eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Sábado, sabadete... mochila y matemáticas

- PUBLICIDAD -
Panamá acogerá la XXVIII Olimpiada Iberoamericana de Matemática

En medio del desastroso panorama nacional, inmersos en esta pesadilla en la que Cupido lanza a las princesas flechas envenenadas de fraude fiscal, en la que el ansia de portadas de los responsables de la seguridad del pueblo dinamita operaciones policiales, en las que el que manda se defiende de las acusaciones de corrupción con un “hay cosas que no se pueden demostrar”, mientras su ejecutivo se baja los pantalones frente a los que nos iluminan (o al menos, los que nos cobran por la luz), mientras otro iluminado por su dios pretende obligar a las familias al sufrimiento de criar a hijos malformados, o el portador de la cartera de Educación dinamita el sistema público de la misma, pasando como una apisonadora por encima del resto de grupos políticos... en medio de toda esta mierda, y otras más, aún quedan algunos rayos de esperanza (espero que las eléctricas no quieran cobrarnos por ellos; total, como no se les puede auditar por no estropearles el negocio... raro será que no quieran cobrarnos por dar a luz).

Sí, aún queda sitio para la esperanza y, como casi siempre, una lo encuentra mirando a los niños o, en este caso, a los jóvenes. El pasado sábado, a las 10 de la mañana, estaba en la Universidad, en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática, aunque en un ala reservada a la Facultad de Matemáticas. Estaba allí porque la Sociedad Andaluza de Educación Matemáticas THALES, más concretamente, Antonio J. Pérez, me había invitado a dar una sesión sobre Geometría Computacional para los alumnos veteranos del proyecto ESTALMAT. 

Este proyecto, ESTALMAT, cuyas siglas significan ESTimulación del TALento MATemático, es un proyecto de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, fundado por el tristemente fallecido Miguel de Guzmán en 1999. El objetivo es estimular el talento matemático entre estudiantes desde 6º de primaria hasta 2º de bachillerato, no persiguiendo cazar matemáticos para el futuro, sino formar a los estudiantes para el estudio de las ciencias, en general.  En Andalucía, es la SAEM THALES la encargada de poner en marcha este proyecto, y me consta que cada año con más éxito. Cabe destacar también que todos estos cursos son gratuitos, incluidos los desplazamientos, que se subvencionan con becas para eliminar cualquier discriminación de tipo económico.

Pues bien, como decía, allí estaba yo el sábado a las 10 de la mañana, junto a mi compañero de sesión, viendo aparecer a aquellos estudiantes que llegaban sonriendo y con ganas de aprender. Fueron 3 horas maravillosas en las que el mundo desapareció para mí, en las que disfruté viendo que un grupo nutrido de jóvenes, de nuestros jóvenes andaluces, se levantan temprano 23 sábados al año para ir a aprender matemáticas porque sí, porque les gusta aprender, porque quieren ser mejores en el futuro. Fui feliz viendo sus caras, de sorpresa, de concentración, de ilusión. No voy a negar que, en algún momento, un pensamiento negro y fugaz cruzó mi mente pensando: “Ay, ¿qué será de ellos en el futuro? ¿A dónde tendrán que emigrar?”. Pero lo aparté rápido, porque no quise privarme ni un solo segundo de sentir, porque necesitaba sentir que, en medio de esta catástrofe, aún hay un lugar para la esperanza.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha