La portada de mañana
Acceder
España acusa nuevas dificultades en el rastreo en pleno ascenso de contagios
¿Puigdemont, de vuelta? La respuesta de Llarena, clave en sus movimientos
OPINIÓN | Batet, alto y claro, por Esther Palomera

El salar de Uyuni, el desierto blanco de Bolivia

En la época de lluvias el salar se convierte en un espejo gigante que une tierra y cielo.

El salar de Uyuni es una de las mecas que todo gran viajero debe visitar al menos una vez en la vida, una de esas chinchetas que sí o sí deberías marcar en el mapamundi de tu casa. Se encuentra en Bolivia, en el departamento de Potosí, y se trata del desierto de sal continuo más grande y más elevado del mundo, con una superficie de 10.582 km2 a 3.650 metros sobre el nivel del mar. Una llanura blanca infinita, uno de los desiertos más espectaculares de toda Sudamérica, y sin duda una imagen de las que se graban en la retina para siempre.

Cómo es y de dónde sale el salar de Uyuni

Para entender el salar de Uyuni hay que irse muchos muchos años atrás, cuando todo esto era un lago de agua salada. El Tauca, el lago más reciente, estaba aquí hace unos 11.000 años. Con la evaporación del agua solo quedó la sal que vemos hoy día, dispuesta en unas diez capas diferentes de entre uno y diez metros de grosor, siendo la que pisamos con nuestros pies de entre diez y doce metros de espesor. Eso es mucha sal, muchísima, sobre todo si tenemos en cuenta que la profundidad del salar puede alcanzar los 120 metros.

Uyuni representa un importantísimo motor económico para Bolivia, no solo por ser un reclamo turístico que atrae a unas 60.000 personas cada año, sino porque de él se extraen anualmente unas 25.000 toneladas de sal. Además, en él se encuentra la mayor reserva de litio del mundo, y ya sabemos todos lo importante que se ha vuelto ese mineral para nuestras amigas las baterías…

Cuándo visitar el salar de Uyuni

Uyuni se puede visitar en dos épocas muy distintas, ambas igualmente espectaculares, así que te explicaremos sus diferencias para que la decisión sea cosa tuya. La estación seca va de mayo a noviembre y las lluvias son escasas. El salar es un desierto seco, blanco y liso, donde la cristalización de la sal crea dibujos geométricos en la superficie. Es el momento perfecto para pasar un tiempo haciendo fotos divertidas jugando con las perspectivas y tamaños de nuestros compañeros de viaje. Pero entre enero y febrero todo cambia, llega la temporada de lluvias y sobre el salar se deposita una fina capa de agua que lo convierte en un perfecto espejo, reflejando un horizonte en el que cielo y tierra se unen para ser solo uno.

Cómo visitar el salar de Uyuni

Como siempre, el tiempo que le puedas dedicar a tu viaje será lo que dé forma a tu visita. El salar lo puedes visitar por tu cuenta, no hay nada que te lo impida, pero dada su inmensidad necesitarás un vehículo propio y mucha suerte para no perderte, porque como buen desierto no esperes encontrar ni referencias ni señales indicando direcciones. Por tanto, optar por un tour organizado puede ser la mejor opción para la mayoría de los mortales.

Si solo dispones de un día la población más cercana al salar es Uyuni, en Bolivia, y desde aquí se organizan excursiones de ida y vuelta en el mismo día. Toda visita al salar suele incluir una parada en la isla de Incahuasi o en la isla del Pescado, pequeños montes compuestos por corales petrificados y repletos de cactus desde donde se obtienen vistas de toda la inmensidad del salar.

Pero si eres afortunado y puedes dedicarle más tiempo tanto desde Uyuni como desde San Pedro de Atacama, en Chile, se organizan espectaculares viajes de 3 a 4 días que recorren todo el altiplano y dedican una jornada al salar, donde cabe la posibilidad de dormir en algún hotel construido con bloques de sal. Puedes hacer este viaje de forma líneal en 3 días y terminar en el país vecino o hacerlo circular durante 4 días y regresar al país desde el que saliste.

Consejos y recomendaciones para visitar el salar de Uyuni

¿Desde Chile o desde Bolivia?

Podrás contratar excursiones guiadas tanto desde Uyuni como desde San Pedro de Atacama, las condiciones suelen ser muy similares, pero los viajeros suelen coincidir en que las calidades y garantías suelen ser algo superiores cuando contratas en el lado chileno, aunque también lo suelen ser los precios.

¿Cuánto cuesta un tour por el salar de Uyuni?

Los precios pueden variar dependiendo de la duración, la calidad o las comodidades que incluya cada tour. Pueden moverse entre 100 y 200 euros en el caso de escoger la opción de 4 días pero si se te da bien puedes pagar incluso menos de 100. Es muy importante repasar muy bien qué incluye y qué no incluye para evitar posibles sorpresas.

Contrata directamente en Uyuni o en San Pedro de Atacama

Si viajas por Bolivia verás publicitadas las excursiones al salar allá por donde pases, ya sea en la Paz, Sucre, Potosí… y lo mismo te pasará en Chile. Si quieres ahorrarte unos buenos euros lo mejor es que contrates tu tour una vez en Uyuni o en San Pedro de Atacama y, eso sí, no dudes en regatear preguntando por ofertas o descuentos y compara en tantas agencias como puedas, la competencia es agresiva.

Abrígate. Mucho.

En el salar de Uyuni las mínimas pueden caer fácilmente muy por debajo de los 0º y las máximas no alcanzar los 20º en su mejor momento. Así que prepárate y lleva ropa suficiente, mínimo tres capas, para no quedarte del color de la sal.

Protégete del sol

Si hace sol el salar refleja luz hasta hacer doler los ojos así que es imprescindible que lleves unas buenas gafas de sol. Tampoco está de más protegerte la cabeza porque aunque no haga calor el sol quema igualmente y no encontrarás una sombra en kilómetros y kilómetros a la redonda.

Cuidado con el soroche, puna o mal de alturas

En todo el altiplano boliviano corres el riesgo de sufrir mal de alturas, con mareos y malestar que te puede arruinar el viaje. Tómatelo con calma y ve poco a poco, hay remedios locales como las infusiones de coca que son de gran ayuda.

No te lo pierdas

Muy cerca de la localidad de Uyuni se encuentra el espectacular cementerio de trenes olvidados. Viejas locomotoras y vagones quedaron ahí para siempre, con sus esqueletos oxidados, y son tan llamativos que se han convertido en todo un reclamo turístico. Si contratas un tour asegúrate de que incluye esta parada, no te arrepentirás.

Etiquetas
Publicado el
12 de julio de 2018 - 14:32 h

Descubre nuestras apps

stats