eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La emergencia olvidada: casi 800.000 personas afectadas por lluvias e inundaciones en Malawi y Mozambique

El sur de África recibe fuertes lluvias desde finales de diciembre que han provocado graves inundaciones en Mozambique y Malawi. Hay más de 795.000 personas afectadas, más de 226.000 desplazados y casi 200 muertos

Miles de personas han perdido sus hogares y no disponen de alimentos o de agua potable. Se han destruido carreteras, puentes, colegios, centros de salud y miles de hectáreas de cultivo, principal fuente de ingreso de las familias

En los campamentos que acogen a la población desplazada empiezan a registrarse casos de malaria y diarrea; y los kits de cereales destinados a combatir la desnutrición de los menores de 5 años son insuficientes

Tras el reparto de alimentos básicos, mantas, kits de higiene y tratamientos potabilizadores de agua a la población afectada, urge que puedan restablecer cuanto antes sus medios de vida de forma digna y garantizar la reconstrucción 

- PUBLICIDAD -
Más de 50 puentes han quedado destruidos en la provincia de Zambezia, Mozambique. (ActionAid)

Más de 50 puentes han quedado destruidos en la provincia de Zambezia, Mozambique. (ActionAid)

Ha pasado un mes desde que los primeros chuzos de punta empezaron a descargar en países como Mozambique y Malawi, llegándose a registrar en un solo día las precipitaciones equivalentes a treinta. Faltaron pocas semanas para que las incesantes lluvias provocaran graves inundaciones en ambos países, dejando atrás un saldo de muertes, personas afectadas y desplazadas que hoy vierte cifras preocupantes, a pesar de no estar recibiendo la debida atención humanitaria o mediática. Son ya casi 800.000 las personas damnificadas –medio millón más que la semana pasada– y miles las infraestructuras dañadas, cifra que aumenta a medida que se evalúa la dimensión de la emergencia y de los daños que las inundaciones han causado. La temporada de lluvias en estos países, que se extiende hasta marzo, incrementa el temor de que la situación afecte a más comunidades y a las ya debilitadas infraestructuras que no han quedado aún destruidas.

Según la OCHA ( Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios), el número de personas afectadas en Malawi es de 638.000 y en Mozambique es de aproximadamente 157.000; la población desplazada se estima en 174.000 en el primer caso y más de 51.000 en el segundo. Se han contabilizado 79 muertes en Malawi –hay 153 desaparecidos– y 120 en Mozambique. Miles de personas necesitan alimentos, agua potable y acceso a servicios mínimos de salud o electricidad. Las inundaciones, las grandes crecidas de los ríos y el fuerte viento han dejado a miles de personas sin hogar. Las intensas lluvias han arrasado también un gran número de infraestructuras, como carreteras, puentes, escuelas, centros de salud o torres de tendido eléctrico. 

Para ambos países, sigue siendo muy preocupante el daño causado en los cultivos y el ganado, las dos fuentes principales de ingresos para la población junto con la pesca, actividad que aún no se ha normalizado. Miles de familias han perdido su modo de vida y las inundaciones van a tener consecuencias durante años, siendo vital que estos pequeños agricultores y ganaderos reciban ayuda tan pronto como sea posible para garantizar sus condiciones de vida durante y después de la emergencia. La dimensión de este desastre tiene su origen en el hecho de que muchas personas tienen sus cultivos muy cerca de los ríos; a la debilidad de la estructura de las edificaciones, principalmente de paredes de adobe y techos de paja y especialmente vulnerables a los efectos del agua y del viento; así como a la deforestación con fines agrícolas y la tala incontrolada de madera para ser utilizada como leña que ha dejado terrenos completamente desnudos antes de las lluvias, favoreciendo las inundaciones.

La situación en los campamentos que acogen a la población desplazada también es crítica debido a las deficientes condiciones de salud e higiene, en buena medida porque los pozos de agua potable han quedado contaminados por las inundaciones. Ante el hacinamiento, la falta de aseos y salubridad, empiezan a contabilizarse los primeros casos de malaria y diarrea. A pesar de que las autoridades y las organizaciones internacionales están distribuyendo alimentos y productos de primera necesidad, algunos campamentos no reciben suministros durante varios días seguidos. El reparto de kits de cereales contra la desnutrición para los niños menores de 5 años también es insuficiente, y las personas con enfermedades crónicas, y especialmente los enfermos de SIDA, no están recibiendo la atención médica adecuada.

Miles de familias han perdido sus hogares en Mozambique y Malawi (ActionAid)

Miles de familias han perdido sus hogares en Mozambique y Malawi (ActionAid)

De la primera necesidad a la reconstrucción

Trabajamos en Mozambique desde 1998 y en Malawi desde 1990 a través de nuestro socio internacional ActionAid y contamos con proyectos en zonas afectadas por las inundaciones. En Mozambique, trabajamos en tres de las provincias más castigadas: Zambezia, Nampula y Cabo Delgado; mientras que en Malawi tenemos proyectos en Machinga, uno de los distritos donde se ha declarado el Estado de Emergencia, y Neno, también afectado por las inundaciones. 

Durante los primeros días de esta emergencia, era fundamental que apoyásemos en las tareas de verificación e identificación de personas, participado en las acciones de rescate de la población que permanecía aislada y realizado distribución de alimentos y productos de primera necesidad. Sin embargo, no es suficiente, motivo por el que estamos recaudando fondos para continuar apoyando a las familias damnificadas con alimentos y productos básicos en el corto plazo. En una segunda fase, diseñaremos planes a medio y largo plazo para garantizar que las personas afectadas puedan regresar a sus hogares tan pronto como sea posible y restablecer sus medios y forma de vida de una manera segura y digna; y que asimismo los niños afectados puedan volver a las escuelas y seguir disfrutando de un derecho a la educación que, durante las últimas semanas, se ha visto truncado. 

Si quieres apoyar nuestro trabajo en la emergencia de Malawi y Mozambique, colabora aquí.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha