eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Eldiario.es como prensa rosa

La noticia de una ruptura sentimental preocupa e indigna a algunos lectores y socios. ¿Debe eldiario.es cubrir este tipo de informaciones, o es casi una ofensa que lo haga?

29 Comentarios

- PUBLICIDAD -

En la prensa digital los lectores, y sobre todo los socios y los copropietarios, se han revelado como una poderosa influencia sobre los medios. Ser lector o apoyar financieramente un determinado proyecto ha devenido en profesión de fe; en insignia de pertenencia a un determinado proyecto ideológico o político. Esto supone un importante refuerzo para los medios, que saben que cuentan con el respaldo de un determinado grupo social convencido de la rectitud de su causa. Pero por otro lado puede causar también malentendidos si algunos de estos lectores, socios o copropietarios se erigen no ya en en conciencia crítica, sino en celosos defensores de un determinado y estrecho punto de vista sobre la actualidad o las noticias. Como participantes que se sienten de un proyecto mucho más que como simples clientes consideran que cualquier divergencia o separación de lo que ellos consideran noticias, o la adecuada línea ideológica, no es un desliz sino una traición. O peor: la prueba evidente de una conspiración.

Hemos hablado en ocasiones de este fenómeno en relación con el sesgo ideológico de eldiario.es y de las acusaciones de que está a favor, o sobre todo en contra, de numerosas formaciones políticas concretas, ya que es habitual que el Defensor de la Comunidad reciba este tipo de quejas. Las de esta semana sin embargo se han concentrado en un asunto muy concreto y particular: la noticia, publicada la pasada semana, sobre la ruptura sentimental anunciada por Pablo Iglesias y Tania Sánchez, que muchos lectores han considerado colmo un deslizamiento de eldiario.es hacia el segmento de la prensa rosa. Valga como ejemplo esta carta de Pedro Ángel, de Madrid, que expresa muy bien el tono de muchas de las protestas:

“Esta noticia no es sobre política, es prensa rosa, y como tal debería estar etiquetada. Me ha recorrido un escalofrío por el cuerpo verla en este medio de comunicación, espero que pronto se rectifique. No se debe conseguir audiencia a cualquier precio, y si es eso lo que persigue, seguro que poner fotos de gatitos es más efectivo. Un abrazo muy afectuoso a todo el equipo, especialmente a Íñigo de Guerra Eterna, es un crack.”

Contactada la dirección de eldiario.es su director, Ignacio Escolar, se remite a su respuesta en los propios comentarios de la noticia, que es la siguiente:

“En eldiario.es nunca hemos hablado de la relación de pareja de Iglesias y Sánchez porque nos parecía un asunto exclusivamente privado. Nunca ha formado parte ni de nuestras informaciones ni de nuestros análisis políticos y siempre he pensado que era machista que una diputada autonómica fuese presentada como “la novia de Pablo Iglesias”. Como director de eldiario.es, he tenido mis dudas sobre esta noticia. Después de debatirlo con la redacción he decidido publicarla por los siguientes motivos.
1. Son ellos quienes han hecho el anuncio de forma pública.
2. Su relación no ha sido parte de nuestro análisis político, pero sí ha sido un argumento habitual por parte de sus detractores más furibundos. Que su relación no continúe es, por tanto, noticia, y por eso se la contamos a nuestros lectores.
3. El anuncio coincide con la noche electoral andaluza.
4. El propio comunicado alude a “rumores y debates mal intencionados” en un momento en el que ambos partidos están llegando a acuerdos políticos.
5. Son dos dirigentes políticos de partidos diferentes pero que concurren juntos en las autonómicas. Y por mucho que personalmente como director de eldiario.es considere que estos aspectos de la vida privada no tienen por qué afectar a la vida pública, lo cierto es que su relación personal ha sido un factor que ha afectado a esta negociación.
6. Si mañana José María Aznar y la alcaldesa Ana Botella anunciasen su separación, también lo publicaríamos. Y también saldría en la sección de política porque la razón por la que daríamos una noticia así no tiene nada que ver con el “corazón” (un espacio informativo que no cultivamos). Sería una noticia menor, por supuesto –esta tampoco tiene una posición importante en portada– pero sería noticia.
7. Por supuesto, me puedo haber equivocado y entiendo el debate de algunos de nuestros lectores. En la redacción, la decisión tampoco ha sido sencilla y ha habido quien estaba en contra. Por eso quería explicarme.”

El director también destaca que “Eldiario.es es el único medio –así lo ha citado la propia Tania Sánchez– que nunca la ha preguntado en ninguna entrevista por su relación con Pablo Iglesias. “, y referencia el artículo publicado en Micromachismos criticando que a Tania se la presentase como "señora de".

El alma de un medio no sólo lo determinan aquellas noticias que publica, sino (y casi sobre todo) las que decide no publicar. El poder de convertir un sucedido en noticia, o de no considerar algo que ha pasado como relevante, es uno de los más potentes de que dispone el periodismo, porque estas decisiones crean una visión del mundo según la importancia que se asigna a lo acontecido. Está claro que muchos lectores y socios de eldiario.es no sólo consideran este tipo de información como innecesario, sino que casi la consideran ofensiva; algo que no extraña demasiado viendo el uso y abuso que se hace de ella en otros medios. El término ‘prensa rosa’ se ha convertido así en peyorativo, un tipo de información rechazable en su propia esencia sobre todo porque se interpreta que el objetivo de este tipo de noticias no es informar, sino distraer; no crear una ciudadanía más participativa y vinculada con los acontecimientos, sino contribuir a la fabricación de ‘zombies’ políticos. En este caso la ofensa no es ya tratar una determinada ruptura sentimental, sino que al hacerlo eldiario.es se aleja de su esencia y se transforma en otra cosa.

Es cierto que buena parte de la información que se agrupa hoy bajo el término ‘prensa rosa’ es rechazable; una forma de pornografía emocional indigna e innecesaria. También es cierto que abunda porque es rentable, lo que quiere decir que atrae enormes cantidades de atención; por las razones que sean y con todo el derecho del mundo mucha gente está interesada en este tipo de información por más que se pueda considerar una especie de edulcorante periodístico. Y por último al menos en teoría hasta la prensa rosa se puede hacer bien y con dignidad profesional.

Pero si de algo adolece eldiario.es precisamente no es de demasiadas noticias ‘blandas’, sentimentaloides o cercanas a la prensa rosa, sino quizá de un foco demasiado estrecho en la política definida del modo más estrecho. A juzgar por incluso el más somero análisis no parece que la redacción o la dirección esté dejándose llevar por la tentación de aumentar las audiencias poniendo a Belén Esteban o la ruptura del idilio de un torero en portada. Cabe suponer que, como en este caso, pueden surgir circunstancias en las que se pueda defender con argumentos que un asunto de importancia privada sea de interés público por quiénes son los protagonistas y por el momento del ciclo político en el que nos encontremos. La reacción de parte de los lectores y socios debe servir de aviso, no obstante: la dirección deberá tener claro que sus argumentos serán puestos en duda y discutidos. Lo cual sólo puede calificarse como un proceso sano.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha