Encuesta Simple Lógica

Los votantes de Vox son los más insatisfechos con su situación económica, laboral y personal

Los españoles están satisfechos con su vida personal y su situación económica. Alrededor de un 70% pone una nota a esos ámbitos que va del 6 al 10. También están en su mayoría contentos con su trabajo, aunque en un porcentaje algo menor. Pero en medio de esa satisfacción general se descuelgan los votantes de Vox, los únicos que no están contentos con sus finanzas, y que lideran el descontento con su vida personal y su trabajo.

Esa radiografía se extrae de los datos de la encuesta de Simple Lógica para elDiario.es, que ha preguntado a los encuestados por su satisfacción con su vida personal, con su situación económica en el hogar y con su trabajo. La encuesta, que ya ha mostrado que los potenciales votantes de Vox –los que dicen que cogerán su papeleta en las próximas elecciones generales– son los que más desconfían del sistema político, revela también que el caladero de votos de la extrema derecha está en aquellos descontentos con su situación laboral, económica y personal.

Sobre esos tres aspectos ha preguntado Simple Lógica. En cuanto a la vida personal, un 76,9% de los encuestados dicen sentirse entre satisfechos o muy satisfechos. Es decir, que en una escala del 1 al 10, se sitúan entre el 6 y el 10. Uno de cada diez marca el grado máximo de satisfacción.

Pero esa satisfacción general cambia si se atiende a la intención de voto de quien responde. Quienes dicen que meterán la papeleta de Vox en la urna en las próximas elecciones son los más descontentos. Su grado de satisfacción está siete puntos por debajo de la media general y son quienes más se sitúan entre el 0 y el 4 en cuanto a descontento, hasta un 11,7%.

En el caso de la satisfacción con la situación de la economía familiar, las diferencias se acentúan. En términos generales, los españoles están contentos con sus finanzas. Un 70,9% se coloca en una escala entre el 6 y el 10, solo un 12,4% responde que indiferente y un 19,9% dice estar insatisfecho.

Pero en la distribución por intención de voto, los resultados son muy dispares. Vox es el único partido que tiene entre sus potenciales votantes a una mayoría de descontentos con su situación económica en el hogar; un 41,2% se sitúa en una horquilla que va del 0 al 4, con un pico del 17,5% colocándose en el nivel más alto de descontento.

Por contra, un 40,1% responde que está entre un 6 y un 10 de satisfacción, aunque en este caso solo un 5,2% responden que están completamente contento con su economía. Un 18,7% se muestra indiferentes.

Esos datos distancian enormemente a Vox del resto de partidos, en los que sus votantes siempre se muestran contentos, en mayor o menor grado, con su economía familiar.

El descontento general sí que sube algo más cuando Simple Lógica pregunta a los encuestados por su situación laboral. Aunque son mayoría quienes están contentos con su trabajo, el porcentaje desciende en este caso hasta el 61,3%. Son casi 10 puntos menos que la satisfacción con la economía familiar y 15 con la situación personal.

Además, un 23,2% se sitúa en una escala que va del 0 al 4, es decir, insatisfechos o muy insatisfechos con su vida laboral. Ese porcentaje se quedaba en el 19,9% en el apartado de economía familiar y se desploma hasta el 9,3% en la pregunta de la vida personal.

De nuevo, los votantes de Vox se salen de la norma. Quienes quieren votar a PSOE, PP o Unidas Podemos, quienes van a votar a partidos nacionalistas o incluso quienes se abstienen, muestran un descontento laboral que se mueve entre el 22 y el 24%. En el caso de los votantes potenciales de Vox, ese porcentaje de insatisfacción sube al 34,7%.

Son, además, quienes muestran un porcentaje menor de satisfacción con su trabajo, que apenas supera el 50%. El resto, salvo quienes van a abstenerse, superan el 60% y en el caso de los potenciales votantes de Unidas Podemos, ese porcentaje alcanza el 67,7%.

La encuesta de Simple Lógica recoge el estado de descontento de los votantes potenciales de la extrema derecha, que además son los que menos confían en el sistema político. Hasta un 96% dice tener poca o ninguna confianza en los políticos.

Los españoles están satisfechos con su vida personal y su situación económica. Alrededor de un 70% pone una nota a esos ámbitos que va del 6 al 10. También están en su mayoría contentos con su trabajo, aunque en un porcentaje algo menor. Pero en medio de esa satisfacción general se descuelgan los votantes de Vox, los únicos que no están contentos con sus finanzas, y que lideran el descontento con su vida personal y su trabajo.

Esa radiografía se extrae de los datos de la encuesta de Simple Lógica para elDiario.es, que ha preguntado a los encuestados por su satisfacción con su vida personal, con su situación económica en el hogar y con su trabajo. La encuesta, que ya ha mostrado que los potenciales votantes de Vox –los que dicen que cogerán su papeleta en las próximas elecciones generales– son los que más desconfían del sistema político, revela también que el caladero de votos de la extrema derecha está en aquellos descontentos con su situación laboral, económica y personal.

Sobre esos tres aspectos ha preguntado Simple Lógica. En cuanto a la vida personal, un 76,9% de los encuestados dicen sentirse entre satisfechos o muy satisfechos. Es decir, que en una escala del 1 al 10, se sitúan entre el 6 y el 10. Uno de cada diez marca el grado máximo de satisfacción.

Pero esa satisfacción general cambia si se atiende a la intención de voto de quien responde. Quienes dicen que meterán la papeleta de Vox en la urna en las próximas elecciones son los más descontentos. Su grado de satisfacción está siete puntos por debajo de la media general y son quienes más se sitúan entre el 0 y el 4 en cuanto a descontento, hasta un 11,7%.

En el caso de la satisfacción con la situación de la economía familiar, las diferencias se acentúan. En términos generales, los españoles están contentos con sus finanzas. Un 70,9% se coloca en una escala entre el 6 y el 10, solo un 12,4% responde que indiferente y un 19,9% dice estar insatisfecho.

Pero en la distribución por intención de voto, los resultados son muy dispares. Vox es el único partido que tiene entre sus potenciales votantes a una mayoría de descontentos con su situación económica en el hogar; un 41,2% se sitúa en una horquilla que va del 0 al 4, con un pico del 17,5% colocándose en el nivel más alto de descontento.

Por contra, un 40,1% responde que está entre un 6 y un 10 de satisfacción, aunque en este caso solo un 5,2% responden que están completamente contento con su economía. Un 18,7% se muestra indiferentes.

Esos datos distancian enormemente a Vox del resto de partidos, en los que sus votantes siempre se muestran contentos, en mayor o menor grado, con su economía familiar.

El descontento general sí que sube algo más cuando Simple Lógica pregunta a los encuestados por su situación laboral. Aunque son mayoría quienes están contentos con su trabajo, el porcentaje desciende en este caso hasta el 61,3%. Son casi 10 puntos menos que la satisfacción con la economía familiar y 15 con la situación personal.

Además, un 23,2% se sitúa en una escala que va del 0 al 4, es decir, insatisfechos o muy insatisfechos con su vida laboral. Ese porcentaje se quedaba en el 19,9% en el apartado de economía familiar y se desploma hasta el 9,3% en la pregunta de la vida personal.

De nuevo, los votantes de Vox se salen de la norma. Quienes quieren votar a PSOE, PP o Unidas Podemos, quienes van a votar a partidos nacionalistas o incluso quienes se abstienen, muestran un descontento laboral que se mueve entre el 22 y el 24%. En el caso de los votantes potenciales de Vox, ese porcentaje de insatisfacción sube al 34,7%.

Son, además, quienes muestran un porcentaje menor de satisfacción con su trabajo, que apenas supera el 50%. El resto, salvo quienes van a abstenerse, superan el 60% y en el caso de los potenciales votantes de Unidas Podemos, ese porcentaje alcanza el 67,7%.

La encuesta de Simple Lógica recoge el estado de descontento de los votantes potenciales de la extrema derecha, que además son los que menos confían en el sistema político. Hasta un 96% dice tener poca o ninguna confianza en los políticos.

Los españoles están satisfechos con su vida personal y su situación económica. Alrededor de un 70% pone una nota a esos ámbitos que va del 6 al 10. También están en su mayoría contentos con su trabajo, aunque en un porcentaje algo menor. Pero en medio de esa satisfacción general se descuelgan los votantes de Vox, los únicos que no están contentos con sus finanzas, y que lideran el descontento con su vida personal y su trabajo.

Esa radiografía se extrae de los datos de la encuesta de Simple Lógica para elDiario.es, que ha preguntado a los encuestados por su satisfacción con su vida personal, con su situación económica en el hogar y con su trabajo. La encuesta, que ya ha mostrado que los potenciales votantes de Vox –los que dicen que cogerán su papeleta en las próximas elecciones generales– son los que más desconfían del sistema político, revela también que el caladero de votos de la extrema derecha está en aquellos descontentos con su situación laboral, económica y personal.