eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El Zinemaldia expondrá un plan a cuatro años cuando haya estabilidad política

- PUBLICIDAD -
El Zinemaldia expondrá un plan a cuatro años cuando haya estabilidad política

El Zinemaldia expondrá un plan a cuatro años cuando haya estabilidad política

Los responsables del Festival de Cine de San Sebastián tienen un plan "a cuatro años", pero están a la espera de que llegue la "estabilidad política" para exponer a las entidades públicas esa "nueva línea", que el director del certamen, José Luis Rebordinos, no cree que pueda arrancar hasta 2018.

"Ahora hay un momento de impasse a ese nivel", señala Rebordinos en una entrevista con EFE, en la que explica que no trasladará sus planteamientos a las entidades que integran el consejo de administración del certamen -Ayuntamiento de San Sebastián, Diputación de Gipuzkoa y gobiernos vasco y central- hasta que se formen los ejecutivos de Madrid y Vitoria y ese órgano sea renovado.

Como necesitan de su aprobación para acometer esos nuevos retos, prefiere no adelantar por dónde desean "ir", pero si les dan el visto bueno trabajarán diferentes "aspectos", "sobre todo uno" que les interesa "mucho" y que no tiene que ver con la industria.

Reforzar la presencia de la industria cinematográfica en el certamen fue uno de sus empeños desde que asumió la dirección en 2011, "objetivo fundamental que se ha cumplido al cien por cien".

"Así como otras cosas no han salido, lo de la industria ha sido más rápido de lo que esperábamos. Teníamos 700 acreditados y ahora pasamos los 1.400. Se ha creado el Foro de Coproducción Europa-América Latina y se ha reforzado el departamento de industria. Ha habido una apuesta muy clara y lo difícil ya está hecho", destaca.

Se atreve incluso a decir que "la presencia de la industria en San Sebastián no tiene marcha atrás", aunque admite por otra parte que "en cinco años no se pueden hacer tantas cosas como uno cree cuando llega".

Algunas dependen más de la suerte que del esfuerzo o el presupuesto, como el número de estrellas que cada año desfilan por la alfombra roja, que en el caso de la edición que comienza el próximo 16 de septiembre, la 64, va a ser abundante, o el de quienes reciben el Premio Donostia del Festival.

Si en 2015 la edición quedó coja en nombres de relumbrón y con un único Premio Donostia, a Emily Watson, ahora el galardón acabará en las manos de Sigourney Weaver y de Ethan Hawke, al que se pretendió el año pasado, pero un retraso en la conclusión del rodaje de "Los siete magníficos" le impidió venir para ser reconocido y para inaugurar el certamen con Alejandro Amenábar y su "Regresión".

"Creo que la pareja Weaver-Hawke son de esas que nos costará mejorar. Nos costará tener a dos actores que cumplan tantos requisitos, tanto como estrellas como por su poderío intelectual y su personalidad", enfatiza.

Rebordinos insiste en que el presupuesto del Zinemaldia tiene que seguir creciendo para ser "competitivo en la maraña de festivales y programación cinematográfica del último semestre del año", obviamente por encima de los 7,7 millones de euros de este año.

Son 1,2 millones más que cuando accedió a la dirección en plena crisis, la cual se había llevado por delante algunas cosas, como una de las tres retrospectivas que se organizaban cada edición, pero que "ya no tiene sentido recuperar".

"Hubo una época en la que el certamen era conocido por sus retrospectivas, que eran buenísimas, muy superiores a las de ahora. Pero si hoy el Festival fuera reconocido por las retrospectivas, mal andaríamos. Los tiempos han cambiado, ahora en internet puedes acceder a casi todo y, aunque es bueno que siga habiendo presencia de los clásicos y relecturas, no pueden seguir siendo uno de los pilares. Hay que generar otro tipo de programaciones", asevera.

"Savage Cinema", dedicado a los deportes de acción, y "Culinary Cinema" son dos de esas nuevas secciones creadas en los últimos años por el equipo de Rebordinos, quien mantiene unas relaciones "muy buenas" con el cine español.

"Creo que pasamos por un momento espléndido. El cine español quiere estar en San Sebastián, está volcado y nos está apoyando. Este año habrá además presentaciones de preestrenos, incluso de alguna película que se está rondando", afirma.

Rebordinos dice que en estos años no solo han logrado que la industria española y vasca apuesten por el Zinemaldia: "Hemos conseguido que los grandes distribuidores internacionales entiendan que San Sebastián puede ser el mejor sitio para algunas películas", comenta.

"Que entiendan que el circuito Toronto-San Sebastián es muy bueno. Toronto como un gran mercado donde empiezan las preventas y San Sebastián donde acaban las ventas, sobre todo si la película obtiene una buena crítica o un premio", añade.

El crecimiento que ha sido "más lento" es el de la prensa extranjera que acude al certamen y, aunque está "contento" porque cuenta con la presencia de "prácticamente todos los medios especializados", entre ellos "Variety" y "The Hollywood Reporter", le gustaría que también lo cubrieran "algunos de los grandes periódicos estadounidenses, ingleses y franceses".

"Eso va a ser algo en lo que vamos a trabajar", subraya.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha