eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Renta básica y dignidad

- PUBLICIDAD -
Vega, este miércoles, frente a la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Málaga | N.C.

Vega, frente a la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Málaga | N.C.

El 4 de Diciembre, nos dijeron que no era posible, pero no hicimos caso. Salimos a las calles demandando una autonomía plena. El 28 de Febrero, nos dijeron que este no era nuestro referéndum, pero tampoco hicimos caso.

Andaluzas y andaluces levantémonos. Parece que ese es nuestro camino, levantarnos una y otra vez. Sin embargo, a pesar de más treinta años de autonomía, nos enfrentamos a la creciente feminización de la pobreza y a que nuestra Comunidad Autónoma, año tras año, tiene el mayor índice de paro y de pobreza infantil.

Miles de personas se ven obligadas a malvivir gracias a la pensión de la abuela y/o abuelo, o a recurrir a los comedores sociales y a la beneficencia para poder hacer frente al pago de la vivienda, la luz, el agua…

Muy especialmente, las víctimas de violencia de género no cuentan con ese instrumento imprescindible de la renta básica (a pesar de llevar diez años recogido este derecho en nuestro Estatuto de Autonomía),  que les dotaría de libertad individual e independencia imprescindible para liberarse del canalla maltratador.

Efectivamente, han transcurrido ya diez años desde que se aprobara el actual Estatuto de Autonomía, que recoge: "Todos tienen derecho a una renta básica que garantice unas condiciones de vida digna y a recibirla, en caso de necesidad, de los poderes públicos con arreglo a lo dispuesto en la ley".

Pero dicha ley sigue sin desarrollarse. Ante ello,  en noviembre del pasado año, mantuve una huelga de hambre, durante 23 días, demandando su cumplimiento. Las perspectivas de que se pudiera contemplar en los presupuestos del presente año, unido a terminar en urgencias a las puertas de una neumonía a mis 64 años,  me hicieron  dejar la huelga de hambre, sin bien, de manera provisional, hasta ver algún avance por parte de la Junta de Andalucía.

Pasaba el tiempo sin obtener respuesta. Me dirigí de nuevo  a la Junta pidiéndole que se articule el mecanismo necesario para dar cumplimiento al derecho a la renta básica, al menos, para que a las víctimas de violencia de género se les garanticen unas condiciones de vida digna que les permitan la autonomía económica, que les posibilite no depender del maltratador y, de igual manera, todas las personas, que no tengan ningún ingreso perciban dicha renta básica que les garantice unas condiciones de vida digna, tal como recoge nuestro Estatuto de Autonomía.

En dicho escrito, que fue acompañado por miles de "Cartas de Amor por la Renta Básica" dirigidas a la Consejera de Igualdad, le hacía saber que, de no ser así, el día 8 de marzo iniciaría una huelga de hambre. Y así fue. Han sido 29 días en huelga de hambre, que dejé ante la promesa de que sería recibido por la Consejera de Igualdad el Martes Santo.

Tras una hora y media de reunión con la Consejera de Igualdad, llegamos al compromiso de que después de Semana Santa se constituirá una comisión, en la que estaremos participando, para el desarrollo legislativo de la renta básica, la ley de "salario social" y la Ley de Servicios Sociales.

En este momento, estamos a la espera de que el Viceconsejero (que es la persona responsable de articular lo acordado con la Consejera) nos reciba la semana próxima, no puede hacerlo ésta.

Esperemos que podamos avanzar en las próximas semanas y que el "derecho a una renta básica que garantice unas condiciones de vida digna" sea una realidad. Que 2017 sea el año de la renta básica.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha