eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Chrissie Hynde revienta los corsés del Real junto a Pretenders

- PUBLICIDAD -
Chrissie Hynde revienta los corsés del Real junto a PretendersS

Chrissie Hynde revienta los corsés del Real junto a PretendersS

No se hicieron los corsés para personalidades desbordantes como la de Chrissie Hynde, vocalista, músico y autora de un sinfín de éxitos que, al frente una vez más de sus Pretenders, ha hecho saltar esta noche los botones del Teatro Real haciéndolo menos regio pero infinitamente más divertido.

El III Universal Music Festival ha afrontado hoy con ellos su última semana de conciertos y, de no ser por el oropel que adorna las balconadas del respetable recinto que lo acoge, cualquiera habría dicho que la banda se disponía a tocar en un local del circuito "underground" londinense, con una sencilla cortina como único fondo escenográfico.

En El Real han culminado una gira española que les ha llevado previamente a Vigo, San Sebastián (donde han actuado en el marco del Jazzaldia) y el gerundés festival de Cap Roig, en su primera visita al país desde 2009, cuando realizaron también su última actuación en la capital para presentar su entonces nuevo disco, "Break Up The Concrete" (2008).

Ha sido un show de 1 hora y media larga en el que han cabido dos decenas de canciones de este grupo nacido en Hereford (Inglaterra) hace casi 40 años, con la inclusión también de algún título de la etapa en solitario de la cantante ("Down the wrong way") y sus versiones ya clásicas de The Kinks ("Stop your sobbing" y "I go to sleep").

A las 21,35 horas, solo 5 minutos después del momento señalado en las agendas, Hynde ha encarado el escenario con ese andar irrevocablemente roquero que la acompaña desde que esta fuerza de la naturaleza alumbrada en Ohio (EE.UU.) se terminara de moldear el espíritu y el flequillo bajo el influjo del punk británico, de Sex Pistols a The Clash pasando por Vivienne Westwood.

Refulgente, embutida en una chaqueta dorada que le ha durado lo mismo que la primera canción, ha irrumpido serena -chulesca incluso- junto al resto de la banda, conformada por el veterano Martin Chambers a la batería, Nick Wilkinson al bajo, Carwyn Ellis en los teclados y un James Walbourne a la guitarra que se destaca como elemento sustancial de la energía.

"Alone" (2016), su más reciente disco, ha tenido el honor de abrir el turno de canciones precisamente con el corte que le da título, seguida de "Gotta wait", dejando sentir la buena mano a las cuerdas del músico Dan Auerbach, miembro de The Black Keys, como productor.

No obstante, lejos de avasallar al público con temas nuevos, la banda ha entregado un repertorio más empeñado en bucear en álbumes seminales como "Pretenders" (1980), "Pretenders II" (1981) o "Learning to crawl" (1984).

Al sucesor de todos ellos, "Get close" (1986), pertenecía el que ha sido primer hito musical de la velada, "Don't get me wrong", que he llegado después de "Message of love".

"Kid", primer sencillo original de su carrera, ha querido Hynde dedicárselo a sus excompañeros James Honeyman-Scott y Pete Farndon, fallecidos en los años 80 por las drogas, con las mismas palabras que recitó cuando la banda ingresó en el salón de la Fama del Rock And Roll en 2005.

"No estaríamos aquí sin ellos y ellos probablemente sí lo estarían si no fuese por nosotros", ha dicho, reproduciendo una frase ya mítica a la que en su momento acompañó de una coletilla: "Así es el rock and roll".

La vista ha seguido puesta atrás en el repertorio con "Stop your sobbing", grabada antes de decidir siquiera que "The Great Pretender" de The Platters les daría nombre como grupo.

Entre medias han sonado "Talk of the Town", la citada "Down the Wrong Way" y una emocionante "Hymn to Her", tejida con los mínimos mimbres instrumentales en favor de una garganta de 65 años para la que no pasa el tiempo, ni en su solidez ni en la fuerza de sus proclamas en defensa de los animales o, como ha recordado, en contra de las corridas de toros.

Ella, la "femme fatale" en cuyos brazos cayeron rendidos Ray Davies (The Kinks) y Jim Kerr (Simple Minds), ha hecho suya también hoy a la concurrencia gracias a sus bromas y buenos gestos como dedicarle una canción a la joven que ha decidido saltarse la linealidad del Real para bailar en primera fila.

"La noche es joven", ha celebrado en sus diatribas con el público, antes de lanzar la vital "Back on the chain gang", que ha lanzado al auditorio con sus "¡uh!" y "¡ah!" a 1982, cuando la resiliencia de Pretenders fue puesta a prueba tras la muerte súbita de dos de sus fundadores y los nuevos miembros iban y venían de continuo.

Incluso el propio Chambers fue expulsado del grupo antes de su retorno definitivo ya en los 90 para grabar el último gran álbum en cifras y canciones, "Last of independents" (1994). Así parece reconocerlo también el grupo, que hoy no ha tocado casi ninguna canción posterior a ese trabajo.

De él han sonado "Night in my veins" y casi consecutivamente la enorme "I'll stand by you", con la única intercesión de otro de sus clásicos imprescindibles, "Brass in pocket", conformando probablemente el mejor segmento de la velada, rematado con una "Thumbelina" que ha sido pura apoteosis de cuerdas y percusión.

Aún quedaban por sonar "Mystery Achievement", "Middle of the road" y, ya en los bises, "I go to sleep" y "Precious", aunque a estas alturas fuese imposible borrarse de la memoria ese "estaré contigo" que, cantado por Hynde, abriga el corazón frente a cualquier inclemencia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha