eldiario.es

9

Las múltiples caras de la pobreza en Gaza

La pobreza tiene múltiples caras y sus efectos permanecen a lo largo de los años, cercenando las oportunidades de avanzar de una sociedad. 

Más de medio millón de personas refugiadas de Palestina vivan en la Franja por debajo de la línea de pobreza absoluta, con menos de $1,74 al día.

Un niño gazatí, refugiado de Palestina, sentado en la calle delante de su casa.

Un niño gazatí, refugiado de Palestina, sentado en la calle delante de su casa. UNRWA España

Tic tac, tic tac. El reloj no para, y tampoco el avance de los días. Estamos a menos de 3 meses de la hora cero: el año 2020. Ese año en el que Naciones Unidas vaticinó que la franja de Gaza sería inhabitable. Claro que ese cálculo se hizo antes de la ofensiva Margen Protector de 2014, de la Gran Marcha del Retorno, de las últimas escaladas de violencia en 2018 y de tantas otras cosas.

Hace tiempo que la franja de Gaza dejó de ser habitable, pero la población refugiada de Palestina resiste, sobrevive, hace lo que puede para ver un día más la luz del sol. Pero esto es difícil cuando no tienes qué llevarte a la boca. El bloqueo al que se ha visto sometida la Franja durante los últimos 12 años ha dinamitado las opciones laborales y aumentado el precio de productos básicos como son los alimentos.

Las posibilidades de comerciar e intercambiar productos con los países limítrofes se vieron truncadas al cerrarse las puertas de esa cárcel a cielo abierto. Aquellas familias que se dedicaban a la pesca han visto cómo la contaminación de las aguas y la sobreexplotación de las pocas millas náuticas a las que tienen acceso han acabado con su medio de vida. Las que vivían del cultivo a penas sobreviven debido a la poca producción de estas tierras que bien contienen metales pesados o aguas residuales o han sido confiscadas al hallarse en la zona de exclusión controlada por el ejército israelí en el límite periférico entre ambos territorios.

De los cerca de 2 millones de personas que viven en la franja de Gaza, casi un millón recibe ayuda alimentaria de UNRWA. Solo hay que acercarse a los centros de distribución para ver las colas de personas que esperan pacientemente por la harina, garbanzos o aceite que les permitirá dar de comer unos meses más a su familia. Esperan y esperan porque saben que no podrían comprarla por sus propios medios ya que los niveles de paro son tan elevados que superan el 50% y la destrucción de puestos laborales crece cada día. Esto ha generado que más de medio millón de personas refugiadas de Palestina vivan en la Franja por debajo de la línea de pobreza absoluta, con menos de $1,74 al día.

La pobreza tiene múltiples caras y sus efectos permanecen a lo largo de los años, cercenando las oportunidades de avanzar de una sociedad. Así las dietas pobres en nutrientes y vitaminas ponen en riesgo la vida de las mujeres embarazadas y de sus hijos e hijas, los cuales tendrán más problemas de concentración y rendimiento escolar si no mejoran su dieta. Sin unos buenos conocimientos les será más difícil encontrar un trabajo y por tanto vivir dignamente. Y así gira la rueda de la desesperanza en la que vive este pueblo desde hace décadas.

Ayer se conmemoró el Día Mundial de la Alimentación y hoy es el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Son días que nos recuerdan que queda mucho por hacer, pero también que no tenemos mucho tiempo para hacerlo. La población refugiada de Palestina en la franja de Gaza se apaga cada día bajo el peso del hambre y de la pobreza. El reloj no para, y la cuenta atrás ya ha comenzado.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha