eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Icíar Gutiérrez

Licenciada en Periodismo con todos los sentidos puestos en formarme. Aprendo en Desalambre, la sección de derechos humanos de eldiario.es
  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 591

El refugiado que desafió al ISIS bailando ballet sobre las ruinas de Palmira

Para entender la historia de Ahmad Joudeh, basta con echar un vistazo rápido a su muñeca izquierda mientras gesticula con elegancia durante una conversación en un hotel de Madrid. En ella se puede leer la palabra "libre" junto al dibujo de un pájaro con las alas desplegadas. El tatuaje cubre las cicatrices de los cortes que trató de hacerse en un momento de desesperación cuando era adolescente y su padre le prohibía acudir a clase de ballet. 

"Mientras  me pegaba, me decía: 'O bailas, o estudias'. Yo le contestaba: 'O bailo, o muero", recuerda. Una frase, "baila o muere", que también se tatuó, dice, tras recibir las amenazas del ISIS cuando aún vivía en el campo de refugiados de Yarmouk, en Damasco. Esta vez eligió la nuca. "Si me cortaban la cabeza justo aquí, quería que lo vieran antes", explica en una entrevista con eldiario.es.

Seguir leyendo »

Cine para derribar el "injusto estigma" del barrio madrileño de la Cañada Real

"Aquí en el barrio vivimos personas normales". Demostrar lo que, para ellos, "es normal" adquiere tintes de proeza si se trata de los miles de vecinos que habitan en los 16 kilómetros que abarca la Cañada Real. Apenas 16 kilómetros separan, también, el centro de la ciudad de Madrid del mayor asentamiento irregular de España.

Una distancia marcada, dicen, por los prejuicios y el desconocimiento que hacen que, muchas veces, sus hijos prefieran ocultar dónde viven a sus compañeros de clase. Estos días se disponen a derribarla a golpe de claqueta.

Seguir leyendo »

Los que no vuelven al 'cole': 3,5 millones de menores refugiados no pueden ir a la escuela

A Nyahok Reath le han cautivado los aviones desde que era una niña. Solía mirarlos embobada, mientras sobrevolaban el cielo, antes de huir de su casa en Nasir, en Alto Nilo, al sureste de Sudán del Sur. "Quiero visitar todos los países del mundo", dice en un testimonio recogido por Acnur. "Mi sueño siempre ha sido ser piloto", asegura la joven de 17 años, que ahora vive como refugiada en el país vecino, Etiopía. 

En el campamento de Kule, donde reside, las posibilidades de continuar sus estudios son pocas. La región que lo alberga, Gambella, cada vez recibe a más refugiados sursudaneses y es uno de los lugares más empobrecidos y remotos del país, donde solo el 9% de los niños refugiados pueden asistir a las aulas. El tío de Nyahok, que vive en Kenia, se ofreció a pagar su educación secundaria y la adolescente pudo viajar a Nairobi. A los seis meses su deseo volvió a verse truncado. "Pronto tuvo dificultades y ya no podía pagar los gastos escolares", recuerda.

Seguir leyendo »

La historia de Roya Mahboob, amenazada por enseñar a niñas a conectarse a internet en Afganistán

La niña tímida y curiosa que siempre fue Roya Mahboob solía hacerse preguntas en un mundo que le negaba las respuestas. Un entorno que le decía cómo pensar y qué ser. Que le impedía, como a muchas otras, imaginar una vida que no fuera "servir a sus maridos en sus casas". "Siempre sentí que debería haber más oportunidades para las mujeres, pero no sabía cómo hacerlo", recuerda esta joven afgana de 30 años en una conversación con eldiario.es.

La respuesta vino, dice, cuando tenía 16 años. En concreto, el día en que una amiga le propuso ir al cibercafé de Herat  –al oeste de Afganistán– para conectarse a un chat. "Éramos las únicas mujeres allí". Aquella fue la primera vez que Mahboob utilizó un ordenador, o como ella prefiere llamarlo, "la caja mágica". "Me di cuenta de que había un mundo nuevo enorme ahí, esperando que yo lo descubriera. A partir de ese momento, supe que tenía que aprender más sobre esta tecnología", relata la mujer, que pasó su infancia como refugiada en Irán.

Seguir leyendo »

Así es la persecución que sufren los musulmanes en Myanmar con el apoyo de la Premio Nobel Suu Kyi

14 de octubre de 2016. Aquel iba a ser un día feliz para la familia de Ko Mratt, que se preparaba para dar la bienvenida a un nuevo miembro. Su hermana estaba dando a luz en su casa en Maungdaw, un municipio habitado por la etnia rohingya al oeste de Myanmar (Birmania), cuando varios soldados irrumpieron en la vivienda. 

"A eso de las tres de la tarde los militares entraron en mi casa y mataron a mi madre, que tenía 70 años. Mi hermana, que estaba pariendo un niño, otra hermana que estaba embarazada de siete meses, mi hijo de cuatro años y mi sobrino de cinco fueron asesinados a tiros. Mi esposa también recibió un disparo. Cuando pasó la bala atravesó a mi hijo, que estaba en su regazo en ese momento", relata Ko Mratt.

Seguir leyendo »

Dos años de la muerte de Aylan: "Desde entonces todo ha ido a peor para los refugiados"

"El 2 de septiembre de 2015 me levanté muy temprano. No podía dormir y no sabía por qué. Miré mi teléfono. Tenía muchas llamadas perdidas de mi familia y sabía que algo iba mal. Me contaron que mi cuñada Rehan y mis dos sobrinos, Ghalib y Aylan Kurdi, se habían ahogado. Recuerdo arrodillarme y gritar tan fuerte como pude: '¿Por qué ahora? ¿Por qué ellos? ¿Por qué yo no? Dios, ya basta. Ya basta de sufrimiento".

Tima Kurdi aún tiene que guardar silencio para contener las lágrimas que le produce recordar el día en que la fotografía del diminuto cuerpo sin vida de su sobrino pequeño, Aylan, en una playa turca dio la vuelta al mundo y se convirtió en un símbolo de la tragedia de las personas que arriesgan su vida para alcanzar suelo europeo en busca de refugio.

Seguir leyendo »

Un micrófono para romper el silencio sobre los refugiados saharauis: "Lo que no se escucha, no existe"

Un micrófono escondido en uno de los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf (Argelia) recogería los sonidos de la hamada, el desierto pedregoso. El azote del fuerte viento seco que arrastra polvo sobre la tierra yerma. También, la riqueza de los sonidos de su gente. El corretear de los niños, algunos rezos al alba o una de sus largas ceremonias del té, su tradicional muestra de hospitalidad. 

"Sonaría seguro algún grito de 'Sáhara libre", apunta la periodista Ebbaba Hameida en una conversación con eldiario.es. "También se escucharía mucho la palabra 'justicia', una reivindicación demasiado lógica pero que ha perdido toda la fuerza", continúa esta joven de 24 años nacida en los campamentos de Tinduf. Su compañero, Ángel Carmona, presentador de Radio 3 (RNE), añade: "Sonaría la palabra 'escúchanos".

Seguir leyendo »

"Hay que sacar el dolor, cuando uno no habla con alguien piensa bobadas, como quitarse la vida"

La vida de Gisela Díaz dio un giro inesperado el día en que unos hombres armados irrumpieron en su casa en el Chocó, uno de los departamentos colombianos más empobrecidos y afectados por el conflicto armado. Aquel día, tanto ella como su hijo fueron brutalmente violados. Como tantos, Gisela decidió huir. La vida todavía le tenía preparado otro golpe: había contraído el virus del VIH de su agresor.

Una vez en Buenaventura, en el Valle del Cauca, al suroeste del país, Gisela buscó ayuda y comenzó a acudir a una terapia con un psicólogo. "Uno se siente bien cuando saca todo ese dolor reprimido, porque cuando uno no habla con alguien piensa bobadas, como quitarse la vida", sostiene la desplazada en un testimonio recopilado por Médicos Sin Fronteras.

Seguir leyendo »

"Las amenazas de muerte por mi activismo me han hecho más fuerte"

13 de diciembre de 2016. Un mensaje de texto anónimo en el móvil. Una amenaza más. "No se meta en lo que no le incumbe, evite problemas, sus hijas están muy lindas y piense en ellas, gran malparida perjudicial evite problema [sic] porque hasta su madre se la desaparezco".

Lo recibió Jakeline Romero, defensora de los derechos del pueblo indígena wayúu que vive desde hace siglos en la Guajira, al norte de Colombia. Desde el año 2000, relata, las amenazas de muerte forman parte de su vida y de la de su familia. Es el precio a pagar, dice, por su activismo contra los abusos de los paramilitares y la extracción minera en su territorio, una península desértica a orillas del mar Caribe rica en recursos como el gas, el carbón o la sal donde habitan cerca de 300.000 wayúu.

Seguir leyendo »

Italia amenaza a las ONG que rechazan el código de conducta con excluirlas del sistema de rescates

Estaba en juego, decían, la capacidad de las ONG para poder seguir salvando vidas en el Mediterráneo central. El lunes, día elegido para la firma del código de conducta con el que Italia pretende "regir" estas operaciones de rescate, transcurrió entre reuniones maratonianas y comunicados a última hora. Algunas, como  Save The Children o Proactiva Open Arms, optaron finalmente por adherirse al documento. Otras, entre ellas uno de los "buques insignia" del salvamento en las costas europeas, Médicos Sin Fronteras (MSF), decidieron no apoyarlo.

El texto, elaborado por el ministerio italiano del Interior para hacer frente al aumento de las llegadas de migrantes, impone una serie de normas que entrarán en vigor en 2018 para regular la labor de las ONG en la zona de búsqueda y rescate (SAR, por sus siglas en inglés) del Canal de Sicilia, frente a las costas de Libia. Estos rescates, según recuerdan las organizaciones, ya se rigen por la legislación internacional en coordinación con la guardia costera italiana y suponen más de un tercio del total de operaciones de salvamento en la zona.

Seguir leyendo »