eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Almunia protestó en Caja Madrid porque no renovaron la beca en Harvard de su hijo

El hijo del comisario europeo Joaquín Almunia se dirigió enfadado a Rafael Spottorno –entonces director de la Fundación Caja Madrid– para quejarse por la decisión del Comité de Renovación de denegar una prórroga en su beca

Su padre, Joaquín Almunia, confirma a eldiario.es que habló con Spottorno para que le explicase "por qué no renovaban becas que en principio eran de dos años" y niega haber hecho "gestiones para favorecer" a su hijo

"Pensaba que las becas de la Fundación Caja Madrid existían para ayudar a gente como yo. Fui un ingenuo", espetó el hijo de Almunia en uno de sus mensajes. Horas más tarde volvió a escribir disculpándose

Rafael Spottorno transmitió el conflicto a Blesa y los consejeros con "desagrado y sonrojo": "Da gusto dar becas millonarias a personas importantes, aunque sea por parentesco"

129 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Almunia insta a la Eurocámara a aprobar la ley para víctimas de monopolios

El comisario de Asuntos Económicos de la UE, Joaquín Almunia

José María Aznar Jr. no fue el único hijo de un político que hizo llegar a Miguel Blesa sus quejas porque las cosas no salían como esperaba. M. Almunia, hijo de Joaquín Almunia –entonces comisario de Asuntos Económicos de la UE– remitió en 2006 un correo electrónico al departamento de becas de la fundación con el encargo de que se lo reenviaran al presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, a Rafael Spottorno, que dirigía la fundación, y a miembros de la comisión. Quería dejar patente su enfado por el rechazo de la Comisión de Renovaciones a prorrogar su beca en la prestigiosa universidad estadounidense de Harvard.

Fue Spottorno el encargado de reenviar ese mensaje a los miembros de la comisión y al propio Miguel Blesa. "Da gusto dar becas millonarias a personas importantes, aunque sea por parentesco. Sería pedir demasiado que además fueran agradecidas e incluso, por qué no, que estuvieran bien educadas", lamentaba el actual jefe de la Casa del Rey, que daba traslado del contenido del email a Miguel Blesa dado que el padre del "agraviado" le había llamado personalmente para "solidarizarse con la queja de su hijo" y temía que se dirigiera al propio presidente de Caja Madrid con el mismo propósito.

El actual comisario europeo de Competencia ha explicado a eldiario.es que "nunca ha leído" esa correspondencia y ha negado que hablara con Blesa sobre el asunto: "Hablé con Spottorno para que me explicase por qué no renovaban becas que en principio eran de dos años".

Correo de Blesa a Spottorno sobre el del hijo de Almunia

Correo de Spottorno a Blesa sobre el del hijo de Almunia

Joaquín Almunia ha señalado que la beca "no se renovó". "Mi hijo tuvo que suspender un año sus estudios en Harvard y encontró un trabajo en Perú. Después volvió a conseguir una beca de otra institución –sin intervención alguna por mi parte– acabó gracias a ello su Master, consiguió otra beca para hacer un Doctorado, ahora es Doctor y profesor. No debe nada a nadie. Todo se lo ha ganado gracias a su esfuerzo y sin una sola gestión de su padre para favorecerle. Ni él ni yo lo hubiésemos aceptado", ha explicado a través de una nota enviada por su portavoz a esta redacción.

"Con tanto desagrado como sonrojo"

El presidente de la Fundación Caja Madrid también hizo llegar el mensaje a los consejeros encargados de las renovaciones de la becas que la entidad financiera otorgaba a alumnos de máster y doctorado para cursar estudios en el extranjero como parte de su obra social. "Os remito, con tanto desagrado como sonrojo a la vista de su tono y su contenido, el correo que el Departamento de Becas ha recibido esta mañana", explicó Spottorno en mayo de 2006 a José Antonio Moral Santín, Juan Gómez Castañeda y otros miembros de la comisión encargada de decidir las renovaciones de los becarios.

Correo de Spottorno a los miembros de la comisión de renovaciones

Correo de Spottorno a los miembros de la comisión de renovaciones

El correo que tanto "sonrojo" provocó a Spottorno fue enviado por el hijo de Almunia el 26 de mayo de 2006 tras enterarse de que la caja de ahorros no le ayudaría a su segundo año de estudios en Estados Unidos. "El email consta de una línea y media, dos errores tipográficos (uno por línea) y absolutamente ninguna explicación acerca del porqué del veredicto de la Comisión de Renovación", arrancaba el texto del hijo del exsecretario general del PSOE, que se quejaba de haber recibido la notificación en una cuenta que no era válida desde hacía meses.

A partir de ahí, resumía las "dudas" que le asaltaban sobre el criterio de la comisión para decidir no prorrogarle la beca: "El criterio de renovación depende del prestigio de la universidad de destino del becario. Entiendo que en este caso estoy en clara desventaja respecto a otros becarios, dado que soy el único que está estudiando en la Universidad de Harvard", presumía Almunia, que entonces tenía 23 años. "Esta universidad, como todo el mundo sabe, goza de poco prestigio en el mundo y es poco conocida fuera de su país. A la Fundación Caja Madrid no le interesa tener becarios en Harvard, está muy por debajo de su nivel", ironizaba.

Otro de los criterios que según el hijo de Almunia no se había valorado en su caso era el de las notas: "Saqué la máxima calificación (A) en tres de las cuatro asignaturas que cursé. Lamentablemente, obtuve la segunda mejor calificación (A-) en la cuarta asignatura", apuntaba antes de arremeter contra la Fundación por no dejar claros las indicaciones para elaborar la memoria anual de "formato libre".

El hijo de Almunia, que pedía que el correo llegara al mismísimo Blesa, a Spottorno y los miembros de la comisión -"por si no tuvieron tiempo de leer mi expediente cuando realizaron la deliberación sobre el reparto de las renovaciones"- apuntaba que si Caja Madrid hubiese notificado las renovaciones tres meses antes, "los no seleccionados hubiésemos tenido tiempo de solicitar otras becas". Aseguraba que el margen de maniobra en ese momento era "nulo" también para solicitar el visado para EEUU, ya que que "tenemos que demostrar que disponemos de fondos suficientes para pagar la matrícula y cubrir los costes de vida (lo cual implica, en total, demostrar que se poseen entre 50.000 y 60.000 dólares)".

"Yo no tengo ni 60.000 ni 50.000 dólares (...). Pensaba que las becas de la Fundación Caja Madrid existían para ayudar a gente como yo. Fui un ingenuo", zanjaba el hijo del comisario europeo.

Seis horas más tarde, el hijo de Almunia escribió de nuevo a los responsables de la decisión para disculparse por el tono empleado en el email anterior y para argumentar sosegadamente por qué no compartía los criterios de la comisión a la hora de decidir denegarle la prórroga de la beca. "Fruto de la sorpresa acerca del veredicto de la Comisión de Renovaciones, envié un e-mail en el que pude haber faltado al respeto a la Comisión. No era ésa mi intención, y por ello me disculpo si el tono de dicho e-mail fue tomado como ofensivo", expresó antes de argumentar en un tono más calmado su "desilusión y desacuerdo" por la negativa de Caja Madrid.

Actualización, 13:21

Carta de Joaquín Almunia al director de eldiario.es, Ignacio Escolar

"Todo lo que mi hijo ha conseguido en la vida, se lo ha ganado él sólo, sin utilizar nunca mi nombre ni pedir nunca mi intervención. Yo, como padre, estoy muy orgulloso de que sea como es y de que sea lo que él ha querido ser, gracias a su esfuerzo y sin ninguna ventaja por razón de parentesco.

Hoy, algunas informaciones parecen exigirle que acepte una situación desventajosa, lo que a mi modo de ver sería totalmente injusto. Como ciudadano, él no tiene ni más ni menos derechos que cualquier otro, sea cual sea la actividad de sus padres. Y esa ha sido siempre su línea de conducta."


Email del hijo de Almunia

Querida Vanessa,
Querida Comisión de Renovación,

Se me ha ocurrido mirar en mi buzón de la Universidad Carlos III y he encontrado un email en el que se me comunica que no se me concede la renovación de la beca de la Fundación Caja Madrid para el curso 2006/2007. Dicho email consta de una línea y media, dos errores tipográficos (uno por línea) y absolutamente ninguna explicación acerca del porqué del veredicto de la Comisión de Renovación (en una muestra evidente del buen trato y atención que la Fundación Caja Madrid presta a sus becarios). Además, el email fue enviado a una dirección de correo electrónico que, tal como he transmitido repetidas veces, no es válida desde septiembre de 2005. Mi dirección de correo electrónico es                             , insisto una vez más después de nueve meses.

Me asalta la duda de cuáles fueron los criterios utilizados por la Comisión de Renovaciones. Contemplo varios supuestos:

1) El criterio de renovación daba preferencia a los estudiantes que hacían un máster de dos años. En tal caso, resulta lógico que se me haya descartado, dado que mi máster dura exactamente dos años.


2) El criterio de renovación depende del prestigio de la universidad de destino del becario. Entiendo que en este caso estoy en clara desventaja respecto a otros becarios, dado que soy el único que está estudiando en la Universidad de Harvard. Esta universidad, como todo el mundo sabe, goza de poco prestigio en el mundo y es poco conocida fuera de su país. A la Fundación Caja Madrid no le interesa tener becarios en Harvard, está muy por debajo de su nivel.

3) También está claro que si el criterio de selección es el rendimiento académico estoy en una posición poco halagüeña: en el primer semestre sólo saqué la máxima calificación (A) en tres de las cuatro asignaturas que cursé. Lamentablemente, obtuve la segunda mejor calificación (A-) en la cuarta asignatura. También estoy rindiendo a un nivel preocupante en este segundo semestre, en el que estoy obteniendo de nuevo las mejores calificaciones posibles (aún no están disponibles las calificaciones definitivas, que enviaré a la Fundación en cuanto sean publicadas electrónicamente).

4) Es posible que mi Memoria Anual fuera un documento deficiente. Lamentablemente, no me ceñí a las indicaciones dadas por la Comisión al redactar dicho documento. Aunque quizá se deba a que no existieron tales indicaciones, y lo único que se pidió fue una "Memoria de formato libre". Es posible que en mi Memoria me centrase demasiado en explicar mi proyecto de futuro profesional, relacionándolo con el máster que estoy cursando. Entiendo que la comisión de renovación pudiera esperar una  temática diferente. Lo que no sé es exactamente qué otra temática esperaban encontrar en la "Memoria de formato libre".

En definitiva, quiero mostrar mi más profunda desilusión y desacuerdo con la decisión tomada por la comisión de renovación. Agradecería que este mensaje fuera reenviado a todos los miembros de dicha comisión , así como a los señores Blesa y Spottorno, por si no tuvieron tiempo de leer mi expediente cuando realizaron la deliberación sobre el reparto de las renovaciones. También me gustaría saber si la comisión ha valorado las opciones alternativas de financiación que tienen los becarios a los que se les ha renovado de la beca. Es posible que la comisión no sepa que los becarios que cursan estudios de doctorado tienen, en su gran mayoría, ofertas de financiación equivalentes a la de Caja Madrid por parte de la universidad en la que estudian. Desgraciadamente, muchos de los que estudiamos másters de dos años no tenemos dichas ofertas de financiación, y dependemos exclusivamente de Caja Madrid para poder financiar nuestros estudios.

De hecho, si Caja Madrid hubiese notificado las renovaciones en el mes de febrero, los no seleccionados hubiésemos tenido tiempo de solicitar otras becas. Sin embargo, tomando esta decisión el 25 de mayo, se nos deja en una posición con un margen de maniobra escaso o nulo: las convocatorias de todas las otras becas están ya cerradas, y para obtener el visado de entrada en EE.UU. en septiembre de 2006 tenemos que demostrar que disponemos de fondos suficientes para pagar la matrícula y cubrir los costes de vida (lo cual implica, en total, demostrar que se poseen entre 50.000 y 60.000 dólares).

Yo no tengo ni 60.000 ni 50.000 dólares. Ni mucho menos, para mi desgracia. Sólo tengo ilusión, ganas de aprender y ganas de cambiar el mundo. Pensaba que las becas de la Fundación Caja Madrid existían para ayudar a gente como yo.

Fui un ingenuo.

Cordialmente,


- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha