eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Estados Unidos abre su primera granja autónoma gestionada por robots

Usando inteligencia artificial, la empresa californiana Iron Ox pretende aumentar el rendimiento de los cultivos y solucionar el problema de la falta de mano de obra

- PUBLICIDAD -
"Cada robot sabe cómo hacer cierto trabajo, pero no saben cuándo deben hacerlo", explica el cofundador de Iron Ox

"Cada robot sabe cómo hacer cierto trabajo, pero no saben cuándo deben hacerlo", explica el cofundador de Iron Ox IRON OX

La primera explotación agraria autónoma y gestionada por robots en Estados Unidos ya está funcionando. La inauguraron la semana pasada en California con la esperanza de que los sistemas de inteligencia artificial (IA) sirvan para reconvertir un sector en el que falta mano de obra y aumenta la presión por aumentar las cosechas.

La empresa responsable, Iron Ox, tiene su sede en San Carlos y dice que podrá "producir 30 veces más que las explotaciones tradicionales" gracias a la IA, a cultivos hidropónicos que crecen durante todo el año sin necesidad de tierras, y a un uso más eficiente del espacio que lograrán trasplantando cultivos a medida que crezcan.

Estos son varios de los grandes desafíos a los que se enfrenta la agricultura y que tienen a los inversores pendientes. El año pasado, las inversiones en startups agrícolas crecieron  un 29% con relación a 2016 y sumaron un total de diez mil millones de dólares en todo el mundo.

El espacio para el cultivo de Iron Ox mide unos 185 metros cuadrados. Dentro de él, hay macetas con hierbas y verduras frondosas almacenadas en "módulos de crecimiento" blancos de 1,2 por 2,4 metros y unos 360 kilos. Las máquinas autónomas se encargan del levantamiento de objetos pesados, de cultivar y de detectar necesidades.

El cofundador de Iron Ox, Brandon Alexander, habla con entusiasmo de "Angus" una máquina "increíblemente inteligente" similar a un coche autónomo de la que dice estar "muy orgulloso". Con un peso de unos 450 kilos, Angus se mueve por el lugar controlando cultivos, levantando cosas, y llevando los módulos de crecimiento hasta la zona de procesado.

Una vez allí, un brazo robótico (también autónomo) cosecha los cultivos sujetando las macetas, lo que reduce el daño en la planta. Según Alexander, eso fue algo increíblemente difícil de lograr: tuvieron que desarrollar un proceso para que la máquina fuera capaz de reconocer a las plantas y luego analizarlas a una escala submilimétrica. De acuerdo con la empresa, el brazo robótico tiene cuatro sensores Lidar y es capaz de "ver" en tres dimensiones gracias a dos cámaras que además le permiten identificar enfermedades, plagas y anomalías.

Gran nivel de precisión

Dice Alexander que al equipo de Iron Ox le llevó años llegar al actual nivel de precisión y estabilidad. También, que su robot es muy diferente a otras máquinas, como por ejemplo la cosechadora de trigo, que no necesita tanta delicadeza en el momento de recoger los cultivos.

Tanto ‘Angus’ como el brazo robótico están continuamente mandando datos a ‘Brain’, el software de IA en la nube que a su vez controla a los robots y les indica cuándo actuar. "Cada robot sabe cómo hacer su trabajo, pero no saben cuándo", explica Alexander.

‘Brain’ (cerebro) procesa los datos de los sensores que hay en los robots y en toda la instalación, y un equipo de especialistas en botánica lo controla. No es el único toque humano. La siembra y parte de las labores de ‘postcosecha’, como la recolección de las hojas perdidas y el empaquetado, son llevadas a cabo por personas.

De acuerdo con David Slaughter, profesor de ingeniería en biología y agricultura de la UC Davis, la solidez de las herramientas es una de las variables clave para los agricultores cuando adoptan nuevas tecnologías. En una aplicación gratuita, como el navegador de Internet, los usuarios están dispuestos a tolerar algunos errores, dice, pero para la tecnología agrícola eso "no es aceptable": "Se trata de un producto perecedero, tiene que ser fiable de verdad". Si la innovación demuestra ser robusta, Slaughter cree que será rápidamente incorporada. "Los agricultores buscan soluciones tecnológicas", dice.

¿Y por qué no hubo una granja autónoma hasta ahora? Alexander responde sin rodeos: "Porque es jodidamente difícil". El trabajo que está haciendo le toca muy de cerca. "Hablé con mi abuelo sobre cuando empezó a trabajar en la agricultura y siempre se ha quejado de no conseguir suficiente ayuda", dice.

Así fue como él y Jon Binney, el otro fundador de Iron Ox, comenzaron a viajar para escuchar directamente de los agricultores las cosas que les hacía falta. "Tuvimos que hacer un pacto para no ponernos a construir algo de inmediato, algo que no resulta fácil para un ingeniero", bromea Alexander.

Por todos lados escucharon las tres mismas preocupaciones: la escasez de mano de obra, la inestabilidad del clima y las largas distancias que tenían que recorrer los productos agrícolas.

Iron Ox planea comenzar a vender sus productos en restaurantes y tiendas de comestibles de la Bahía de San Francisco a finales de este año. Para 2019 quieren llevarlos a toda la región y en los próximos años tienen pensado abrir varias explotaciones agrarias en torno a los centros urbanos para reducir el tiempo y coste de entrega de los productos.

La agricultura se enfrenta desafíos pero Alexander cree, como creía hace tres años cuando empezó, que la solución pasará por poner a la robótica en primer lugar. "Necesitamos hacer algo radical; necesitamos hacer algo drástico para arreglar esto", dice. "No alcanza con ser un 5% o un 10% más eficiente".

Traducido por Francisco de Zárate

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha