Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Clamor en Atención Primaria para recuperar personal y medicalizar las residencias

El doctor Lorenzo Armenteros, portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, opina que urgen las residencias de mayores medicalizadas, una de las grandes lecciones de la pandemia, desde luego "de las más graves y de las más duras", pues en esta emergencia sanitaria se han vivido "situaciones impropias" de un país con "un nivel económico y social alto".

EFE

0

Urgen las residencias de mayores medicalizadas. El doctor Lorenzo Armenteros, portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, opina que esta es una de las grandes lecciones de la pandemia, desde luego "de las más graves y de las más duras", pues en esta emergencia sanitaria se han vivido "situaciones impropias" de un país con "un nivel económico y social alto".

"No puede volver a ocurrir. No se lo merecen los ancianos ni se lo merece la sociedad. Nosotros podemos contribuir en gran manera a que eso no suceda", cuenta a Efe, pues si cesa el "maltrato" que observa en su gremio desde hace una década y, por ende, Atención Primaria recupera plantilla y funcionalidad, ya con todo eso en orden resulta que para estos centros podría haber incluso un triple escenario: personal propio, de los centros de salud o, al menos, visitas periódicas.

En todo caso, "una asistencia mucho mejor" porque "con una sanidad del nivel que teníamos, o que creíamos tener, lo que ha ocurrido nos hace pensar que algo estaba mal", sostiene este facultativo, preocupado en este período de fases por el hecho de que el ser humano "cicatrice inmediatamente" ya que, pese a tratarse en general de un comportamiento beneficioso, "debemos intentar que no sea tan rápido para no volver a correr el riesgo que hemos corrido".

- Pregunta: Usted ejerce en el centro de salud Illas Canarias, en Lugo. Atención Primaria ha sido uno de los grandes focos de contagio.

- Respuesta: Sí, sobre todo en una fase inicial, cuando los medios de seguridad escaseaban. Esa atención primaria desprotegida ha sido la que ha tenido las peores consecuencias, con gran número de contagios y, por desgracia, con un gran número de fallecidos.

- P: Material de protección. ¿El nivel es aceptable?

- R: El problema de la seguridad fue generalizado en todo el territorio español y no solamente en Primaria. Hubo que buscar medidas imaginativas que pudiesen proteger a los profesionales. Estamos con unos medios de seguridad aceptables. Hay que confiar en que esto siga mejorando.

- P: Preocupará más esta cuestión ante un eventual rebrote.

- R: Por eso, ojalá en ese momento estemos preparados. Y ojalá los presagios no sean tales y no lo haya, pero la inmunidad es la que se conoce, es escasa.

- P: Siempre incide en que, en estos momentos, la sociedad ha de ser cauta.

- R: Lógicamente, desde el punto de vista sanitario, si se hubiese retrasado la desescalada lo máximo posible hubiese habido mayor margen de seguridad. En el entorno asiático se hacía cuando estaban muy próximos al nivel cero de contagios y de fallecidos; nosotros, con las mismas cifras con las que se hizo el primer confinamiento. Vale que era otra la situación porque la cuestión al inicio era más complicada y el grado de infección era elevado, pero estábamos en ese punto.

Bien es cierto además que la situación está mucho más controlada porque nos coge en otro momento y podemos hacer unos diagnósticos mucho más tempranos y actuar con aislamiento de una forma mucho más temprana. No podemos decir que haya sido una desescalada precoz porque desde el punto de vista sanitario podríamos hacer un juicio de valor, pero desde los puntos de vista que se nos escapan, económico y social, habrá otros intereses.

- P: Reforzar Primaria es una reivindicación que viene de lejos. ¿Pero cuál diría, aparte de esa, que es la gran lección de esta pandemia?

- R: La necesidad de residencias de mayores medicalizadas, sin duda. Los mayores no se merecen lo que les ha pasado. Tiene que haber un cambio absoluto. Es muy triste el gran número de fallecidos en esos centros (se emociona). Nosotros, con la capacidad que debemos volver a tener, podemos contribuir desde Atención Primaria y, en gran manera, para que lo ocurrido no vuelva a ocurrir.

- P: El paciente infectado puede tener riesgos posteriores. ¿Un seguimiento proactivo es la vía?

- R: Sí, es una búsqueda proactiva, estrecha, sobre todo en aquellos que hayan tenido un grado moderado o grave de la enfermedad. Hay que vigilar el sistema respiratorio pues una de las consecuencias es la fibrosis posterior y hay que estar muy atentos; y hay que vigilar las consecuencias circulatorias y las alteraciones neurológicas, emocionales también, y hematológicas. Respecto a esto último, incluso en casos que han podido ser más leves o de vigilancia domiciliaria, se han producido trombos. Y una de las cuestiones más graves es la enfermedad tromboembólica pulmonar.

Además, las estancias tan largas en UCI tienen consecuencias de pérdida de masa muscular, úlceras y estrés postraumático, el que han padecido casi todos.

- P: Mascarillas... ¿Hay costumbres que van a quedarse?

- R: Yo diría que la mascarilla sí como un mecanismo solidario, de protección de las enfermedades respiratorias.

- P: ¿Estamos siendo saturados con una información de contenido variable, de interés, y, lo que es más importante, de certezas?

- R: Un volumen desorbitado, de todo tipo. La ciencia tiene esa parte de compartir, que es muy beneficiosa. La información científica ha hecho que vivamos en unos meses lo que viviríamos en años. Y cuando sale información de calidad y beneficiosa, también sale otro tipo de información que crea inseguridad: los bulos.

- P: ¿El ser humano cicatriza bien?

- R: Cicatriza muy bien y olvida muy rápido. Demasiado rápido. Por eso tenemos un cierto grado de temor a que se baje la guardia de forma muy temprana. Lo hemos pasado mal, demasiado sufrimiento, y todo el mundo quiere olvidar cuanto antes. Solo siendo conscientes del riesgo que corremos, y del que traería una segunda oleada, podemos encarar la situación actual con mayores garantías. Hay que mantener las campañas informativas, y las de prevención, para que se pueda mantener ese nivel de prudencia.

Ana Martínez

Etiquetas
Publicado el
3 de junio de 2020 - 12:35 h

Descubre nuestras apps

stats