eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

El tapado

- PUBLICIDAD -
Rajoy, Sánchez y Rivera felicitan a los andaluces en el Día de su Comunidad

EFE

Se busca candidato. Ante una eventual salida de la presidencia de la comunidad actual. Escuchados diferentes rumores sobre el perfil requerido hemos preferido aclarar antes que desilusionar. Muchos son los llamados para participar en la quiniela pero, como en la liga, al final gana el Madrid o el Barca. O lo que viene a ser lo mismo quien le da la gana a la federación. Al grano, los requisitos son cinco:

En primer lugar, no poseer tribu propia ni ambición de poseerla. Un perfil deshilvanado de tradición orgánica, sin más relevancia en ejecutivas de partido más allá de las donadas. Sin ejército provincial ni local.

En segundo lugar, no es imprescindible pero supondrá un plus para su selección, el elegido debe estar empadronado en la capital de la comunidad autónoma. Sevilla pone en el DNI de todos los presidentes hasta ahora. Así seguirá. En esta empresa seguimos un mantra: a nivel nacional quien regionalmente más tiene, más manda. El mantra continúa en escala: quien provincialmente más tiene más ordena.

En tercer lugar, como siguiente requisito, experiencia previa. Los tiempos no están para quejarse de las cosas que podríamos hacer si tuviéramos una administración más ágil sino qué podemos hacer con la que tenemos hoy. Por eso se le pide conocer la casa que va a dirigir, antigüedad en los fríos, laberinticos y galdosianos pasillos de la gestión administrativa.

En cuarto lugar, atesorar un perfil fajador y negociador, capaz de dibujar, como una faena coherente, aquella en la que es posible bajar la mano izquierda, alcanzar acuerdos con IU y su marca roja Podemos, a la par que se dan un par de derechazos anaranjados con unos Ciudadanos. Ese bizcochable de barbacoa, que, sin despegarse de las brasas, acaba la fiesta de la mano de quien nadie espera.

Por último, mantener buenas relaciones con los sectores mediáticos conservadores, guardianes de esencias desmovilizadoras, patrones de que la cosa no cambie, de que los nuestros y lo nuestro manda. Pero, reconozcámoslo, capaces de colgarte un sambenito y zarandearte. El candidato debe ser consciente de la volatilidad de los afectos de estos medios en función de diferentes incentivos. Dejémoslo ahí.

Estas cinco exigencias las reúne hoy un solo candidato. Atiende en la Plaza Nueva de Sevilla, ciudad donde tras la protección de Santa Justa y Rufina impone su autoridad civil. Lo demás, es entretenimiento.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha