eldiario.es

Menú

Helado de Miguelito: el sabor de Albacete también para refrescar  

De la mano del maestro pastelero Alberto Sirvent llegan los pasteles más típicos de Albacete convertidos en refrescantes helados

- PUBLICIDAD -
Helado de Miguelito

Helado de Miguelito Helados Sirvent Benidorm

Si hay un dulce que viene a la cabeza cuando se piensa en Albacete es, sin duda,  los Miguelitos de La Roda. Son unos pastelillos típicos de La Roda , hechos a base de fino hojaldre, rellenos de crema y espolvoreados con azúcar glasé. Su popularidad y el arraido en el dietario albaceteño es tal que no hay Feria en la capital que se precie sin hacer acopio de estos dulces, ya sea en su versión original de crema o sus variantes de chocolate blanco y negro, para sobrellevar la tarde. Los miguelitos están en celebraciones y en meriendas y ahora, también, se han convertido en helado.

El milagro lo ha obrado una familia heladera de Benidorm que, aunque pudiera parecer lo contrario, no tiene relación alguna con Albacete o La Roda, y mucho menos con el proceso de fabricación de los miguelitos.  Todo fue fruto de la casualidad y de un regalo. “Alguien nos trajo una caja de Miguelitos y al probarlos pensé de inmediato en hacer un helado con su sabor”, explica el maestro pastelero, Alberto Sirvent. Todo el sabor sale del paladar de este heladero que, tras probar los dulces de La Roda, creó un helado con sabor a crema pastelera al que, añadiendo otros condimentos, le sumó el hojaldre fabricado también por ellos y, ¡voilá!, ya tenían una réplica del Miguelito en versión helada.

Después de la buena acogida que tuvo el año pasado, este verano han decidido repetir y volver a venderlo. La mala noticia (para los vecinos de Albacete y el resto de la región) es que sólo se comercializa en Benidorm donde esta familia tiene un total de tres heladerías. Pero Alberto, su creador, asegura que son muchos “los manchegos” que los buscan para poder probar este helado con sabor albaceteño. De hecho, dice, “se suelen quedar muy impresionados al ver que tenemos este helado y más aún cuando lo prueban” debido al parecido del sabor.

La fórmula perfecta del helado

Lograr que el helado sepa a Miguelito requiere de un paladar preciso, para poder comparar gustos, y de una precisión casi de laboratorio para formular las partes necesarias que te lleven al sabor exacto.  Así, entre un 25 o 30 del helado en sí es saborizante, y el resto va en lácteos, grasas y proteínas que consiguen no sólo que “esté bueno” sino que se mantenga bien en vitrina sin desmontarse o perder la esencia al poco tiempo de su fabricación.

Alberto representa a la segunda generación de una familia que lleva la creación de helados hasta en el apellido. Y es que Sirvent es muy común en la localidad de Jijona donde, como dice este maestro heladero “ casi todo el mundo son heladeros y turroneros”.  De hecho su familia lleva desde los años 40 del siglo pasado dedicada a este oficio.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha