eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

Naufraga un pesquero con 700 personas a bordo al norte de Libia

La Guardia Costera italiana confirma que se han recuperado 24 cadáveres, aunque las labores de salvamento continúan

28 inmigrantes han sido rescatados con vida

La embarcación volcó a 120 millas al sur de Lampedusa tras el desplazamiento súbito de los viajeros hacia uno de los lados para pedir socorro a un mercante portugués

32 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Imagen de un video difundido por la Guardia Costera italiana que muestra al barco ' Gregoretti ' durante las operaciones de búsqueda y rescate en el sitio del naufragio en el Estrecho de Sicilia. EFE

Imagen de un video difundido por la Guardia Costera italiana que muestra al barco ' Gregoretti ' durante las operaciones de búsqueda y rescate en el sitio del naufragio en el Estrecho de Sicilia. EFE

Un barco pesquero con cerca de 700 personas a bordo que intentaban alcanzar las costas europeas ha naufragado durante la pasada noche al norte de Libia, a 120 millas de Lampedusa. El diario italiano  La Repubblica apunta que por el momento 28 personas han sido rescatadas con vida y se han recuperado al menos 24 cadáveres, según confirma la Guardia Costera italiana, aunque las labores de búsqueda continúan.  Las autoridades de Malta se han ofrecido a hacerse cargo de los cuerpos rescatados y llegarán a la isla en las próximas horas, según ha informado el primer ministro italiano, Mateo Renzi.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha advertido de que este naufragio entre las costas de Libia e Italia puede convertirse en la mayor tragedia de la historia de los desplazamientos de inmigrantes en el Mediterráneo. "Si se confirman estas cifras, en los últimos días habrían muerto más de 1.000 inmigrantes en estas aguas", ha afirmado Sami Carlotta, portavoz de ACNUR a RaiNews 24. La portavoz ha interpelado una vez más a la Unión Europea para que "ponga solución a este problema".

Uno de los primeros barcos de la Marina en llegar al lugar del naufragio fue el 'Gregoretti', que consiguió prestar socorro a los 28 supervivientes. Esta embarcación ha sido la avanzadilla de una "masiva operación", según las autoridades italianas, en la que están participando barcos, aviones, helicópteros y barcos mercantes de la zona.

La coordinación de la operación corre a cargo de la Guardia Costera italiana y en ella están involucrados también buques y aeronaves de la Armada y de la Operación europea Tritón, de la Agencia Frontex. Una fuente de la Armada de Malta puntualizó a Efe que en la zona del siniestro "están desplegadas 17 unidades coordinadas por Italia".

Dado que la temperatura del agua no es demasiado fría, unos 17 grados, los servicios de rescate confían en encontrar todavía supervivientes a la tragedia que hayan logrado mantenerse a flote en el mar amarrados a algún resto de la nave.

La voz de alarma fue lanzada desde el mismo pesquero al filo de la medianoche del sábado, cuando se encontraba a unas 70 millas (unos 130 kilómetros) al norte de Libia. La llamada de socorro fue recogida por los guardacostas italianos que identificaron rápidamente por satélite las coordenadas de la embarcación. Ante la imposibilidad de llegar a tiempo, el Centro Nacional de Socorro de la Guardia Costera italiana pidió al barco mercante portugués 'King Jacob', que navegaba en las cercanías, que se desviara hasta el lugar del suceso.

Al avistar la embarcación, los inmigrantes se desplazaron de forma súbita hacia uno de los lados del pesquero para pedir socorro del buque portugués, lo que hizo volcar el barco. "Se colocaron todos en el mismo lado de la nave y provocaron su hundimiento", según ACNUR.

Esta semana, el Mediterráneo se baña de tragedia como la peor registrada en número de muertes de personas que intentaban alcanzar Europa. Antes del naufragio de este buque, el hundimiento el lunes de una embarcación con cerca de 400 personas desaparecidas y de  otro barco con 41 personas sin localizar durante el jueves elevaron las cifras de Acnur a 950 personas fallecidas en 2015.

Estas últimas tragedias, las guerras que asolan los países emisores de refugiados y migrantes, como Siria, y la inexistencia de una operación europea de rescate en el Mediterráneo hacen temer a las organizaciones humanitarias y a las Naciones Unidas que el récord del año pasado como el peor en número de víctimas mortales, con al menos 3.224 personas fallecidas en sus aguas, sea superado en 2015.

Mientras organizaciones como Amnistía Internacional y actores como las Naciones Unidas exigen una respuesta urgente que pase por el salvamento, la Comisión ha reconocido esta semana que "no tiene ni el dinero ni el apoyo político para lanzar un sistema de protección de fronteras europeo capaz de buscar y rescatar", ha afirmado su portavoz, Natasha Bertaud.

La respuesta en Europa

Este lunes está prevista una reunión de los ministros de Exteriores de la Unión Europea en la que se abordará, entre otros temas, la dramática situación que se vive en el Mediterráneo. En ese encuentro, ha dicho Federica Mogherini, se presentará "un conjunto de propuestas para Libia".

Tras conocer la noticia, la jefa de la diplomacia comunitaria ha instado a la UE "a abordar sin demora" la tragedia de los naufragios en aguas mediterráneas. "Hemos dicho demasiadas veces 'nunca más'. Tenemos que salvar vidas humanas todos juntos, todos juntos necesitamos proteger nuestras fronteras y luchar contra el tráfico de seres humanos", ha afirmado Mogherini.

"La respuesta no está a la altura de la dimensión del problema: el drama que ocurre y el aumento de inmigrantes potencial es enorme", ha reconocido por otra parte una fuente de alto nivel diplomática europea. Pese a ello, la misma fuente ha admitido que "no hay voluntad colectiva para una operación marítima más fuerte". "No está sobre la mesa", ha recalcado.

"Todos somos conscientes de que la sangría hay que pararla de alguna manera (...) pero los Gobiernos no están por la labor de dar más medios. Unos quieren la opción de salvamento y otros quieren parar las cosas en tierra, para parar esa salida masiva" de inmigrantes, ha resumido otra fuente diplomática.

La posición de España

España ya ha dejado claro que no es partidaria de que Frontex asuma competencias de rescate de inmigrantes con el argumento de que tendría un "efecto llamada". El Gobierno apuesta por la cooperación con los países de origen para frenar la inmigración, a pesar de que en los últimos años las ayudas de cooperación al desarrollo han sufrido un recorte de más de un 60%.

Sobre lo ocurrido se ha pronunciado Mariano Rajoy durante su intervención en un acto de partido en Alicante. "No hay ninguna nación que pueda hacer frente solo a esta tragedia. La respuesta tiene que venir de Europa. Ya no valen las palabras, hay que actuar. Son tragedias que se están produciendo todos los días", ha dicho. "Los europeos nos jugamos nuestro crédito si no somos capaces de evitar estas dramáticas situaciones", ha agregado.

El Gobierno italiano, por su parte, celebra esta tarde una reunión de urgencia para acordar las líneas que seguirá Italia a partir de este momento. Un encuentro al que le sucederá una comparecencia de Renzi ante los medios, según confirmó el Palazzo Chigi, sede del Ejecutivo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha