eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La bisexualidad de una alcaldesa

A Colau se la ataca por todo, incluido lo mejor

Hay muchos que no le perdonan que haya llegado a alcaldesa de Barcelona

62 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona EFE / Luca Piergiovanni

Ada Colau  verbalizó en la tele su bisexualidad y ha habido una avalancha de reacciones. Tal avalancha demuestra que, en una sociedad como la nuestra, la diversidad sexual no está normalizada. De ahí la importancia de que lo hiciera. Lo dijo, además, con la misma naturalidad que si hubiera dicho que tuvo un novio en Cuenca. Y esa naturalidad es más importante aún: fue la representación de lo que viven muchas personas en esta sociedad que, sin embargo, reacciona a ello como si hubiera dicho que tuvo una novia extraterrestre.

Ha habido medios que se han referido a sus declaraciones con el término “confesión”, como si fuera algo que Colau hubiera tenido oculto, a pesar de que ella misma ha comentado que su novia estaba, como es lógico, perfectamente integrada en su familia, y que todo su entorno lo supo siempre y lo vivió con naturalidad. La misma naturalidad con la que lo ha contado cuando se ha presentado la ocasión. Hacerlo así supone precisamente desmontar la estructura de homofobia y machismo que considera confesión lo que no es sino visibilidad de lo que no debe estar oculto.

Por supuesto, no han faltado quienes han acusado a Colau de oportunismo electoralista por verbalizar su bisexualidad. Es una acusación manipuladora, dado que lo mismo podría decirse de cualquier cosa que haga o diga cualquier candidato en periodo de campaña o cualquier político, como ella, que apoye a una candidatura. Con la diferencia de que, incluso aceptando que puedan ser electoralistas, hay gestos y gestos: algunos no sirven para nada y otros sirven para mucho. El de Colau sirve para mucho: empodera, da fuerza, seguridad y apoyo a muchas personas, acaso muy jóvenes, que son víctimas de esa homofobia machista. Por tanto, es muy de agradecer, en cualquier caso, que una política aproveche la campaña electoral de su formación para lanzar mensajes de tanta importancia social. Una importancia que es política, por más que haya voces interesadas que insistan en que lo de la novia italiana de Colau pertenece a su vida privada. No: como ya nos dijera el feminismo, lo personal, máxime cuando está sometido a opresión y discriminación, es político.

La verbalización de Colau sobre los intentos de violación sufridos y, ahora, sobre su bisexualidad adquiere una profunda dimensión política. De esa verbalización emana la visión de una sociedad más libre y justa, es decir, más avanzada. Una visión que, inevitablemente, marca las políticas de la que fue activista y es alcaldesa de Barcelona. Una visión que entiende que todo proceso político actual ha de ser necesariamente feminista e igualitarista.

Pero es que a Colau hay muchos que no le perdonan que haya llegado a alcaldesa de Barcelona, precisamente por ser la activista a la que conocimos echando un mítico rapapolvo en el Congreso de los Diputados a bancos y patronal (el poder de los desahucios), por ser una alcaldesa explícitamente feminista. Recordemos al concejal del PP Óscar Bermán, quien se atrevió a escupir que "en una sociedad seria y sana, Ada Colau estaría limpiando suelos y no de alcaldesa de Barcelona". Recordemos los ofensivos términos en los que ha sido calificada por periodistas ultracipotudos como Carlos Herrera, Salvador Sostres o Arcadi Espada (por cierto, fundador y apoyo mediático de Ciudadanos).

Tampoco ha faltado quien ha hecho broma fácil con la “ambigüedad” de Colau, relacionando su bisexualidad (que no tiene nada de ambiguo: te atraen las mujeres y te atraen los hombres) con sus posiciones durante los últimos capítulos de procés. Porque eso tampoco se le perdona. La alcaldesa de Barcelona, que siempre ha dicho que no es independentista, ha tenido el papel más difícil en estos meses: seguir gobernando para todos los ciudadanos, independentistas o no, y recibiendo la presión de unos y otros para que hiciese algo que no debía: decantarse. Al tiempo, ha tenido que seguir trabajando con socios políticos como el PSC, hasta que el apoyo del PSOE a la aplicación del 155 lo hizo inviable. A pesar de condenar con contundencia la brutalidad policial del 1-O, la han acusado de equidistancia, tergiversando la ecuanimidad que exige su cargo y que ella ha logrado, a veces a duras penas, mantener. En otros mandatarios esa responsabilidad se habría considerado altura política. En ella se ha tachado de poltronismo.

A Colau, en fin, se la ataca por todo, incluido lo mejor. Ha dicho que está “radicalmente en contra de la DUI, pero también del abuso de la prisión preventiva, que no queremos ni para independentistas ni para nadie”, pero de nada sirve que demuestre la sensatez que tantos piden, se ve que con la boca pequeña. Ahora también la atacan por haber tenido la naturalidad de verbalizar lo que somos muchas: bisexual. Naturalidad que en esta sociedad homófoba y machista aún hay, lamentablemente, que calificar también de valentía.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha