eldiario.es

Menú

ARAGÓN

Juego de Tronos: La crónica electoral

- PUBLICIDAD -

La primera vez que Pablo menciona esta serie de TV es en la campaña a las europeas, y ya la conocíamos por haberse emitido en abierto. Fue un mazazo moral.

Se supone que el mensaje iba dirigido hacia la “Casta” avisando que conocía en qué consistía el juego político del momento. De acuerdo.

Pero entonces desde la ética social no comprendimos que se pudiera entrar en el marco político de la misma manera que la casta. O estás conmigo o contra mí, aquí se juega una partida para ganar, y cuantos más seamos de esta parte más posibilidades tenemos.

Fuera del partido no hay progreso, hay que tocar poder y mancharse las manos decían desde el Psoe. Y confía en Felipe y los dirigentes porque tus problemas se resolverán.

Desde Podemos se ha mandado el mismo mensaje connotativo, y bastantes periodistas con mucho cariño hacia Podemos han analizado el paralelismo que se estaba dando treinta años después.

Resultado, aquellas personas más comprometidas con los asuntos sociales de forma permanente, se desligaron ya en las europeas del mensaje sin ética por la ética. “Claro, pero es que sin tomar el poder no hay redención social”, “el marco electoral no lo marcas tú” son tiempos electorales… Si claro.

Fue la primera pérdida de electorado que ya no votó a Podemos. Pero como en cada convocatoria se iba sumando otra gente el mensaje ético se iba diluyendo y la partida se podía ganar.

Siguiendo la táctica de Juego de Tronos se llega a Vista Alegre en la que gana por 88% a 12% la propuesta del equipo motor más mediático, que defiende estas estrategias. “Hay que construir una falange macedonia” haciendo referencia a Alejandro el Magno, su eficacia era el mensaje con el que se identificaban los dirigentes que, coincidiendo además por edad les resultaba muy atractivo.

Marhuenda se echa las manos a la cabeza ¿Cómo es posible que estos chicos tan bien preparados, inteligentes y jóvenes, puedan atentar contra el sistema? ¿Cuál? ¿El sistema de los corruptos?

El corrosivo y tóxico Inda les acusa de haber construido otro partido de la “Casta” y además, según él, igual de corruptos. Oculta los datos que el Psoe gestiona en Andalucía, “El Plan Marshall” de fondos europeos, unos 15.000 millones de euros, que no se luce como en Alemania, Austria, y Francia juntas, según estudiosos de la UZ. Y oculta que en el PP, a base “de casos aislados”, se manejan según datos en prensa 45.000 millones de euros gracias a los donativos.

Para Inda, los de Podemos son iguales… Pero ¿Cuando? ¿Cómo? ¿Por qué? Ya se encargó él de airear falsas acusaciones en connivencia con la policía. El juego de tronos seguía… Uno contra todos y él ganaba siempre.

Dimite Monedero por no alimentar infundios desmentidos por la justicia y se oculta en el Metro, ¡Dios! Ocultarse en un espacio público ¡insensato! Y la justificación de su salida es una verdad utilizada a medias solo para ello, “Podemos ha prescindido de los círculos”, porque quizá como otros de nosotros está en un sí crítico de un colectivo que se está construyendo. Un colectivo sí, porque no se le puede llamar PP o Partido Podemos.

Hay identidades estructurales con los demás partidos en Podemos actual, y a pesar de ello a los partidos de la casta les ha removido sus cimientos, y por ello se le debe un reconocimiento histórico. No hay más que oír y ver a Felipe González, como recién salido del sótano, lanzando Venezuela, como Inda, Casado o como la derecha más rancia, Rivera. Pero dejemos que los muertos entierren a sus muertos.

Mientras que IU ha pasado del centralismo democrático a una política de participación, Podemos llevó la deriva contraria y se ha significado con motivo electoral, en un ejemplo de partido vertical al uso, con los consejos ciudadanos como una fórmula, sin que esté muy clara, de atemperar las cúpulas y la acumulación de poder.

Pero esta fórmula en la que las élites deciden sin oír ni debatir hacia su entorno ya tuvo su periodo en la antigüedad.

Los dirigentes y consejos pitagóricos en el siglo V (a.C.) fueron contestados y barridos por la desconexión con el resto de la población, porque ellos se encerraron en los llamados “círculos de fuego” que los consumió.

Participación de la gente y ética colectiva han sido obviados en la construcción del discurso electoral, y no es ningún mérito así “correr y atarse los zapatos a la vez” como dice con sorna baturra el otro Pablo, R2-D2 según él mismo.

¿Y si la desafección electoral viniera por estas carencias en el mensaje electoral de ética y participación? Complejo sí, pero es el cambio profundo desarrollar la inteligencia colectiva.

Estamos también en un proceso constituyente social y no debemos confiar en los mitos ni en las metáforas a la hora de construir proyectos políticos y mensajes. Porque significan pero no explican como dice un compañero de GAO. Y para interpretar y manipular los mitos se necesitan de hermeneutas, sacerdotes y chamanes, o sea, la "Casta".

Unidos Podemos es un soplo muy potente para otra política volcada en la justicia y en reconstruir el Contrato Social destruido en España por una política bipartidista de amigos tontos. Será una herramienta fundamental desde una oposición que no ha existido hasta ahora.

*Rubén Enciso, m iembro de GAO ( Gente de Apoyo y Opinión).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha