eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Desarrolladores mexicanos buscan una legislación nacional para uso de drones

- PUBLICIDAD -
Desarrolladores mexicanos buscan una legislación nacional para uso de drones

Desarrolladores mexicanos buscan una legislación nacional para uso de drones

Manipular un dron puede ser una experiencia tan placentera como poder volar, o tan peligrosa como para herir de gravedad a una persona, ya que en México no existe una legislación que regule el uso de esta tecnología ni que obligue a los usuarios a tener una capacitación mínima.

"No hay una regulación, ni una ley como tal", dijo hoy a Efe el presidente de la Asociación Mexicana de Drones, Edwin Gómez Torres, entrevistado en Guadalajara, en el occidental estado de Jalisco, donde se desarrolla el primer festival de drones del país.

Este joven especialista en drones refiere que, hasta ahora, la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT), mediante la Dirección General de Aeronáutica Civil, solo había emitido en abril pasado un documento con recomendaciones para quienes usan esta tecnología.

Se trata de la "circular obligatoria" AV 23/10 R2 para operar sistemas de aeronaves pilotadas a distancia, más conocidas como drones, que ofrece ciertos lineamientos a los pilotos, pero que no incluye sanciones u obligaciones.

Las recomendaciones son "muy básicas", agrega. Van desde evitar volar los drones a más de 120 metros para no interferir con el tráfico aéreo comercial a no utilizarlos de noche.

También impide que uno de tamaño grande pase sobre un grupo de personas o, en su caso, suelte objetos.

"Cuestiones de sentido común, pero que a veces se pierden", dijo a Efe el presidente de México Drone Fest, Alfonso Bravo, que se llevó a cabo este fin de semana, en donde profesionales y público en general pudieron volar su primer dron y conocer sus usos.

Explicó que esta tecnología es nueva en México y América Latina, donde estas aeronaves son utilizadas en eventos masivos, manifestaciones, fiestas o como mera diversión en los llamados "drone parks", lugares abiertos donde los aficionados a esta tecnología se reúnen para competir.

El acceso a estos equipos es cada vez más fácil, señalan Gómez Torres y Bravo.

Casi cualquier persona puede comprarlos en algún supermercado a precios que van desde los 750 pesos (43,15 dólares) hasta los 10.000 pesos (unos 575 dólares) para uso recreativo, aunque los más profesionales y complejos pueden tener un costo de hasta 63.000 euros (69,263 dólares).

Es por eso que la Asociación Mexicana de Drones, junto con autoridades estatales, buscan impulsar una ley "integral" en Jalisco y luego a escala nacional, para regular estas prácticas y, de paso, tener un censo de quiénes cuentan con estos equipos y el tipo de capacitación que tienen.

"Estamos en charlas con la Secretaría de Innovación de Jalisco para implementar la regulación en el estado y que se tome como un ejemplo para una normativa a nivel estatal", dice Gómez Torres.

"Es importante que se regule y es importante que se castigue a quien está haciendo mal uso", afirmó Bravo, para quien esta ley debe ser "integral".

Es decir, no debe obstaculizar "la investigación y desarrollo de toda la industria del dron, que está generando soluciones y está creciendo".

Y es que los drones pueden ser aplicados en la investigación para mejorar procesos en pesca, agricultura, urgencias médicas o en mediciones topográficas.

También pueden ayudar a los emprendedores a generar productos innovadores de acuerdo con las necesidades de las empresas.

Este festival realizado en Guadalajara pretende que la gente conozca todas esas aplicaciones, incluso como entretenimiento al permitir que los niños vuelen pequeños drones de juguete, y reuniendo a algunos de los mejores pilotos para que compartan sus conocimientos.

El piloto australiano Chad Nowak, considerado el número uno del mundo, comenta a Efe que lo mejor de volar drones es la sensación de libertad que le da ver el mundo desde la altura que alcanza la pequeña aeronave conectada de manera remota con unos googles (un sistema de gafas de realidad virtual) especiales. Casi como si volara.

Nowak considera esta actividad como un deporte, que sin embargo, debe ser tomado con "seriedad y responsabilidad".

"Me gusta la idea de que más personas tengan acceso a volar drones. Pueden ser utilizados para cosas negativas, pero nunca se tiene algo bueno, sin tener algo malo", afirma.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha