Solo 25 ciudades producen más de la mitad de los gases de efecto invernadero urbanos de todo el mundo

El transporte urbano, uno de los grandes contaminantes en las ciudades

Una investigación publicada en la revista Frontiers in Sustainable Cities analiza la producción de gases de efecto invernadero (GEI) en 167 ciudades de todo el mundo, de las cuales solo 25 son las responsables del 52% de las emisiones de carbono urbanas. Las conclusiones del estudio muestran que, pese a que “las ciudades asiáticas son las mayores emisoras”, las producciones de los GEI de las ciudades de los países desarrollados siguen siendo las más altas. Para los autores, el trabajo se ha realizado con el fin de mitigar y reducir las emisiones a través de estudiar la “efectividad de las políticas históricas de reducción de carbono”.

Estas 25 áreas contaminantes se concentran sobre todo en China, Japón, y países europeos como Rusia y Turquía; aunque también otros como Alemania, Grecia, Italia o Francia. Respecto a España, ninguna ciudad se encuentra entre las 25 más contaminantes, aunque sí se destaca a Madrid y Barcelona como ciudades de países desarrollados que producen gases contaminantes. Estas emisiones de las ciudades corresponden al 70% de los GEI totales emitidos en todo el mundo.

Según el informe de las Naciones Unidas publicado en 2020, Emissions Gap Report, para finales del siglo XXI la temperatura global aumentará más de 3°C, mientras que los objetivos acordados en el Acuerdo de París de 2015 limitaban ese aumento por debajo de 2°C y perseguían 1,5°C.

En el trabajo de los investigadores Ting Wei, Junliang Wu y Shaoqing Chen, se indica que, aunque existe aproximadamente “un 66% de posibilidad de alcanzar el objetivo de menos de 2°C” cuando las ciudades priorizan la “recuperación verde”, las medidas actuales son “insuficientes para alcanzar ese 1,5°C”. Es decir, si se quiere alcanzar el objetivo marcado por el Acuerdo de París, “se necesitan esfuerzos mayores y sostenibles en todo el mundo”, apuntan.

Asimismo, Chen y su equipo apuntan que, a pesar de que son unas pocas ciudades las que expulsan grandes cantidades de contaminantes, son regiones de todo el mundo las que sufren las consecuencias del cambio climático, como las "temperaturas extremas, grandes incendios y la pérdida de la biodiversidad". Estos eventos serán aún más devastadores en regiones pobres, que serán "posiblemente las más vulnerables", aseguran en el documento.

Por otro lado, más de 40 países han anunciado sus “compromisos de neutralidad de carbono”, y “la mayoría” de las ciudades europeas buscan la neutralidad de carbono para el año 2050, como Copenhague, que aspira a ser la primera capital con emisiones neutras en 2025.

Recomendaciones

Las recomendaciones que proponen los científicos apuntan hacia el control de las energías estacionarias, las generadas en edificios e instalaciones, y aquellas relacionadas con el transporte. Concretamente, el equipo establece tres grandes líneas de actuación: en primer lugar, identificar los "sectores clave" en la contaminación de las urbes; así como el desarrollo de inventarios globales de emisiones y el rastreo y monitorización para saber si se cumplen o no los objetivos de reducción de contaminantes.

Asimismo, se proponen otras medidas como “promover auditorías energéticas en edificios”; disminuir las “construcciones innecesarias”; o fomentar un ‘tráfico verde’ y sustituir los combustibles fósiles por otro tipo de energía, como aquella basada en el hidrógeno o el biofuel. 

Etiquetas
Publicado el
13 de julio de 2021 - 13:53 h

Descubre nuestras apps