La portada de mañana
Acceder
La monarquía cuesta a los españoles mucho más de lo que reflejan sus cuentas
Verano sin mascarillas en el exterior y con vacunas, pero aún con restricciones
Estudiantes y salud mental en la era COVID: "Creía que no podía y me preguntaba si valía para esto"
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Un estudio revela que las aves urbanas cantan más fuerte para hacerse oír

Un estudio revela que las aves urbanas cantan más fuerte para hacerse oír

EFE

Madrid —

El ruido de las ciudades obliga a las aves a elevar la potencia de su canto o a cambiar a tonos más agudos para hacerse oír entre sus congéneres, según revela un estudio publicado por la revista científica Behavioral Ecology.

El estudio, elaborado por el investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales y presidente del Comité Científico de SEO/BirdLife, Mario Díaz, revela que cada especie de ave modifica su conducta en función de sus capacidades pero, en general, el ruido y la compensación de sus efectos tienen consecuencias negativas.

"De la misma manera que la exposición a un ruido excesivo puede producir daños en las personas, la contaminación acústica perjudica a las aves", señala el investigador, quien aboga por una "naturalización de la ciudad", con un mayor porcentaje de espacios verdes que hagan pantalla frente al ruido.

Según Mario Díaz, el ruido de fondo de la ciudad se mueve en frecuencias bajas o graves y por eso algunas aves optan por emitir un canto más agudo para hacerse oír, como el macho del carbonero o del herrerillo, con consecuencias negativas en la comunicación con la hembra.

Por otro lado, para sobrevivir en una ciudad algunas especies sólo cantan cuando hay menos ruido, como el petirrojo urbano, que prefiere hacerlo por la noche, mientras que otras madrugan más o adelantan la fase de emparejamiento.

Si las dos opciones anteriores no son posibles, añade este científico, el ave opta por cantar más y a un volumen más alto para hacerse oír, una modificación de conducta que puede atraer no sólo a potenciales parejas, también a sus depredadores.

En su estudio, Mario Díaz señala que a un nivel de ruido por encima de los 70 decibelios las aves se rinden y optan por cantar menos -lo que indica que los beneficios de cantar no compensan sus costes- y en otros casos deciden abandonar el lugar.

De hecho, "diversos trabajos han demostrado pérdidas no aleatorias de especies, sobre todo las que cantan en frecuencias bajas, en las proximidades de fuentes de ruido, como autopistas o estaciones de bombeo de petróleo o gas", indica el investigador.

Etiquetas

Descubre nuestras apps