eldiario.es

Menú

Ante notario

Dice el señor Rajoy que la próxima legislatura habrá una nueva financiación autonómica. Y la señora Bonig, ahora, después de que su partido haya doblado la cerviz durante años y años,  se muestra reivindicativa. Y la verdad es que uno, a estas alturas de la película,  está ya más que harto de las mentiras, de las poses, de los golpes en el pecho, de la mano en la frente, del “postureo” en definitiva de aquellos que dicen ser nuestros representantes.

Es por ello por lo que creo que ha llegado el momento de exigir que aquellos que quieran ser representantes en el parlamento español de nosotros, los valencianos, firmen un compromiso ante Notario. O no. Pero que se mojen en uno u otro sentido. Y el compromiso es muy sencillo; los y las aspirantes a diputados o diputadas elegidos por la Comunidad Valenciana se comprometerían a no aprobar nunca con sus votos unos Presupuestos Generales del Estado, gobernase el partido o la coalición que gobernase, en tanto en cuanto no haya sido aprobada una nueva financiación autonómica que ponga fin a la discriminación brutal que padecemos los valencianos. En definitiva, se comprometerían, nada más y nada menos, y es triste que esto suponga una novedad y sea casi revolucionario, a defender a los ciudadanos y a la circunscripción que los ha elegido: las provincias de la Comunidad Valenciana. Serían diputados y diputadas valencianas y no de tal o cual partido. Y comprobaríamos todos, viendo que candidatos de tal o cual partido firman o no firman dicho compromiso ante el Notario, quién está dispuesto a ser nuestro representante y quién se limitará a obedecer sumisamente a su partido.

Lo siento, pero la Comunidad Valenciana no puede, no podemos aguantar mucho más. Son 1.500 millones al año de infrafinanciación. Y llevamos décadas. Y no podemos seguir aguantando que, además de ser más pobres que la media, nuestra Sanidad y nuestra Educación, nuestras infraestructuras y nuestros servicios sociales, se sitúen sistemáticamente a la cola de España. Basta ya. Se acabó. Se trata simplemente de ser como los demás, de no hacer el canelo.

Seguir leyendo »

El espectáculo debe continuar

El otro día acudí a un espectáculo de Xavi Castillo preguntándome si el humorista encontraría, ahora que las principales dianas de sus ácidas críticas han caído, temas consistentes de chanza. Y sí, entre los coletazos de las cagadas pasadas y algunas de nueva incorporación el corrosivo alcoyano supo mantener bien alto el pabellón de las carcajadas. Si abres una mañana cualquiera un periódico, averiguas por qué: continúan los ecos de las corrupciones y los desmanes del pasado reciente, con Cotino y las adjudicaciones a su familia de residencias de tercera edad; nuevos imputados del PP en la Púnica y el caso Puerto; el juicio de la Gürtel salpicando a Camps; la Comisión parlamentaria que por fin investiga el accidente de metro con el vergonzoso voto en contra del grupo popular; la Generalitat que tuvo que indemnizar a la Volvo Ocean Race con 6,7 millones de euros…

Y a pesar de este panorama, vemos cómo en el PP nada cambia, pues su presidenta, Isabel Bonig, lejos de hacer examen de conciencia, reconocer faltas y emprender el camino de renovación que los ciudadanos exigen, ha hecho unas declaraciones que abundan en rancios estereotipos. La cosa prometía, con Bonig afirmando que los populares “han perdido el alma, los principios y los valores”, pero la niebla de una posible autocrítica seria en seguida se disipó, ya que en ningún momento mencionó la presidenta popular los casos de corrupción y achacó las causas de los errores cometidos al desgaste de “gestionar” durante tantos años.

Bonig prometió una “nueva era” pero atacó al nuevo Consell con los argumentos de siempre: el pro catalanismo independentista que para ella supone la política lingüística y el reclamar una financiación más justa. Criticar este último aspecto, que calificó como sumarse al “Madrid nos roba”, supone una torpeza considerable, pues todos los actores políticos, económicos y sociales, incluso su propio partido, coinciden en la necesidad de que la Comunidad reciba unos ingresos adaptados a su peso y situación real.

Seguir leyendo »

La que se avecina

En el Programa de Estabilidad 2015-2018 que el gobierno del señor Rajoy envió a Bruselas hace unos meses se contemplaba, en los compromisos macroeconómicos tomados, que el porcentaje del peso en relación al PIB de la Educación pasase del 4 % actual al 3, 7 % en el 2018. En cuanto a Sanidad se avanza una evolución descendente que lleve del 6 % actual en relación al PIB al 5,3 % en el 2018.

Si nos centramos en Educación, se ha pasado en el periodo del 2012 al 2015 del 4,3 % al 4 % en relación al PIB. Y se desciende, insistimos, al 3,7 % en el 2018.   Estas cifras son todavía más relevantes si tenemos en cuenta que la media de la UE de los 27 se sitúa en cuanto a inversión en Educación en el 5,5 % del PIB. Y todavía más si resulta que la admirada Finlandia supera el 7 % del Producto Interior Bruto dedicado a temas educativos. Además, conviene señalar que con el brutal recorte perpetrado por el gobierno del señor Rajoy, y con el diseñado, España dedicará a Educación un porcentaje inferior del PIB que por ejemplo Níger, y que en Europa sólo los países bálticos y Rumanía estarán por debajo de nosotros. Pura Marca España de los patriotas de hojalata con pulseritas rojigualdas.

Ante esto, y más todavía en estos tiempos de humo y furia, conviene estar muy atento a lo que dicen las diversas fuerzas políticas. Lo que diga el PP, y sus promesas de legislatura “social”, es irrelevante, teniendo en cuenta las actuaciones pasadas, presentes y de diseño futuro de ese partido, a no ser para corroborar una vez más el rostro de cemento armado del que gozan sus dirigentes. Así por ejemplo, las medidas que está adoptando el nuevo Ministro de Educación, en el sentido de aumentar las partidas presupuestarias dedicadas a becas o derogar esa medida que impedía sustituir profesores antes de los 10 días de baja, no pueden ser tomadas en serio. Tendrán el límite de tres meses. Después se volverá a lo que se daba. Recordemos que el gasto debe disminuir todavía más según lo enviado a Bruselas. También resulta interesante fijarse en lo que dicen los diversos partidos. Así, Ciutadans, en la presentación que hizo hace un par de meses de su programa educativo no dijo una palabra de esa realidad, de inversiones y de recursos. De hecho, el programa educativo del partido del señor Rivera, una mezcla de generalidades infantiloides y de apelaciones al populismo trash o populismo basura, ha obviado cuidadosamente el tema. Y en Sanidad, donde tampoco dicen nada de cifras,  contemplan la posibilidad de copago y por supuesto la limitación de atención a los extranjeros en situación irregular. Nada extraño en un partido que cada día oculta peor su neoliberalismo cool, y que en la Comunidad Valenciana parece empeñado en revivir a toda costa al PP en base a su propia inanidad.

Seguir leyendo »

¿Y si dejáramos el turismo un poco en paz?

Turistas en la Plaza de la Reina de Valencia.

El primer teniente de alcalde y responsable del Área de Desarrollo Económico Sostenible, Joan Calabuig, declara que “la acción turística va a ser un eje central de la estrategia económica de Valencia, con el objetivo de mejorar nuestro posicionamiento como destino” y el flamante nuevo director de la Fundación Turismo Valencia Valencia Convention Bureau, el prestigioso Antonio Bernabé aboga por “elevar los flujos para que vengan cada vez más turistas, alargando la estancia e incrementando el gasto por turistas”.

Una “política pública” necesariamente se deriva de la detección de un problema o una oportunidad que se considera que puede ser abordada adecuadamente de manera colectiva. En la exposición de motivos del primer decreto para la promoción del turismo en España, de 1905, el Conde de Romanones afirmaba. Consta que Suiza e Italia, que han favorecido esta corriente de excursionistas extranjeros, obtienen ingresos por valor de unos 200 millones de francos al año... Reúne España condiciones análogas a Suiza e Italia, así por su topografía y clima cuanto por los monumentos artísticos y la riqueza de recuerdos históricos, sin embargo, estas incursiones de extranjeros no han logrado la debida importancia a, a causa sin duda, de incurias y apatías lamentables, hijas de nuestro carácter nacional. En el diagnóstico previo se consideraba que las debilidades del destino consistían en la deficiencia de sus comunicaciones terrestres, el excesivo calor y sol en algunas estaciones del año, la pesada comida local, la generalizada falta de aseo y limpieza y las noticias de atentados e inestabilidad que llegan hasta el exterior-

Ciento diez años después, aunque el calor siga siendo el mismo, constatamos que la incuria. la apatía y el aseo han mejorado y parece que, mediante la ayuda de las políticas turísticas (y alguna contribución de la esferificación de Ferràn Adrià para el problema de la pesadez de la comida local) hemos superado esas debilidades y en 2015 el World Economic Forum considera que España es el destino turístico más competitivo del mundo. Creo que no podemos reportar otra historia con mayor éxito y hoy podemos decir que la política turística española es una de las políticas que, madurando desde finales de los años 50, ha contado con un infrecuente grado de consenso político, que ha sido claramente innovadora y que ha dispuesto de un sofisticado soporte de información (a través de la operaciones estadísticas del INE y de las encuestas del IET), inteligencia y excelente capital humano. Hoy en día tanto los actores público como privados españoles son de los más cualificados a nivel global y explican el éxito de la industria turística española en el resto del mundo, así como la capacidad de atracción y atención que nuestros agentes públicos y centros de formación en turismo generan a nivel mundial.

Seguir leyendo »

La Ciudad de la Luz como paradigma del despilfarro

Francisco Camps y Gerard Depardieu durante el rodaje de Asterix en los Juegos Olímpicos, en 2006.

El genial Luis García Berlanga soñó con la construcción de unos estudios y una escuela de cine que sentaran las bases de esta industria en España. Decía otro genio –ahora, Goya- que el sueño de la razón produce monstruos. Y no se equivocaba el aragonés, puesto que una idea brillante como la de Berlanga se convirtió en una espantosa ruina de la mano del PP valenciano y su capitalismo de amiguetes. Se llamó La Ciudad de la Luz.

Sí. Cuando se utiliza la legítima retórica liberal para acabar impulsando obras faraónicas que no van a generar el deseado retorno, se pervierte cualquier virtud que queramos asignar a la economía de mercado: equidad, crecimiento…

En definitiva, si Alfonso Guerra se jactaba de haberse cargado a Montesquieu, el PP valenciano puede adjudicarse la amputación de la mano invisible que preconizó Adam Smith.

Seguir leyendo »

Podemos: ¿en caída?

Vaya por delante todo mi reconocimiento a la excepcional obra de ingeniería política diseñada y puesta en práctica por parte de los ideólogos de la marca política PODEMOS. Pero el reconocimiento no es sinónimo de coincidencia, y menos en lo político.

Personalmente, nunca me han gustado los mesianismos. Prefiero a los políticos imperfectos. A los que no tienen ningún empacho en reconocer que son humanos, aunque tengan bien presente que su responsabilidad es la de acertar en su toma decisiones y de gobernar para todos desde la tolerancia y el respeto.

Hay dos producciones que me gusta tener muy presentes en la interpretación de la política y las relaciones entre personas en este contexto: uno es el libro de Orwell Rebelión en la granja y, la otra, la película Primary Colors de Mike Nichols. El primero, por su descripción de la evolución de las utopías que confían el destino a los mesías. La segunda, por su descripción de la realidad imperfecta de las organizaciones políticas y las personas que las conforman.

Seguir leyendo »

Refugees go home

Tengo una amiga que dice que nuestros políticos no son ni más ni menos que un reflejo de nosotros mismos. No son ejemplares de una rara especie que surgen por generación espontánea, sino que se crían a la imagen y semejanza de la sociedad a la que representan. Así, cuando el Gobierno valenciano se ofrece a fletar un barco ofrecido por Balearia para traer a la Comunidad a 1.100 refugiados sirios y El ejecutivo de Madrid lo impide son distintas actitudes sociales ante esta tragedia humanitaria las que se están enfrentando.

Los medios de comunicación nos suelen ofrecer la cara solidaria del pueblo ante el drama: la caravana que parte hoy mismo de Valencia y que llegará por carretera a Serbia para abrir un corredor humanitario por tierra; las 400 familias de la Comunidad que se ofrecen a acoger a las víctimas de la guerra; la labor de las ONG… Frente a esta acción humanitaria, las declaraciones del ministro de Interior o del ex alcalde de Vitoria alertando del peligro yihadista escondido entre pateras y cadáveres infantiles, pueden parecer los cantos de dos rara avis encerrados en su jaula de oro, pero en realidad están haciendo de altavoz de lo que otros muchos proclaman en las redes sociales.

Es escalofriante echar un vistazo al facebook de organizaciones xenófobas como España 2000 (más de 18.000 seguidores), Orgulloso de ser español (más de 15.000) o la ONG Españoles en Acción (encargada del reparto de alimentos sólo a nacionales) para encontrar innumerables mensajes de rechazo a la acogida a refugiados, que se basan en dos argumentaciones principales: las ayudas sociales deben discriminar por nacionalidad (“los españoles primero”) y los inmigrantes procedentes de países árabes son sospechosos de ser terroristas islámicos. Para ello, no dudan en repetir una y otra vez datos falsos, como que una familia de refugiados con tres miembros recibirá 1.200 euros mensuales y casa gratis, o que el sirio al que pateó la reportera húngara era seguidor de Al Qaeda, o frivolizar con la terrible imagen del pequeño ahogado en Turquía alegando que el cuerpo fue trasladado para captar una imagen más impactante.

Seguir leyendo »

7.000 muertos al año

Se acerca el invierno. Y con él la muerte. 7.000 muertos al año. Y la mayor parte de ellos ancianos. Esas son las brutales cifras que provoca la llamada “Pobreza Energética” en nuestro país. Pero no son sólo cifras; detrás de ellas hay personas, con nombres y apellidos, personas que están sufriendo un genocidio silencioso y brutal en este país llamado España.

España vuelve al brasero y la mesa camilla, a la bolsa de agua caliente para calentar la cama. Esa es la mierda de país (sí, la mierda) que nos está dejando esta élite de sinvergüenzas y vividores que ha esquilmado esta tierra. Y es que las cifras son brutales. Así, según un estudio de la Asociación de Ciencias Ambientales, uno de cada tres hogares en paro se encuentra en situación de vulnerabilidad frente a la pobreza energética, y en general uno de cada cinco hogares tiene dificultades para pagar las facturas de energía doméstica al verse obligados a destinar más de un 10 % de sus ingresos para tal fin. Además, según el citado estudio, cuatro millones de personas se declaran incapaces de mantener el hogar a una temperatura adecuada durante los meses fríos y el 21 % de los jubilados, en un porcentaje que ha crecido cerca de 10 puntos en los últimos cinco años, apenas puede pagar la calefacción. No es extraño pues que, tomando los valores de referencia de la OMS, 7.000 de los fallecimientos prematuros que se dan en España estén asociados a la pobreza energética. Y la mayor parte de ellos son ancianos.

¿Cómo se ha llegado a esta situación? Pues bien, si vemos las nóminas de los consejos de Administración de las compañías eléctricas tal vez lo entendamos. En ellas encontramos a fervientes partidarios y protagonistas de la privatización de las mismas como pueden ser Acebes, Tocino, Aznar, o José Folgado, pasando por Felipe González o Pedro Solbes, hasta llegar al magnífico Miquel Roca, el defensor de la Infanta. La creme de la creme, vamos. Todo un quién es quién de la política de estas últimas décadas, de esas elites extractivas nefastas que tenemos la desgracia de padecer y que parecen por encima del bien y del mal. Ahora bien, tal vez la culpa sea también nuestra por haber aceptado hasta hace poco de forma acrítica la situación y por haber asumido sus mensajes machacones. Es por ello por lo que tal vez haya llegado la hora de revertir la situación, por dejar claro que no consentiremos este genocidio silencioso y de que la nacionalización de las compañías eléctricas es algo más que una opción. ¿Tan difícil es?

Seguir leyendo »

Miedo a montar en bicicleta en Valencia

Cuando me di cuenta que el hierro de enganche de Valenbici no entraba y no podía anclar la bicicleta, un escalofrío recorrió mi cuerpo. ¿Ahora qué hacía?, ¿Cómo dejaba la bicicleta?. Mis dudas se solventaron cuando vi un número de teléfono, pero entonces otro escalofrío recorrió mi piel hasta mis ojos. Estaba delante de un 902, un número muy caro para atender urgencias, porque si el hierro estaba doblado cuando lo cogí, esa era una urgencia, si no me iban a cobrar por no poder anclarla. Y entonces el servicio que contraté por barato, rápido y seguro, se convertía en caro. Seis minutos después estaba atando la bici a una valla de las que rodean los grandes árboles de la ciudad. No quise pensar en cuánto me habría gastado en la llamada, sino en lo bien que voy a lomos de un bicicleta por Valencia.

Cuando uno camina por la ciudad, y está acostumbrado a que sus pies sean los que le lleven a todos los lugares, se olvida del resto. No atiende a los coches, ni a las bicicletas, y mucho menos a las sillas de ruedas. Uno no es consciente de cómo de mal está diseñada la ciudad donde vive, hasta que no cambia sus zapatos por otros. La bicicleta es un medio de transporte limpio, no consume nada, solo el esfuerzo, que es ejercicio para el que la lleva. No todos podemos ir en bici, ni tampoco podemos desplazarnos hasta donde nos gustaría siempre, para eso hay otros medios de transportes. La bici es el vehículo pequeño, el que no corre tanto, en el cual el chasis es su pedaleador.

Las facultades de la Universidad está muy conectadas, todos sabemos que es una delicia recorrer Blasco Ibáñez por tu carril entre árboles y sin molestar, ni ser molestado, el río es maravilloso, pero y ¿qué pasa con el centro de la ciudad?, y ¿con algunas avenidas que no tiene un pequeño carril bici?. ¿Acaso nadie las transita?. Ir a encima de una bici en el centro es precioso,ver la Estación del Norte, la Plaza de Toros, pero también un peligro, pues atraviesas calles con mucho tráfico, con cientos de peatones. Y en ningún momento hay un carril bici, y no digo unas rallas pintadas en el asfalto que den prioridad, digo un carril bici, una vía propia. Un carril donde no te comas el humo de los vehículo a motor, y donde no temas al notar el aire que deja el rebufo de algún coche que pasa demasiado cerca. No eres una moto, que puede ir pasándose de carril a tu antojo. Las bicis corren menos y por ello son más inestables. No voy a hablar de las muertes de ciclistas en las carreteras, pues ese drama es mayúsculo y obedece a la falta de conciencia de los conductores y “reyes” de la carretera. Hablo de las tantas veces que uno no coge la bicicleta como medio de transporte por miedo. Que no es lo mismo que hacer deporte por el río. Coger ese armatoste de hierro para ir al trabajo, para quedar con lo amigos o para llegar pronto al teatro. Ese vehículo ligero, con el que no gastas en combustible y además lo disfrutas. Pero entonces piensas en las calles, esas por donde tienes que deslizarte, y compruebas mentalmente que es un suicidio por la inseguridad que te aporta. Porque coger cualquier vehículo con miedo siempre es una penosa idea.

Seguir leyendo »

Así... CIÉrralos

Una manifestación contra la violación masiva de derechos humanos en los CIES.

Convendremos en la necesidad de habilitar instalaciones para la acogida temporal de inmigrantes. Seguramente, coincidiremos también en que el modelo de los CIEs, fruto del acuerdo de Schengen, dista de constituir el ideal. 

A la vista está que han funcionado como focos de conculcación de derechos y auténticos agujeros negros para la ley. Tesitura más ingrata, si cabe, teniendo en cuenta que las principales causas de entrada tienen que ver con faltas administrativas y no con delitos. No resulta consolador que este formato de reclusión sea hegemónico en Europa. Ni que en Italia les vaya aún peor que a nosotros, con una trama transversal de enriquecimiento ilícito alrededor de estos centros de internamiento. Tampoco lo es que el paradigma de Guantánamo, resignado fracaso de Obama, quede lejano. Una de las llagas por las que sigue supurando la humanidad.

El rango de Ley Orgánica reforzaría las garantías, pues el Tribunal Supremo ya tumbó algunos artículos del Reglamento de los CIEs a instancias de ONGs. Pero la problemática no es solo de formas, sino, sobre todo, de fondo.

Seguir leyendo »