Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

La covid-19 se acelera en el Sudeste Asiático ante el lento ritmo de vacunación

La covid-19 se acelera en el Sudeste Asiático ante el lento ritmo de vacunación
Bangkok —

0

Bangkok, 28 abr (EFE).- Tras un año en el que la pandemia pasó casi de largo por gran parte del Sudeste Asiático, la región afronta un repunte en el número de casos de la covid-19, vinculados a la denominada cepa británica del virus, mientras las campañas de vacunación no terminan de coger el ritmo.

Una nueva ola de contagios en Tailandia, Camboya y Laos se suma a la delicada situación de Filipinas, donde se teme un colapso hospitalario.

Tailandia registró hoy 15 fallecidos por segundo día consecutivo, el mayor número de decesos desde el inicio de la pandemia, mientras combate un brote de la covid-19 que golpea con mayor virulencia Bangkok, donde las autoridades han hecho obligatorio por primera vez el uso de la mascarilla en todo momento fuera de casa.

El país, el primero del mundo en confirmar la presencia de la covid-19 fuera de China, anotó hasta abril unos datos de infecciones moderadas con respecto a otros con una incidencia mayor.

No obstante, tras un brote vinculado por los expertos a la cepa británica y que se propagó rápidamente entre los establecimientos de ocio nocturno de la capital, Tailandia supera de manera diaria los 2.000 nuevos infectados.

Las autoridades tailandesas han levantado hospitales de campaña para alojar a los pacientes y advierte que de seguir en ascenso los infectados se tomarán medidas más duras, mientras los inoculados con la pauta completa de la vacuna se situaba hoy en 240.000 el 0,36 % de la población.

Otros países como Laos o Camboya, donde la pandemia no había tenido casi incidencia, también están registrando el virulento envite de la covid-19, y han implementado confinamientos en sus capitales y algunas de las ciudades más pobladas.

Camboya, que inscribió su primer muerto con la covid-19 a mediados de marzo, suma ya 82 decesos y más de 11.000 casos.

Ante esta situación, el gobierno camboyano extendió siete días más desde este miércoles el confinamiento en su capital, Nom Pen, y en una ciudad aledaña, tras dos semanas en las que no ha logrado contener la epidemia de covid-19.

Por su parte, el hermético Laos, país que había localizado solo un puñado de infectados hasta abril, marcó el martes su máximo de contagios, con 75, y ahora cuenta con 511 casos totales, si bien no ha registrado fallecidos.

Ambos países, aliados políticos de Pekín, culpan al vecino tailandés de su actual rebrote y confían en gran medida sus campañas de vacunación en los fármacos de producción china Sinopharm y Sinovac, aunque Camboya, con casi el 5 % de la población ya completamente vacunada, marcha mejor que Laos, con el 0,8%.

La situación en Malasia también es preocupante al observar un aumento diario durante su segunda ola de la covid-19 y con tan solo el 1,6 % de la población ya vacunada.

HOSPITALES AL BORDE DEL COLAPSO

La Cruz Roja advirtió el lunes del riesgo del colapso de los hospitales de Filipinas, el segundo país más azotado por la pandemia y solo superado por Indonesia, a pesar de las fuertes restricciones que el archipiélago ha implementado desde el año pasado.

El brote actual, que alcanzó su pico el 17 de abril con más de 15.000 nuevos casos, está localizado en Manila y las provincias colindantes, donde la ocupación de las camas de cuidados intensivos que ronda el 70 %.

Filipinas, con el 0,2 % de su población con la pauta completa, es uno de los países de la región donde la vacunación va a menor ritmo, mientras que Indonesia ya ha vacunado con las dos dosis a 7 millones de personas, o el 2,6 % de sus habitantes, y casi 19 millones han recibido al menos la primera.

Aunque el ritmo de contagios va en descenso en estos países, tanto Indonesia -con 1,65 millones de casos, incluidos casi 44.940 decesos- como Filipinas -con 1,01 millones de infectados y 16.916 muertos- se mantienen como el epicentro del virus en la región.

UNA PANDEMIA EN MEDIO DEL CAOS

El golpe de Estado militar en Birmania y la posterior brutal represión contra las manifestaciones en oposición al Ejército ha sumido al país en el caos.

La realización de pruebas para detectar el virus prácticamente se ha parado en parte por la huelga del personal sanitario que ha cerrado un 60 % de los hospitales y la supuesta vacunación solo sirve de propaganda para los uniformados.

La situación sanitaria de Birmania, que antes de la sublevación del 1 de febrero ya era preocupante con 143.000 casos y 3.200 muertos, es ahora una completa incógnita.

A BUEN RITMO DE VACUNACIÓN Y SIN BROTES ACTUALES

Singapur, que vivió el año pasado un fuerte brote localizado en los barracones para trabajadores inmigrantes, es la nación del Sudeste Asiático donde prácticamente se ha recobrado la normalidad, con planes de abrir burbujas de viajes internacionales y con el 14,9 % de la población completamente vacunada, según los últimos datos oficiales que datan de hace díez días.

En Vietnam, que sido ejemplo en la gestión de la pandemia gracias a una respuesta rápida y efectivas medidas de rastreo, la situación sigue bajo control.

En el país comunista, que lleva un año herméticamente cerrado, solo el 0,2 % de la población ha sido vacunada, aunque se prevé que el proceso se acelere con el comienzo en agosto de la producción en masa de la dosis local.

A principios de abril, la vacunación comenzó en Brunéi y Timor oriental, por lo que aún nadie ha recibido las dos inyecciones del fármaco, si bien tampoco se han registrado recientemente grandes brotes del virus y la situación permanece bajo control.

Noel Caballero

Etiquetas
Publicado el
28 de abril de 2021 - 11:04 h

Descubre nuestras apps

stats