eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Dimite el presidente de Mitsubishi por el falseamiento masivo de datos de emisiones

La compañía ha hecho oficial la renuncia de su máximo dirigente y elegirá a su sucesor el próximo 24 de junio

El falseamiento de datos de emisiones desde 1991 y que afecta a más de 625.000 vehículos ha dañado gravemente la reputación de Mitsubishi

La reciente entrada en la compañía de Nissan como accionista mayoritario abre una oportunidad para lavar su imagen

- PUBLICIDAD -
Mitsubishi falseó datos de eficiencia energética de 625.000 minivehículos

Mitsubishi falseó datos de eficiencia energética de 625.000 minivehículos EFE

El presidente de Mitsubishi Motors, Tetsuro Aikawa, ha presentado su dimisión de la compañía a consecuencia del escándalo de falseamiento de datos de emisiones que afectó a 625.000 vehículos y que se venía realizando desde 1991. La noticia, que la automovilística ha hecho oficial a través de una nota de prensa, confirma lo que el medio japonés Nikkei adelantó el día anterior. 

Según informa la empresa, la renuncia se hará efectiva el próximo 24 de junio, cuando tenga lugar la próxima junta de accionistas. A la vez que Aikawa también se va uno de los vicepresidentes ejecutivos, Ryugo Nakao. Por el momento y hasta que se elijan oficialmente a sus sucesores, será Osamu Masuko quien asuma las funciones del antiguo presidente. 

Recientemente Nissan Motors se hizo con el 34% de las acciones de Mitsubishi, convirtiéndose de esta forma en el accionista mayoritario de la compañía japonesa. La operación, cerrada en 2.200 millones de dólares, representa para Nissan la ocasión de hacerse con parte de la región asiática donde Mitsubishi tenía mucha fuerza. Para esta última, el cambio supone una oportunidad para limpiar una imagen manchada por el escándalo del falseamiento de emisiones. 

Mitsubishi admitió haber trucado más de 625.000 vehículos, desde 1991, para burlar los controles medioambientales. Muchos de estos vehículos eran vendidos a la propia Nissan, que ahora tendrá control sobre su producción. El trucaje consistía en inflar más los neumáticos, ya que con una mayor presión en las ruedas los coches consumían menos combustibles, lo que al final se traduce en menores niveles de emisión de gases contaminantes. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha