eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Despliegan sismómetros en el mar de Alborán para estudiar una falla submarina

- PUBLICIDAD -
Despliegan sismómetros en el mar de Alborán para estudiar una falla submarina

Despliegan sismómetros en el mar de Alborán para estudiar una falla submarina

Investigadores del Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) de Barcelona desplegarán una red de sismómetros submarinos para registrar durante tres meses la sismicidad de la falla submarina de Al Idrissi, causante del terremoto más grande de la época moderna en el mar de Alborán.

Los científicos también cartografiarán los cambios ocurridos en la falla causados por el seísmo que la noche del pasado 25 de enero de 2016, con una magnitud de 6,4 con epicentro al sur del Mar de Alborán, sacudió el norte de la costa de Marruecos, a 42 km de Alhucemas, afectando seriamente a la ciudad de Melilla y a varias localidades del sur de la Península Ibérica.

El terremoto, el más grande de los registrados en el mar de Alborán, estuvo precedido el día 21 de enero por un terremoto de magnitud 5,1 en la misma zona epicentral, y fue seguido por una serie de fuertes réplicas.

Según ha informado el ICM-CSIC, todas estas observaciones en conjunto parecen indicar que el terremoto ha podido romper segmentos de falla adyacentes y, por tanto, no es descartable que se pueda producir una rotura aún mayor en el futuro.

La estructura generadora de este sismo es la falla de Al Idrissi, conocida por los científicos del grupo "Barcelona Centre of Subsurface Imaging" (B-CSI) del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC.

Desde hace más de seis años, el equipo dirigido por Eulalia Gracia Mont ha cartografiado y caracterizado la falla Al Idrissi, que está formada por tres segmentos y es una estructura tectónica activa de desplazamiento horizontal y más de 100 kilómetros de longitud, localizada en la parte central del Mar de Alborán.

El sismo de magnitud 6,4 se generó en la intersección de los segmentos más meridionales, propagándose principalmente hacia el Sur.

Además, la región del norte de Marruecos ya ha sido testigo de grandes terremotos recientes, como los sismos de Alhucemas de 1994 y 2004, este último causante de 629 víctimas y de dejar a más de 15.000 personas sin hogar.

Según los científicos del CSIC, actualmente la monitorización de la sismicidad con estaciones sísmicas terrestres cercanas a la zona no es óptima, ya que los epicentros ocurren en el mar.

Para ello es necesario desplegar sismómetros de fondo marino para seguir la evolución de la sismicidad e identificar con precisión qué segmentos de la falla o fallas se han roto durante el terremoto.

Con este objetivo, un equipo del "Barcelona Centre of Subsurface Imaging" (B-CSI) del ICM-CSIC zarpó el pasado domingo desde Vigo (Pontevedra) hasta la zona del epicentro a bordo del buque del CSIC "Sarmiento de Gamboa".

El equipo está liderado por César R. Ranero y cuenta con colaboradores del centro IFM-GEOMAR (Alemania), del Instituto de Ciencias de la Tierra "Jaume Almera" (CSIC) y de la Universidad Mohamed V (Marruecos) .

Los científicos desplegarán una red de diez sismómetros submarinos, que registrarán durante tres meses la sismicidad de la zona y proporcionarán información sobre la estructura superficial y profunda de la falla, así como la geometría de la estructura causante de estos seísmos.

A finales de diciembre zarparán de nuevo, con el buque oceanográfico "Ángeles Alvariño" del Instituto Español de Oceanografía, para recoger los instrumentos con los datos registrados.

También obtendrán una cartografía de detalle de la falla utilizando las ecosondas multihaz del barco, que será de utilidad para comparar el relevo anterior y posterior al terremoto y analizar así los posibles cambios del relieve del fondo marino.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha