De pueblo en pueblo por los rincones más bonitos de la Alpujarra granadina

Uno de los rincones bonitos de Bubión, en Granada.

Roberto Ruiz


Hoy podemos tranquilamente hacer una ruta en coche por la Alpujarra, pero su ubicación en las montañas ha hecho que esta comarca que se extiende por las provincias de Granada y Almería entre Sierra Nevada, la sierra de Lújar y la sierra de Gádor estuviera durante siglos aislada y difícilmente accesible. Una peculiaridad que le ha permitido conservar su patrimonio más auténtico y acoger hoy algunos de los pueblos más bonitos de Andalucía, e incluso de España.

Ocho siglos de presencia árabe dieron forma a la arquitectura de sus pueblos, pequeños municipios que escalan por las sierras entre barrancos, desfiladeros y valles, y que lucen orgullosos sus laberínticas calles formadas por casas de color blanco que contrastan con el verde de los bosques que las rodean. Rincones hoy al alcance de todos, pero que durante un gran tiempo estuvieron reservados para algunos pocos. Por lo que si tienes dos o tres días libres, te vamos a proponer una ruta por los pueblos más bonitos de la Alpujarra granadina, saliendo desde Lanjarón y llegando hasta Trevélez, mientras que a nuestro paso paramos en municipios del renombre de Órgiva, Soportújar, Pampaneira, Bubión, Capileira y Pórtugos.

Lanjarón, el pueblo del agua

Partimos desde Lanjarón, donde el agua es la principal protagonista. Tradicionalmente ha sido conocida como toda una ‘ciudad-balneario’ gracias a las propiedades de sus aguas y de hecho sus baños son unos de los más visitados de Andalucía. Dentro, un paseo por el barrio Hondillo te servirá como primer contacto con la arquitectura tradicional alpujarreña, mientras que desde fuera el mirador de la Cañona te permitirá disfrutar de la belleza de su conjunto, vigilado desde lo alto por las ruinas de su castillo medieval. Antes de continuar hacia Órgiva, que será tu siguiente parada, tienes que beber agua de alguna de las fuentes que encontrarás por las calles de Lanjarón para ver si se te pega algo de la longevidad que caracteriza a sus vecinos.

Órgiva, la capital de la Alpujarra granadina

Órgiva tiene el honor de ser considerada la capital de la comarca y no en vano es además la más poblada. En ella vas a encontrar diferentes peculiaridades, pues si por el centro te llamarán la atención sus grandes casas nobiliarias con balcones y blasones, fuera una importante comunidad hippie ha encontrado aquí un verdadero remanso de paz. En su casco histórico, la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Expectación destaca sobre todo lo demás con sus dos torres gemelas, mientras que en los alrededores puedes seguir una ruta que te lleva por enormes olivos centenarios. Después, Soportújar te espera en esta ruta por la Alpujarra granadina.

Soportújar, el pueblo de las brujas

En apariencia, con sus casas y calles pintadas de blanco Soportújar parece un pueblo alpujarreño más, pero en realidad guarda una sorpresa un tanto llamativa. Es el pueblo de las brujas y a tu paso encontrarás un gran número de figuras que así te lo recordarán. Cuando en el siglo XVI estas tierras fueron repobladas muchas familias vinieron desde Galicia, y con ellas llegó también la tradición de sus meigas. Hoy la brujería es un importante reclamo turístico y existe toda una ruta en torno a la brujería además de un centro de interpretación. Un paseo por el centro te llevará por los característicos soportales que dan nombre al pueblo y, luego, puedes poner rumbo al barranco de Poqueira, tu siguiente parada y uno de los enclaves más llamativos de la Alpujarra granadina.

El Barranco del Poqueira:  Pampaneira, Bubión y Capileira 

Pampaneira, Bubión y Capileira forman parte del conocido como Conjunto Histórico del Barranco de Poqueira, y para muchos estos tres pueblos son los más bonitos y auténticos de toda la Alpujarra granadina. Desde las alturas y asentados en las laderas de las montañas a lo largo del cauce del río Poqueira, que desciende desde el pico Veleta de Sierra Nevada, van pintando de blanco el verdor de la sierra conforme nos acercamos a las cumbres.

  • Pampaneira

Empezando desde abajo, Pampaneira es la primera población que encontramos a nuestro paso por el Barranco del Poqueira. Aquí lo primero que te va a llamar la atención es su arquitectura, donde se conserva con fuerza la tradición alpujarreña de casas blancas de tejados planos con chimeneas de sombrerillo y los típicos tinaos, que conectan calles bajo otras casas. La artesanía es otro de los fuertes de Pampaneira y las coloridas jarapas llenan muchas de sus calles.

  • Bubión

Un poco más arriba llegamos a Bubión. Es quizá el menos visitado de los tres pueblos del Poqueira, pero es una excelente oportunidad para disfrutar de su arquitectura escalonada a lo largo de sus empinadas calles. Aquí las casas se adaptan al terreno como pueden pero sin olvidar nunca sus planos tejados de pizarra. En la Plaza de la Iglesia encontramos el Museo Casa Alpujarreña, que como buen museo etnográfico nos introduce en las tradiciones del lugar. 

  • Capileira

Y tras subir un poco más, llegamos a Capileira, el que para muchos es el pueblo más bonito de toda la Alpujarra de Granada. Es el que muestra una arquitectura tradicional más auténtica y pasear por sus calles zigzagueantes, atravesar sus tinaos y asomarse al Barranco del Poqueira desde lo más alto es una experiencia altamente recomendable. Es un lugar ideal además para los amantes del senderismo que quieran aventurarse por las montañas.

Pórtugos y su Fuente Agria

Cuando bajemos del Barranco del Poqueira y continuemos nuestra ruta hacia el este la siguiente parada nos espera en Pórtugos. Y no ya por el pueblo en sí, sino por su famosa Fuente Agria. Las propiedades medicinales de sus aguas ferruginosas son de reconocido renombre y la encontrarás junto a la ermita de la Virgen de las Angustias. No muy lejos, una escalinata te lleva al Chorrerón de Pórtugos, una cascada de tonos ocres y rojizos de gran belleza. Juntos forman uno de los lugares más visitados de toda la Alpujarra granadina y desde aquí, ya con el estómago cargado con agua amarga y picante pero beneficiosa para nuestra salud, ya solo nos queda continuar hasta Trevélez, la última parada de nuestra ruta alpujarreña.

Trevélez, jamón y mucho más

Trevélez, situado a 1.476 metros sobre el nivel del mar, es el pueblo más elevado de la Alpujarra granadina. La fama de sus jamones ha traspasado fronteras, están reconocidos con su propia Indicación Geográfica Protegida y podemos aprovechar para visitar algunos de sus secaderos. El pueblo se divide en los barrios alto, medio y bajo, y estrechas y empinadas calles nos llevan de uno a otro entre casas blancas y tinaos. ¿Lo mejor? Que su altura nos proporciona unas panorámicas espectaculares. Por un lado, hacia el valle que hemos ido dejando atrás conforme subíamos por la carretera, y por otro, hacia las cumbres más altas de toda la península ibérica. Que ya casi tenemos al alcance de la mano.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats