eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

La policía griega empieza el desalojo del campo de refugiados en el antiguo aeropuerto de Atenas

El campo de Ellinikón es uno de los primeros que se improvisaron en la capital griega en la crisis humanitaria y ha sido muy criticado por ONG por sus condiciones precarias

"Aquí hemos vivido un infierno. No pienso ir a otro campo", aseguró una mujer afgana a Amnistía Internacional, que denuncia la falta de información a los refugiados

La evacuación se debe a que el antiguo aeropuerto, que en 2004 albergó algunas instalaciones de los Juegos Olímpicos de Atenas, ha sido vendido a un consorcio internacional de empresas

- PUBLICIDAD -
Comienza el desalojo del campo de refugiados en el antiguo aeropuerto de Atenas

Comienza el desalojo del campo de refugiados en el antiguo aeropuerto de Atenas

La policía griega empezó este viernes a desalojar el campo de refugiados instalado en el antiguo aeropuerto de Ellinikón en Atenas, uno de los primeros centros que se improvisaron en la capital griega para hacer frente a la crisis de migración y criticado por muchas organizaciones por sus condiciones precarias.

Numerosos efectivos de la policía han bloqueado el acceso al recinto y han formado un cordón en torno a las tres instalaciones que hay en el aeropuerto. La operación de desalojo del más de medio millar de migrantes y refugiados que se encuentran en el lugar comenzó en torno a las 06.30 hora local (03.30 GMT).

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha dispuesto nueve autocares para el traslado. Según informaciones de la policía citadas por los medios locales, en torno a 500 refugiados serán trasladados el campo de Tebas, situado a unos 50 kilómetros al noroeste de Atenas, mientras que los 150 restantes serán distribuidos por distintos centros cercanos a la capital.

De acuerdo a las mismas fuentes, en Ellinikón se encuentran asimismo negociadores de la policía, intérpretes y representantes de la OIM para mediar en los casos de personas que no quieren abandonar el lugar, que, según las mismas fuentes, conforman en torno al 10 % de los residentes.

Campo de refugiados en el antiguo estadio olímpico de béisbol de Elliniko.

Campo de refugiados en el antiguo estadio olímpico de béisbol de Elliniko. Amnistía Internacional

En los últimos meses ha habido críticas por parte de las ONG y de los propios refugiados sobre las precarias condiciones en este campamento. Sin embargo, hay una serie de personas que prefiere no abandonar este lugar, relativamente cercano a la capital, pues temen que en otros campos, como el de Tebas, queden demasiado aislados. 

"Aquí hemos vivido un infierno. No pienso ir a otro campo", aseguró una mujer afgana a Amnistía Internaiconal a finales de mayo. Esta persona describió las precarias condiciones imperantes en Elliniko , entre ellas un saneamiento deficiente así como falta de intimidad y seguridad, apunta la organización.

Amnistía Internacional ha criticado la forma en la que se ha llevado a cabo la gestión del desalojo.   “No se ha hecho ninguna consulta a los residentes de los campos de Elliniko , a los que se ha mantenido en la ignorancia sobre cuándo y adónde serán trasladados", afirmó Mónica Costa Riba, responsable regional de campañas de Amnistía Internacional.

"Las autoridades deben garantizar con urgencia que ninguna persona se quedará sin alojamiento o en situación de riesgo como consecuencia del cierre. Debe ofrecerse alojamiento alternativo seguro y adecuado que tenga en cuenta las necesidades especiales de mujeres y niñas", advirtió. 

La ONG denunció en un reciente informe las precarias condiciones del campo: aseos y duchas "insuficientes", una intimidad "limitada", residentes que se quejan de la presencia de "ratas y cucarachas" y problemas de salud mental como depresión, ansiedad e intentos de suicidio. A las circunstancias de acogida criticadas por la organización se unía la falta de seguridad, que afecta, sobre todo, a las mujeres y las niñas en forma de "acoso verbal constante y riesgo de sufrir violencia sexual y de género".

Ellinikón debe ser evacuado, pues el antiguo aeropuerto, que en 2004 albergó algunas instalaciones de los Juegos Olímpicos de Atenas, ha sido vendido a un consorcio internacional de empresas.

En el terreno que comprende 620 hectáreas está planeado construir un complejo de viviendas, hoteles y zonas comerciales. Además, está previsto crear una monumental zona verde de más de 2,6 millones de metros cuadrados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha