eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Belorado evoca entregas de espías y huidas por amor en el Berlín dividido

- PUBLICIDAD -
Belorado evoca entregas de espías y huidas por amor en el Berlín dividido

Belorado evoca entregas de espías y huidas por amor en el Berlín dividido

Belorado está tomado. Soldados polacos, británicos, alemanes, norteamericanos y soviéticos campan a sus anchas por esta localidad burgalesa que este fin de semana se ha trasladado a la época de la Guerra Fría para vivir intensamente el "ambiente de tensión y peligro" del Berlín dividido.

Dos recreaciones del Muro del Berlín, con el Checkpoint Charlie como principal centro de operaciones, y tres de la Segunda Guerra Mundial conforman la programación de Expohistórica.

El encuentro, con un centenar de recreadores, está permitiendo a vecinos y visitantes sentir de primera mano cómo era la vida en una de las épocas más oscuras de la reciente historia europea.

"Como si estuviesen en todo momento en el Berlín de los años 80", ha comparado hoy a Efe Francisco Prado, uno de los recreadores y coordinador de Expohistórica 2016.

Y lo primero que han podido sentir ha sido el ambiente de tensión y peligro que se vivía en la frontera, con la puesta en escena de uno de los habituales intercambios de espías.

En el Checkpoint Charlie, el puesto fronterizo más famoso del Muro, se ha escuchado el himno soviético y, a continuación, dos oficiales de la RDA han protagonizado una típica 'protestieren'.

"Con una dialéctica marxista", ha recordado Prado, los soviéticos han emitido su protesta contra el imperialismo y el capitalismo, antes de entregar el espía capturado a los británicos.

Y luego, otro salto en el tiempo, un viaje a la Normandía de 1944, tras el emblemático desembarco, para presenciar la liberación de un pueblo por las tropas norteamericanas.

Finalizadas las recreaciones, los presentes han curioseado el Checkpoint Charlie, una recreación fija de la que disfruta el Museo Internacional de Radiocomunicación "Inocencio Bocanegra".

Esta instalación cuenta con una trinchera británica de 1917, y una reciente sección alemana, y acogió en febrero una recreación de la Batalla de Verdun (Primera Guerra Mundial).

Los asistentes se han acercado a los soldados, para ver, tocar y coger sus armas, siendo las piezas auténticas de la Segunda Guerra Mundial las que más han llamado la atención, aunque sean de fogueo.

El peso de los uniformes, las partes en las que se divide y los cascos también han despertado mucha curiosidad.

Sin embargo, lo que de verdad ha levantado pasiones ha sido la colección de vehículos clásicos, de los años 70 y 80, que se encuentra expuesta en la Plaza Mayor.

Han destacado los cinco vehículos militares de la Segunda Guerra Mundial, tres norteamericanos Willis MB y dos dodge command car, así como las motos MZ de la Alemania del Este, raras de ver en España.

Las recreaciones continuarán por la tarde, con una alegoría de la historia de Polonia, un país abandonado por todos y que llegó a ser atacado al mismo tiempo por alemanes y soviéticos.

Y para mañana, Francisco Prado ha recordado que queda pendiente una recreación en el Muro de Berlín, la deserción de un soldado soviético que huirá con su novia a la Alemania Occidental.

"Huida por amor", lo llama Prado, una demostración de cuál era la realidad de la RDA y de cómo la gente buscaba cualquier recurso para huir de la Alemania del Este en busca de una vida libre.

El programa se cerrará con la rendición de Alemania en 1945, en una recreación que contará con "muchas sorpresas", ha comentado el coordinador de Expohistórica.

El encuentro de recreadores nace con voluntad de continuidad y busca colocar a Belorado como la tercera plaza fuerte del norte del país en el circuito nacional de recreaciones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha