Bill Gates en el Pentágono y otros vídeos que han traído a España la conspiración sobre la vacuna del coronavirus

Bill Gates

Ya había ocurrido en varios países europeos como Reino Unido, así como en EEUU o Australia, y este sábado se vio por primera vez en España. Un grupo de manifestantes se concentró en el centro de Madrid para negar la existencia de la pandemia causada por el coronavirus y protestar contra las medidas para detenerla, como el confinamiento y el uso de mascarilla. Pero al contrario que las caceroladas, el objetivo no era señalar específicamente al Gobierno español, sino a las "élites internacionales" que han usado la COVID-19 como parte de una "estrategia" para imponer "un nuevo orden mundial". La principal consigna de la manifestación señalaba al responsable de todo ello, un nombre casi inédito en la escena política española: "¡Bill Gates a prisión!".

¿Por qué el fundador de Microsoft? El magnate de 64 años, retirado del consejo de administración de su compañía y dedicado a labores filantrópicas a través de la Fundación Bill y Melinda Gates, que comparte con su esposa, es el protagonista de una teoría de la conspiración que se ha extendido por todo el planeta a través de las redes. La versión que ha llegado a España plantea que Gates llevará a cabo una maniobra de control social con la vacuna del coronavirus, a través de la cual insertará un microchip en la población aprovechando sus conocimientos informáticos. La activación del 5G sería el desencadenante de toda la operación, que se ejecutaría a través de las nuevas antenas.

La gente cree en esta teoría de la conspiración. Aunque la protesta de Madrid sumó unas pocas decenas de personas, el panorama es diferente en EEUU. Allí Gates lleva años siendo protagonista de diferentes conjeturas conspiracionistas, siempre con el papel de mano negra que mueve los hilos. El impacto de este y otro tipo de bulos se vio multiplicado por la irrupción de Donald Trump y ha sido especialmente dramático en los votantes republicanos. Según una encuesta de Yahoo News y el portal de votación online YouGov, hasta un 44% de ellos creen que "Bill Gates quiere utilizar una campaña de vacunación masiva contra COVID-19 para implantar microchips". En el caso de los votantes demócratas, el porcentaje cae a la mitad pero se queda en un significativo 20%.



El vídeo falso de Bill Gates y el gen del fanatismo religioso

Este tipo de teorías de la conspiración sin base factual se transmiten a través de todo tipo de blogs, páginas de fakes y redes sociales. No obstante, YouTube tiene un papel central en su difusión. Vídeos falsos o descontextualizados se comparten como un material prohibido o "censurado" por Gates y "las élites" a las que señalan, conchabadas con unos medios de comunicación a los que Trump ha acusado de difundir "fake news" y crear realidades paralelas.

Muchos de esos vídeos se reciclan de unas conspiraciones a otras. Uno de los más compartidos lleva sirviendo de base de todo tipo de bulos desde 2011. Muestra a un supuesto Bill Gates hablando sobre una vacuna que está desarrollando con objetivo de anular el gen "VMAT2", el desencadenante del fanatismo religioso de las personas, según afirma. En unas versiones la charla se produjo en 2005 en el Pentágono (sede del Departamento de Defensa de EEUU) y en otras en la de la CIA (Agencia Central de Inteligencia). Es todo falso: ni el hombre que aparece en las imágenes es Bill Gates, ni el gen del fanatismo religioso existe, ni hay ninguna prueba de que una reunión así se celebrara.

"No está claro si el vídeo fue creado como broma, como proyecto artístico, o por una genuina convicción de que había una conspiración. Sin embargo, los detalles en el vídeo apuntan a que fue escenificado y no se trata de una auténtica “filtración”, y las versiones con mayor definición muestran claramente que el ponente no es Bill Gates", explica el departamento de verificación de Reuters. Esta agencia, una de las más importantes del mundo, volvió a desmentir el vídeo a finales de mayo, cuando revivió con fuerza y volvió a ser compartido para demostrar los antecedentes de Gates en el diseño de vacunas de control mental. La ola de desinformación que lo vincula ahora a la vacuna del coronavirus es la que ha golpeado España.

Este clip de vídeo se sube a YouTube cada poco tiempo. Hay versiones que acumulan unos cientos de visualizaciones, otras tienen decenas de miles. YouTube ha impuesto controles más estrictos para atajar desinformación en torno a la pandemia de coronavirus, aumentando la visibilidad de los contenidos que vienen de fuentes oficiales y disminuyendo la de cualquier otro que trate sobre la enfermedad o su cura. Según ha explicado la plataforma, en este tema también ha relajado los requisitos para borrar vídeos completamente. Sin embargo, casos como el de la falsa charla de Gates en el Pentágono muestran que este freno algorítmico poco puede hacer cuando los vídeos se suben a YouTube pero se comparten a través de otras redes sociales.

Gates y las vacunas con microchip

Además de vídeos completamente falsos, las teorías de la conspiración del "nuevo orden mundial" que quiere imponer Gates también se apoyan en vídeos descontextualizados. Hay un gran número de ejemplos de este tipo que muestran al multimillonario hablando profusamente sobre vacunas. No en vano, lleva dos décadas participando en foros de todo el mundo sobre el trabajo de la Fundación Bill y Melinda Gates en países en vías de desarrollo. Uno de los focos de la organización, que fue galardonada en 2006 con el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, son precisamente las campañas de vacunación en zonas desfavorecidas o especialmente inaccesibles.

Gates no esconde la relación que mantiene con las farmacéuticas que participan en este tipo de proyectos. "Estamos muy dispuestos a gastar dinero en estas nuevas vacunas, nuevos medicamentos, nuevas herramientas de prevención. Tenemos un personal muy sofisticado y tenemos socios en la industria farmacéutica con los que trabajamos para conseguirlo", dijo a finales de 2019 en una entrevista con eldiario.es tras participar en el Fondo Mundial contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria. "Para los países más pobres de los países en desarrollo tenemos la regla de que solo se paga por el coste de fabricación. No permitimos que las empresas metan en el precio los costes de investigación, de estructura o beneficios. Cuando el Fondo Mundial compra, no hay margen de beneficio para las farmacéuticas", añadió.

Este nexo con la industria farmacéutica y las vacunas ha proporcionado una base perfecta para que las teorías de la conspiración coloquen a Gates como la mano que mece la cuna de la OMS. Desde esta posición oculta, el magnate habría sido el responsable de imponer las cuarentenas contra el coronavirus y obligará a la población a inyectarse una vacuna cuyo "verdadero objetivo es el control total, la dominación absoluta de los seres humanos, reducidos al nivel de cobayas y de esclavos", como aseguró la diputada italiana Sara Cunial en el parlamento. Vídeos con su intervención se subtitularon al castellano y acumulan centenares de miles de reproducciones.

Cunial es una defensora de las tesis antivacunas y fue expulsada del Movimiento 5 Estrellas en 2019, aunque conservó su acta de diputada y actúa como independiente. En este caso fue el departamento de verificación de la Agence France-Presse (AFP) quien desmintió los bulos, algunos ya desacreditados previamente, en los que se apoyaba la diputada en su discurso. Ni Gates ha afirmado nunca que tiene planes para reducir "un 10 o un 15%" la población mundial, ni las vacunas que su Fundación envió a África han provocado la esterilización de miles de mujeres, ni ha sido expulsada de la India por los niños a los que ha contagiado de polio a causa de las vacunas.

La parte del microchip no mejora la cota de realidad de la teoría. Si suena a pura ciencia ficción, es porque lo es: esa tecnología no existe. "Incluso la versión más pequeña de los chips RFID es demasiado grande y ninguno cabe en una aguja de vacuna, son agujas de diámetro muy pequeño", explicó Wilbur Chen, catedrático de la Universidad de Maryland, al medio estadounidense especializado en verificación Politifact. "El miedo a la inserción de chips de rastreo y otras cosas así en nuestros cuerpos ha sido un hombre del saco para los conspiracionistas durante muchos años", recordaba al mismo medio Mark Fenster, profesor de la Universidad de Florida especializado en este tipo de teorías.

La conexión Sánchez y el 5G

La variante española. Las teorías de la conspiración mutan para adaptarse a cada contexto y en España, esta desinformación se ha fusionado con el bulo que establece una relación entre el coronavirus y la tecnología 5G (y que salió de un cura británico). Antes de importar a Bill Gates como el villano de la historia, la teoría de que las antenas del 5G propagaron el virus ya había circulado por España, pero no lo suficiente como para impedir que influencers conspiranoicos como Miguel Bosé utilicen ahora una narrativa similar para afirmar todo lo contrario.

Bosé, Enrique Bunbury y otros famosos han distribuido este tipo de desinformación apoyándose en vídeos de Pedro Sánchez hablando de la necesidad de una colaboración global para erradicar enfermedades. El bulo añade que se han producido varias donaciones de dinero público español a organizaciones relacionadas con Gates que sumarían varios cientos de millones de euros. Maldito Bulo desmintió esta desinformación hace meses.

Las donaciones de las que habla Sánchez eran para la Agenda 2030, un pacto impulsado por Naciones Unidas y que han rubricado 193 países, que consiste en un compromiso para cumplir 17 objetivos de desarrollo sostenible antes de 2030. El presidente sí anunció que España colaborará con 50 millones de euros con la Global Alliance for Vaccines and Immunization (GAVI), una iniciativa que la Fundación Bill y Melinda Gates también financió pero que no es de "su propiedad", como afirmó Bosé en una publicación de Twitter que fue compartida por 20.000 usuarios.

Aunque la mayor parte de esta teoría de la conspiración sobre Gates y la vacuna del coronavirus es importada, cabe destacar que YouTube también acoge a conspiracionistas españoles especializados en replicar este tipo de contenidos falsos. Uno de los que ha ganado relevancia con la pandemia es el periodista Rafael Palacios, conocido en las redes como Rafapal. Equipado con un megáfono, fue una de las personas más activas en la manifestación de Madrid. El vídeo en el que afirma que la pandemia es un "reseteo mundial" y está relacionado con el 5G tiene más de 130.000 visualizaciones.

Etiquetas
Publicado el
17 de junio de 2020 - 21:58 h

Descubre nuestras apps

stats