llamamiento a "las bases progresistas del PSOE" para que lo frenen mañana. En un comunicado instan a los militantes socialistas de Leganés a rebelarse y se proponen como "alternativa" a Ciudadanos. "Rechazamos este acuerdo porque no se basa en principios políticos sino solo en conveniencias para mantener su mayoría en los Plenos". Además, critican que el partido de Arrimadas haya "jugado a dos bandas" durante las negociaciones, "en un intento de mejorar su posición política", coincidiendo en esa percepción con la ULEG.

La edil de Cs que firmó la moción de censura en El Escorial, desautorizada por la dirección

La semana pasada la portavoz de Ciudadanos en El Escorial firmó una moción de censura con el PSOE y la coalición en la que está Podemos para desbancar al PP del Ayuntamiento en donde los de Casado llevan gobernando 14 años. La única edil de la formación de Arrimadas, Marta de la Vera, decidió el pasado mes de febrero salir del gobierno local que preside aún el dirigente del PP, Antonio Vicente, para propiciar el relevo y que el socialista Cristian Martín se haga ahora con el bastón de mando. El triunfo de la moción de censura, que se debatirá y votará del próximo 16 de este mes, depende pues del voto de esta concejal dado que el PP y Vox suman ocho ediles y la coalición de izquierdas que lidera Podemos, Unidas El Escorial (UEE) y el PSOE, otros ocho. Desde la dirección nacional han querido dejar claro que se desmarcan de la decisión tomada por De la Vera mientras aseguran que no descartan abrirle un expediente de expulsión.

En Leganés todo se desencadenó a finales de junio cuando Llorente anunció la ruptura del pacto de Gobierno con Más Madrid-Leganemos ante la "parálisis de la gestión" que el regidor achacó a los problemas internos de esa coalición, una vez que la edil Eva Martínez interpusiera una denuncia contra su compañero, Fran Muñoz, por violencia machista. Desde entonces el PSOE gobernaba en solitario después de que Martinez dimitiera de sus cargos muy enfadada por la falta de apoyo del PSOE a su persona tras realizar dicha denuncia.

Este repentino acercamiento de Arrimadas al PSOE choca con la animadversión que profesa a lo que denomina sanchismo, del que Santiago Llorente es uno de sus representantes. A la vez, su partido mantiene aún varios acuerdos con los de Casado en varios municipios de Madrid, entre ellos, en el propio Ayuntamiento de la capital.

En una entrevista publicada este lunes en ABC, la líder de Ciudadanos no duda en afirmar que "el sanchismo es demasiado peligroso como para sacarlo del Gobierno un solo partido", en un claro mensaje al PP para que unan sus fuerzas con ese objetivo aunque cada formación por su cuenta y con sus propias siglas.

El portavoz adjunto del partido en el Congreso, Edmundo Bal, ha adelantado este lunes que los dirigentes de Madrid darán cuenta en breve de ese acuerdo pero ha desligado las decisiones que toma la formación a nivel municipal con las de calado nacional.

Etiquetas
Publicado el
6 de septiembre de 2021 - 15:01 h

Descubre nuestras apps

stats