eldiario.es

Menú

Quadern de Palestina (III)

Enric Bataller (al centre) amb l'oncle (esquerra) i el pare d'Ahed Tamimi (dreta)

Arribem de vesprada a Nabi Saleh, un poblet palestí d'uns 600 habitants, proper a Ramalla, la capital administrativa. Són solament 20 kilòmetres què ens han costat vora mitja hora de trajecte en un taxi què ens ha portat per una carretera plena de corbes i guals fins a enllaçar amb la ruta israeliana, ampla i perfectament mantinguda.

El poble es troba escampat damunt d'una muntanyeta, conformat per cases molt senzilles i separades unes d'altres. Cel gris, fa vent i cau una pluja molt fina. El taxista va preguntant fins arribar a la casa que busquem, una construcció d'una sola planta amb un tros de terreny al davant. A la porta està el seu amo, Bassem Tamimi, amb el gest seriós. Hem vingut a veure al pare d'Ahed Tamimi, la xiqueta de 16 anys que s'ha convertit en icona mundial de la jove resistència a l'ocupació, en donar-li una bufetada a un soldat israelià que havia entrat en la seua casa després de ferir molt greument un cossí seu de 14 anys.

Ahed no està ací, sinó a la presó d'Ofer, on ella i la seua mare es troben tancades a l'espera de la sentència del judici al qual acaben d'estar sotmeses per la jurisdicció militar israeliana. Un país curiós, perquè els colons israelians que han comés el mateix fet que Ahed són jutjats per tribunals civils i solament condemnats a uns pocs dies de privació de llibertat. Però Ahed és palestina dels territoris ocupats i, tot i ser menor d'edat i estar emparada pels convenis internacionals, s'enfronta a la possibilitat d'una dura condemna amb poques vies d'apel·lació.

Seguir leyendo »

Quadern de Palestina (II)

Imagen del muro en la ciudad palestina de Qalqilia

Cal una hora i mitja en automòbil per recórrer els 40 kilòmetres que separen Qalqilia del nostre allotjament. El viatge ha discurrit per una carretera on no pot entrar la policia palestiniana, i on ens hem d’aturar en alguns controls instal·lats per l’exèrcit israelià.

En eixir de Ramalla, tancaments de fil-en-pua i torres de control i, a l’esquerra, el gran assentament israelià de Beit El, què inclou també una base militar. Les colònies van construint-se a les zones més altes, per vigilar millor a la població local. A una vora i altra de la carretera tenim el contrast entre la vida còmoda dels colons i l’existència dels palestinians, molt més humil i entrebancada per les dificultats quotidianes que imposa l’ocupació, com per exemple la necessitat ineludible d’acaparar aigua en bidons per als moments de sequera.

Continuem viatge travessant terra farcida de bancals què sostenen oliveres, el símbol de Palestina, d’una gent que s’ha treballat dur la muntanya per traure-li el suc, explotant també les pedreres que sovintegen pel camí i què donen un material blanc i d’aparença arenisca què s’exporta als païssos del Golf Pèrsic i a Xina.

Seguir leyendo »

Adiós a un gran amigo y a un gran empresario

Desde aquí mi adiós a Paco Pons, una gran persona, un gran empresario, un gran fabricante y un gran amigo. Un hombre con unos valores ejemplares y una personalidad honesta y humilde; con una actitud emprendedora y un compromiso con su tierra tan evidente y marcado que hacen de él uno de los pilares de la vertebración empresarial de la Comunidad Valenciana.

Durante más de treinta años he tenido el honor de compartir su amistad, proyectos y reflexiones. Durante todo este tiempo he podido apreciar el valor de su talento como empresario, su capacidad de trabajo y la humildad con la que siempre afrontó todas las situaciones. 

Para mí, Paco Pons siempre ha sido un referente, como persona y como empresario, que me ha acompañado en muchas de mis decisiones y proyectos. Solíamos pasear por nuestra ciudad de Valencia y nuestras caminatas daban pie a grandes conversaciones honestas en las que Paco siempre aportaba una reflexión que me hacía ver, desde otro punto de vista, mi planteamiento inicial. Esa valentía, esa capacidad de compartir sus convicciones y su experiencia sin pedir nada a cambio, es algo que siempre tendré en cuenta, porque sé que él se sentiría también muy orgulloso de continuar trasmitiendo su conocimiento y sus lecciones empresariales a las nuevas generaciones de emprendedores, tal como ha estado haciendo durante muchos años en EDEM.

Seguir leyendo »

La política de la corrupció: la trampa com a sistema

Mariano Rajoy amb la direcció del PP el febrer del 2009, quan va assegurar que Gürtel era una conspiració contra el PP.

No és el mateix la corrupció de la política que la política de la corrupció. Si bé la primera és condició necessària de la segona, hi ha una important diferència entre la possibilitat que sorgisquen casos més o menys aïllats de corrupció en l'actuació d'un partit o en la gestió d'una institució i la comprovació que funciona “la corrupció com a instrument d'hegemonia política”. Això últim és el que apuntaven el 2011 J. Antonio Piqueras, Francesc. A. Martínez, Antonio Laguna i Antonio Alaminos en un llibre titulat El secuestro de la democracia: Corrupción y dominación en la España actual.

El PP valencià, sostenien els autors, havia organitzat un autèntic segrest de la democràcia en crear una “estructura corrupta-clientelar” que tendia a “constituir-se en sistema” amb l'objectiu de revestir-se “dels atributs d'un partit hegemònic que, conservant les normes democràtiques, impossibilitava de facto la competència en igualtat de condicions”.

Del Castelló de Carlos Fabra a l'Alacant de José Joaquín Ripoll, passant per la València de Francisco Camps, Rafael Blasco o Juan Cotino, el diagnòstic era esbossat en ple deliri triomfalista d'una dreta que encadenava cridaners escàndols de corrupció amb aclaparadores majories electorals. Per això aquell diagnòstic alertava que les regles del sistema competitiu havien sigut alterades amb el perill que “la democràcia quedara segrestada per qui ocupa el poder”.

Seguir leyendo »

Quadern de Palestina

Reunió dels diputats de l'Intergrup amb el governador de Qalqilia

Acabe d'arribar per primera vegada a Palestina, un país del qual creia que sabia molt però que m'està fent pensar que realment hi sóc encara un ignorant. El conflicte entre israelians i palestins està a la meua retina, des dels boirosos records infantils de la Guerra del Yom Kippur en telediaris en blanc i negre. Al llarg dels anys, la gent de la meua generació ens hem acostumat a imatges repetides de violència, bel·licisme, destrucció de vides i béns. Però al darrere, hi ha una societat civil què vol viure en pau i llibertat, i que necessita desenvolupar-se amb l'ajut imprescindible de la cooperació i solidaritat internacionals.

En representació de Compromís, forme part de la dotzena de membres del Congrés espanyol que venim a conéixer directament la situació actual de Palestina, precisament en un moment en què Donald Trump acaba de fer un altre pas contra els desitjos mundials de concòrdia, ara anunciant el trasllat de la seua ambaixada a Jerusalem.

Els problemes d'Israel i Palestina no són els propis de dos estats veïns enfrontats, sinó més bé els derivats d'una situació colonial que recorda l'apartheid de Sud-àfrica, què es basava en la compartimentació i segregació de la població autòctona fins a extrems inviables per a una subsistència digna. Una situació que hem confirmat a la nostra primera parada ahir a la ciutat de Qalqilia, cercada pel mur de la vergonya.

Seguir leyendo »

La política de la corrupción: la trampa como sistema

El líder del PP, Mariano Rajoy (c), durante la rueda de prensa que ofreció en febrero de 2009 tras la reunión del Comité Ejecutivo Nacional de su partido convocado con carácter de urgencia para analizar la situación derivada de la investigación del juez Baltasar Garzón en una supuesta trama de corrupción.

No es lo mismo la corrupción de la política que la política de la corrupción. Si bien la primera es condición necesaria de la segunda, hay una importante diferencia entre la posibilidad de que surjan casos más o menos aislados de corrupción en la actuación de un partido o en la gestión de una institución y la comprobación de que funciona “la corrupción como instrumento de hegemonía política”. Esto último es lo que apuntaban en 2011 J. Antonio Piqueras, Francesc. A. Martínez, Antonio Laguna y Antonio Alaminos en un libro titulado El secuestro de la democracia: Corrupción y dominación política en la España actual.

El PP valenciano, sostenían los autores, había organizado un auténtico secuestro de la democracia al crear una “estructura corrupta-clientelar” que tendía a “constituirse en sistema” con el objetivo de revestirse “de los atributos de un partido hegemónico que, conservando las normas democráticas, imposibilitaba de facto la competencia en igualdad de condiciones”.

Desde el Castellón de Carlos Fabra al Alicante de José Joaquín Ripoll, pasando por la Valencia de Francisco Camps, Rafael Blasco o Juan Cotino, el diagnóstico era esbozado en pleno delirio triunfalista de una derecha que encadenaba llamativos escándalos de corrupción con apabullantes mayorías electorales. Por eso ese diagnóstico alertaba de que las reglas del sistema competitivo habían sido alteradas con el peligro de que “la democracia quedara secuestrada por quien ocupa el poder”.

Seguir leyendo »

El legado de Paco Pons

Francisco Pons nos dejaba la madrugada del pasado sábado como era él: de forma discreta, sin estridencias, pero con un legado que esperemos que sepamos conservar y enriquecer.

Paco Pons fue un gran empresario, ejemplar, hecho a sí mismo, con una dedicación hacia la sociedad que nos sirve de guía a muchos de los que estábamos a su alrededor y que seguimos su senda.

Fundador del movimiento cooperativista en la Comunidad Valenciana, desde su Beniparrell natal, en ámbitos tan diversos como la agroalimentación, la educación o el sector financiero, se le quedaban cortas las veinticuatro horas que tiene el día.

Seguir leyendo »

Ser mujer no te hace feminista

No todo lo que hace una mujer es feminista. Parece obvio, pero es importante recordarlo en un momento en el que el relativismo nos ha enseñado que todo vale. Podemos consumir feminismo a nuestro gusto y convertirlo en lo que queramos que sea. La cosificación se vende como el nuevo empoderamiento y lo feminista es que cada una haga lo que quiera. Esta libertad de acción está muy bien y es un gran avance, pero no nos engañemos, el feminismo no va de la libre elección, sino de la liberación de la mujer y de la igualdad de género.

Se aplaude que las candidatas a Miss Perú denuncien la violencia de género durante una de las pruebas del concurso de belleza o que una presentadora dé las campanadas casi desnuda al lado de un señor perfectamente vestido, pero ¿es esto feminista, tal y como defienden, solo porque lo han hecho libremente?

En primer lugar, podríamos discutir que exista esa libertad de elección porque, parafraseando a Karl Marx, las personas tienen su historia, pero no lo hacen como quieren, ni la crean bajo circunstancias elegidas por sí mismas, sino bajo las circunstancias que se encuentran. Las decisiones que tomamos están influidas por nuestro entorno y limitadas por las desigualdades existentes en la sociedad. ¿Es totalmente libre una mujer cuando decide someterse a una liposucción para ajustarse a los cánones de belleza?

Seguir leyendo »

Dejen ya el Monopoly

La temeraria y prolongada alianza entre las finanzas y el ladrillo ha tenido en España consecuencias devastadoras que, de una forma u otra, acabamos pagando las gentes de a pie.

Pagamos el vergonzoso episodio de un rescate bancario que ha costado, al menos oficialmente,  a la Hacienda pública -la de todos- setenta y siete mil millones de euros. Pero también las consecuencias, en forma de recortes en servicios públicos, de la atención preferente a la deuda pública y de la crisis recaudatoria derivada del alto desempleo, trabajo precario y bajo consumo interno. Los efectos de esta situación han arruinado el presente y comprometido el futuro de millones de personas que se creían seguras en el espejismo de las “clases medias”.

El pinchazo de la burbuja inmobiliaria ha dado lugar además a una insostenible paradoja. Mientras el parque de viviendas vacías en España ronda los dos millones de unidades, más de 300.000 de ellas en la Comunidad Valenciana, la alarmante cifra de desahucios sigue siendo un síntoma de que algo falla en el sistema en lo que al derecho a una vivienda digna se refiere.

Seguir leyendo »

María Rivas, Llíria y el tiempo de los sueños

Ha pasado mucho tiempo desde entonces. Ya sé que los recuerdos mienten. Lo decía mi querido José Manuel Caballero Bonald y tenía toda la razón. El pasado es una laguna con el fondo incógnito de las arenas movedizas. Por eso a mucha gente le chifla la nostalgia, ese celofán que envuelve en reflejos de colores el blanco y negro de un tiempo sometido a la devastación. Y a pesar de eso, hoy quiero escarbar -lejos del furor cínico y tramposo de muchas crónicas de actualidad- en lo que fueron aquellos años de aprendizaje por las calles de Llíria, en la comarca del Camp de Túria, un pueblo que no es el mío, pero como si lo fuera. Allí viví precisamente ese tiempo que vamos construyendo a medias con la realidad y con la imaginación. Allí trabajaba por la noche en el horno de mis padres y durante el día estudiaba el bachillerato en la Academia Edeta. Dormía a ratos sueltos, que es una manera de dormir como otra cualquiera, sólo que con los relojes cambiados de hora. Teníamos doce o trece años, que es lo mismo que no tener nada, si acaso sólo dos o tres versos dedicados en una canción de Cliff Richard o el Dúo Dinámico.

En la Academia Edeta nos daba clase de literatura María Rivas. Ahí está ella, en la fotografía, con una clase que no era la mía y con sus colegas Miguel Bañuls, Augusto Roca y José Jordán. También nos daba latín y de vez en cuando matemáticas. Pero yo la recuerdo principalmente por las clases de literatura. Y no por los libros o los autores que formaran parte del programa, que imagino que no sería una lista muy larga, sino porque lo que más hacíamos era escribir redacciones, contar historias que luego leíamos puestos en corro en medio del aula. Al menos eso es lo que recuerdo y posiblemente mis colegas de curso lo recuerden de otra manera. Pero es seguro que quien sigue ocupando el mismo lugar en ese recorrido por la memoria de aquellos años es ella, la señorita Rivas. Tenía genio, mucho genio, venía de Cataluña (entonces Catalunya se escribía con ñ), había sido discípula de Vicens Vives y nos hacía leer los poemas de Bécquer sin que sonaran a musiquita sonajero, que es como siempre se ha enseñado a Bécquer en las malas clases de literatura: las golondrinas colgadas de un balcón, el arpa cubierta de polvo, la soledad de los muertos, poesía eres tú y arreando que es gerundio.

Un día nos dijo que en Llíria teníamos un escritor importante. El nombre nos sonaba a chino. Además, era imposible de pronunciar: George H. White. Nada menos que George H. White. Lo que se me quedó no fue el nombre sino el runrún del cerebro pensando en la imagen de un escritor. Un marciano o algo parecido. Un día vi a Pascual Enguídanos en la esquina de una calle y me pareció una persona normal y corriente, pero cuando pensaba que su nombre de escritor era George H. White me lo imaginaba como un extraterrestre que había viajado a la Tierra desde alguna lejanísima Galaxia de nombre igual de impronunciable. Poco después ya empecé a leer sus novelas, aquellas pequeñas novelas del Oeste, del FBI, y sobre todo las de Ciencia-Ficción, un género en que era un auténtico maestro. Tantos años después aún sigo leyendo esas novelas. Fue en sus páginas donde mucha gente nos iniciamos en la lectura. En las casas sin libros como la mía, los únicos que había eran los que cambiábamos en el mercado de los jueves, esas novelitas llamadas de “a duro” porque era eso lo que costaban en los quioscos. Gracias a las clases de María Rivas, y a aquellas primeras redacciones leídas en corro, me aficioné a la lectura y mucho después a escribir los primeros poemas y relatos. Hace unas horas volvía a los poemas de Bécquer (en la edición de Francisco López Estrada y Mª Teresa López García-Berdoy) y se mezclaron con sus “rimas” los años aquellos en que todo era como si nada. Y se me ocurrió que a lo mejor estaría bien escapar del agujero negro de los telediarios y contar, con la brevedad y la torpeza de un escurridizo apresuramiento, la historia de una infancia que fue aprendiendo lo que era la vida sin saber que la vida es algo con lo que no se pueden gastar bromas, como nos recordaría poco tiempo después el poeta Gil de Biedma.

Seguir leyendo »