eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Sin nombre y sin sombrero: las artistas borradas de la Generación del 27

El proyecto transmedia Las Sinsombrero recupera a las mujeres eliminadas de la historia oficial de la Generación del 27

Maruja Mallo, Concha Méndez, Margarita Manso... ¿le suenan estos nombres? Compartieron influencias y amistad con Lorca, Buñuel o Dalí

"Las mujeres ya no tenemos que pedir permiso para participar, pero sí para tener poder", dice Tania Balló, una de las descubridoras

- PUBLICIDAD -
Las Sinsombrero, un proyecto transmedia de Tania Balló, Manuel Jiménez y Serrana Torres.

Las Sinsombrero, un proyecto transmedia de Tania Balló, Manuel Jiménez y Serrana Torres.

"¿Por qué no podremos ser nosotras sencillamente sin más, no tener nombre, ni tierra, no ser de nadie ni nada, ser nuestras, como son blancos los poemas y azules los lirios?", escribía Ernestina de Champourcín a Carmen Conde el verano de 1928. Probablemente no podrán citar ni una sola de las obras de estas autoras ni les pongan cara. Incluso es posible que nunca hayan escuchado sus nombres, a pesar de que los poemas de la primera, por tomarla como ejemplo, fueron incluidos en la antología de Poesía española contemporánea de Gerardo Diego de 1934 junto a otros artistas que de seguro les sonarán: Luis Cernuda, Federico García Lorca, Vicente Aleixandre o Pedro Salinas. 

Aunque es posible que aún no lo sepa, todos -ellos y ellas- son artistas de la Generación del 27. Convivieron en el espacio y en el tiempo, compartieron amistad, se influyeron mutuamente y fueron condenados al exilio. La obra de ellos volvió, se reconoció y se incluyó en los libros de texto, algo así como el instrumento de la historia oficial para perpetuarse. Los nombres de ellas siguen, 89 años después, sin formar parte de la nómina de creadores que les pertenece. Sus creaciones se borraron con disimulo de un relato histórico que Tania Balló se ha empeñado en reescribir en Las Sinsombrero.

"Para mí, Las Sinsombrero son todas las mujeres que tomaron la decisión de irrumpir en un mundo tan masculinizado como el arte y en un modelo cultural que las relegaba a la sección femenina o, como mucho, al arte para mujeres", explica la coordinadora del proyecto, una iniciativa coral de la que también forman parte Serrana Torres y Manuel Jiménez.

El término para aglutinar a todas las artistas del 27 no se lo ha inventado ella. De hecho, ya existía en la época y responde a un gesto muy simbólico de quitarse el sombrero en público que protagonizaron Maruja Mallo, Margarita Manso, Salvador Dalí y Federico García Lorca en la Puerta del Sol. "Nos apedrearon llamándonos de todo", relata la misma Mallo en unas grabaciones tras volver del exilio.

Aunque no les suene de nada, esta pintora influyó y fue influida por su compañero Dalí en la Academia de Bellas Artes de San Fernando. En el exilio se codeó con Picasso, Magritte o Miró y fue referente surrealista en Nueva York. Murió en España sin un ápice de reconocimiento, atormentada por el olvido.

Tania Balló, creadora del proyecto 'Las Sinsombrero' durante la entrevista. / Miguel Campos

Tania Balló, creadora del proyecto 'Las Sinsombrero' durante la entrevista. / Miguel Campos

Posiblemente en todos los momentos de su vida las artistas fueron muy conscientes de que la permanencia de su legado artístico iba a ser complicada. "Cada vez que pienso en una autobiografía tengo una sensación muy rara [...] porque cada vez que me pongo seria, siento que me sale bigote y me digo: ¡qué barbaridad!", solía decir la editora Concha Méndez, pareja de Luis Buñuel durante siete años.

Apenas las recuerdan tampoco sus propios compañeros de generación. "En esa sociedad machista donde las mujeres estaban predestinadas a ser madres, esposas y beatas, los hombres se enfrentan a un grupo de artistas que no piden permiso, que están dispuestas al trato del tu a tu. Ellos las aceptan pero no las recuerdan, y no porque no sepan sus nombres", afirma Balló tras empollarse las biografías de diez esas diez mujeres. Solo conocerlas en detalle le ha llevado siete años. "Son todas las que están, pero no están todas las que son", recalca.

"No supe verlas hasta que me las señalaron"

La semilla de tan titánica tarea está en Lorca y el mundo gay, una obra del biógrafo oficial del poeta en la que se mencionan repetidamente varios nombres de mujeres. Y entonces algo hizo click: "No nos habíamos fijado en algo tan obvio como que en la lista de artistas de la generación del 27 no había ni una sola mujer". A partir de ahí, reconoce Balló, aprendió a mirar. "Se dieron una serie de casualidades. Tal vez lo tuve toda la vida delante pero no supe verlo hasta que me lo señalaron".

Precisamente uno de los objetivos del proyecto transmedia, que incluye también un documental, es la entrada de  Las Sinsombrero en las aulas. "Es la parte más ambiciosa, la más difícil", incluso para las artistas actuales cuya proyección pública (y en los libros) es mucho menor. "Las mujeres ya no tenemos que pedir permiso por participar, pero sí para tener poder. Ya es hora de dejar de utilizar el falaz argumento de la calidad para explicar la menor presencia de las artistas en la cúpula", indica Balló.

La autora evita ponerse catártica, pero de algún modo descubrir a Las Sinsombrero le ha reconciliado con la historia y sobre todo con su propia memoria. "He aprendido a tener una inmensa paciencia y descubierto que todas las historias tienen su momento. Para este momento hubo que esperar siete años". Porque si largo ha sido el olvido, pausada tenía que ser la recuperación.

'Las Sinsombrero' son Ernestina de Champourcín, María Teresa León, Concha Méndez, Maruja Mallo, María Zambrano, Rosa Chacel, Josefina de la Torre y Marga Gil Roësset.  Aquí puedes consultar una pequeña biografía de cada una de ellas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha