eldiario.es

Menú

ARAGÓN

Pedro Santisteve, alcalde de Zaragoza: “Los cajones estaban vacíos. Ni papeles ni calderilla”

"Se habla de los cien días de gracia, pero a mí me hace mucha gracia porque no habíamos empezado a gobernar y ya estaban criticando"

El cambio de nombre del pabellón "se debería haber negociado previamente con los grupos"

Sobre la situación económica del Ayuntamiento: "Cada día despiertas con un disgusto. No se puede estar siempre pensando de dónde vas a sacar el dinero para tapar agujeros"

"Admito las críticas que me puedan hacer, pero también tienen que comprender que hemos venido a gobernar y, si no quieren que lo hagamos, hay mecanismos para que gobiernen otros"

25 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Pedro Santisteve, alcalde de Zaragoza. Foto: Juan Manzanara.

Pedro Santisteve, alcalde de Zaragoza. Foto: Juan Manzanara.

Acaba de hacer unas declaraciones para una televisión nacional y cambia de sala para seguir respondiendo preguntas. Pide una copa y sirve agua de una jarra mientras ponemos en marcha las grabadoras. Mes y medio después de su toma de posesión como alcalde, Pedro Santisteve (Zaragoza, 1958) mantiene intacto el deseo de transformar Zaragoza con la colaboración de los ciudadanos. Reconoce que solo le han ayudado los funcionarios a la hora de averiguar cómo están las cosas en el Ayuntamiento y se muestra preocupado por la deuda municipal, que considera que “no es una espina sino un puñal clavado en el corazón”.

¿La Alcaldía le ha cambiado mucho la vida?

No esperaba ser candidato ni salir primero de la lista en las primarias, ni mucho menos llegar a ser alcalde. Ha sido todo muy rápido. En cuanto al cargo, tengo la ventaja de que me he movido en entornos públicos, en foros de la justicia, en situaciones duras, y que mi profesión de penalista marca una forma de vivir muy cambiante. Estoy entrenado para adaptarme a situaciones variables y diversas.

Pero habrá cambiado sus hábitos cotidianos.

No, ayer estuve por La Madalena tomando una cerveza con mis amigos (risas).

¿Qué le dicen?

La gente me da muchos ánimos. Creo que están contentos porque tienen mucha confianza en nosotros. Recibo muestras de apoyo de gente conocida y desconocida. Me dicen que cuide la salud, que descanse, que duerma, que vaya de vacaciones… Me dan buenos consejos.

¿Cómo ha encontrado el Ayuntamiento?

No he encontrado nada porque nadie me ha ayudado. No ha habido una transmisión de conocimiento. Lo lógico, dentro de una democracia asentada, es que al llegar al Ayuntamiento alguien nos debería haber explicado el estado económico, los problemas más urgentes para los próximos tres meses, las fortalezas, las debilidades… No contar con eso ha supuesto un cierto retraso. Hemos recibido muy buen trato del funcionariado, que nos ha permitido ir asentándonos en el funcionamiento diario de la casa con una visión limpia, sin condicionantes. En este tiempo, hemos conseguido organizar una estructura interna y empezar a tomar decisiones de gobierno.

Antes de ser alcalde dijo que primero abriría los cajones.

Sí, y estaban vacíos. Ni papeles ni calderilla (risas)…

Han recibido críticas desde el día de la investidura. La primera por cómo lo celebraron algunos concejales. ¿Cree que se les mira con lupa por no ser políticos profesionales?

Se habla de los cien días de gracia, pero a mí me hace mucha gracia porque no habíamos empezado y ya estaban criticando. A quien se ha pegado treinta años en política le está costando mucho admitir que hay gente nueva que plantea otras formas de hacer y de funcionar. Se trata de un proceso de aprendizaje en doble dirección: de los que han estado y de los que venimos. Hay dinámicas, aparentemente de democracia interna, que a veces lo que pretenden es condicionar la acción de gobierno para que estés permanentemente rindiendo cuentas, en lugar de planificar la gestión de forma adecuada. Admito las críticas que me puedan hacer, pero también tienen que comprender que nosotros hemos venido aquí a gobernar y, si no quieren que lo hagamos, hay mecanismos para que gobiernen otros. Ya hemos dicho que no venimos a quedarnos ni a agarrarnos al sillón.

¿Ha habido precipitación en el cambio de nombre del pabellón Príncipe Felipe por José Luis Abós?

O se hacía ahora o no tenía sentido porque había que tomar la decisión antes de que comenzara la competición. Otra cosa es que haya sido precipitado porque CHA lo planteó como una moción en el Pleno. Se debería haber negociado previamente con los grupos. No puedes plantear una moción en un pleno después que PP y PSOE ya dijeron que no en otro pleno anterior. No se debe debatir si José Luis Abós merece este reconocimiento con la familia delante, jugando con los sentimientos. Por eso me parece mal que llegara al Pleno. Si CHA nos lo dice antes, hubiéramos tomado una decisión de gobierno y punto. Probablemente no se habría producido tanta alharaca. Además, ha coincidido con lo del busto del Ayuntamiento de Barcelona. Eso lo ha aprovechado la oposición para sacar todo de quicio. Algunos lo quieren ver como una estrategia nacional. A nosotros lo que más nos duele de todo es que ha tapado la noticia de que hemos aprobado dos millones de euros para emergencia social.

Carlos Pérez Anadón (PSOE), después de decir en el Pleno que votarían en contra del cambio de nombre del pabellón, le recordó su apoyo en la investidura. ¿La actitud del PSOE puede ser una espada de Damocles durante toda la legislatura?

No es un problema nuestro. Es un problema de la contradicción en la que incurre el PSOE cuando se suma a una propuesta del PP. Su situación es incómoda y sale atacando al más débil, que en este caso,entre comillas, somos nosotros.

Da la impresión de que la llegada de nuevos gobiernos a ciudades como Madrid, Barcelona y Zaragoza ha propiciado que la banca cambiara su forma de proceder en los desahucios.

Claro, pero esto viene después de cientos de miles de desahucios. Tiene gracia que la banca se dé cuenta ahora de que desde el punto de vista de la imagen queda feo.

Santisteve durante la entrevista con eldiario.es/Aragón. Foto: Juan Manzanara

Santisteve durante la entrevista con eldiario.es/Aragón. Foto: Juan Manzanara

¿Por qué ahora se paralizan los desalojos y antes no?

Porque ahora hay voluntad política de evitarlos. Porque se han puesto los medios con la mesa de coordinación entre Administración de Justicia, servicios sociales del Gobierno de Aragón, Ayuntamiento de Zaragoza, Colegio de Abogados, de Procuradores, secretarios judiciales… Intentamos adelantarnos a los lanzamientos o, al menos, que se disponga de una alternativa habitacional. Se trata de preparar la maquinaria para que no haya gente arrojada a la calle. Pero falta el trabajo de fondo, que son las viviendas sociales, que la Sareb ( Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria) se retrate, ver qué pasa con ese fondo de viviendas que gestiona el Ministerio. Entendemos que las viviendas de Zaragoza las debe gestionar Zaragoza Vivienda, en lugar de las entidades que desahucian; porque no puede ser que te echen de casa y luego tengas que ir a la entidad que te ha desahuciado a pedir que te dé una vivienda. Aparte de los baremos que exigen: si tienes deudas con la Administración, por ejemplo un recibo impagado del Ayuntamiento, ya no puedes acceder a subvenciones.

¿Qué es lo que más le satisface de sus primeras medidas?

Haber parado los desahucios y conseguir esos dos millones de euros para las ayudas sociales, una partida que estaba agotada desde el 15 de junio. 

¿También habrá alguna espina?

La situación económica del Ayuntamiento no es una espina sino un puñal clavado en el corazón. Queremos gestionar en términos de una mayor equidad y justicia social, pero cada día te despiertas con un disgusto (esta semana el ayuntamiento anunció que deberá pagar 90 millones de euros por sentencias judiciales que no tienen consignación presupuestaria). En lugar de dedicarlo a proyectos de futuro, hay que emplear el tiempo a pensar de dónde vas a sacar el dinero para tapar agujeros. Confiamos en que el buen clima con el Gobierno de Aragón nos permita ir cobrando lo que nos deben. También está la permanente amenaza del señor Montoro hacia los ayuntamientos que no son afines a él. No se puede hacer un chantaje político a un poder local desde el Gobierno central porque no sea del mismo color político.

Además de la situación económica, ¿cuáles son a su juicio los problemas más acuciantes?

Me preocupa la situación de emergencia social, de precariedad laboral, de desesperanza de mucha gente... No se puede estar subsidiando mal y tarde a la pobreza sin dar alternativas ni esperanzas de vida digna. En ese sentido, me preocupa el escaso margen de maniobra que tienen los ayuntamientos para incidir, por ejemplo, en políticas de empleo. Aunque, por poco margen que haya, lo aprovecharemos.

¿Va a ser una legislatura de gestos más que de grandes inversiones?

Más que de gestos, a mí me gusta hablar de profundización democrática. Vamos a ver cómo conseguimos que la ciudadanía se implique en el gobierno de su ciudad. La participación no se puede forzar. Debe ser atractiva y sugerente. Hay que estudiar los mecanismos que animan a la gente a sumarse a la acción de transformar Zaragoza. También hay que ver qué juego dan los presupuestos participativos con las nuevas tecnologías y qué posibilidades hay de que los propios vecinos decidan en su barrio qué es lo que quieren.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha