eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El árbitro reconoce a los vigilantes de El Prat un plus de 200 euros

Marcos Peña ordena a la empresa Eulen que suspenda todas las sanciones impuestas y los expedientes iniciados contra trabajadores después de los paros

La empresa tendrá que reforzar la plantilla en temporada alta y en horas punta

El laudo exige a la empresa que actualice la evaluación de riesgos de los puestos de trabajo y su plan de igualdad

- PUBLICIDAD -
Empleados de Eulen deciden si vuelven a la huelga para rechazar "represalias"

Aeropuerto de El Prat de Barcelona. EFE

El árbitro del conflicto entre los vigilantes del aeropuerto de El Prat en Barcelona y su empresa Eulen reconoce a los trabajadores un complemento salarial de 200 euros. Dictamina también que la empresa suspenda todas las sanciones impuestas y los expedientes iniciados contra trabajadores tras la celebración de los paros. Así lo contempla el laudo que Marcos Peña ha entregado este miércoles por la mañana a ambas partes. Todas las medidas que contiene tendrán efecto retroactivo con fecha del 4 de agosto.

El laudo reconoce, por tanto, un complemento salarial de puesto de trabajo de 200 euros al mes para todos los trabajadores y que absorbe los complementos que existían hasta ahora. Se trata de una propuesta similar a la que ya hizo la Generalitat cuando trató de mediar en el conflicto, aunque menos generosa al absorber todos los pluses anteriores en este nuevo. Los trabajadores, además, querían que el plus fuera en quince pagas, y no en doce, como finalmente se recoge en el laudo.

En cuanto al tamaño de la plantilla, Peña establece un refuerzo de trabajadores en temporada alta. Esa temporada es la que va desde el 31 de marzo al 30 de octubre, Navidad, Semana Santa, el puente de diciembre y el Mobile World Congress. En esos periodos habrá cinco trabajadores más por filtro más un refuerzo de 25 trabajadores en las franjas de máxima afluencia y horas punta. Además, solo podrá haber 50 trabajadores de vacaciones por mes. 

Otra de las partes importantes del laudo es la que se refiere a las sanciones. Marcos Peña dictamina que las medidas disciplinarias (sanciones y expedientes) adoptadas por la empresa contra varios trabajadores queden sin efecto. Los trabajadores denunciaban que Eulen había despedido a varios trabajadores como represalia tras la huelga y habían convocado una nueva huelga para el próximo 8 de septiembre como respuesta. El árbitro subraya que las partes no deben adoptar "nuevas medidas de conflicto y huelga" relacionadas con las materias que resuelve el laudo. 

El escrito contempla también que la evaluación de riesgos de los puestos de trabajo debe ser actualizada, "con una especial consideración de los riesgos relacionados con la protección de la maternidad y el embarazo". Por la misma razón, Eulen deberá también actualizar su plan de igualdad, un texto que tendrá que valorar "en qué medida la estructura del empleo en el centro de trabajo y su distribución por género incide en la efectividad de la igualdad de género en el trabajo y en el empleo". Esa es la respuesta de Peña a una de las reivindicaciones de los trabajadores, que se quejaban de la nula atención a las trabajadoras embarazadas y de que la falta de trabajadoras hace que tengan que dejan de atender escáneres para cachear pasajeras, a veces en varios puestos de control a la vez.

Las partes no se pronuncian

Ni el representante de la empresa, el director general de Eulen, Emilio García, ni el de los trabajadores, su asesor legal Alejandro Giménez, han querido hacer valoraciones sobre el laudo hasta analizar su contenido. García sí aseguró que la empresa cumplirá de inmediato con su contenido. Por su parte, Giménez anunció que los representantes de los trabajadores convocarán una rueda de prensa el sábado para hacer una primera valoración y ya el lunes celebrarán una asamblea.

El laudo es de obligado cumplimiento, pero el representante de los trabajadores ha asegurado que esa asamblea servirá para conocer el parecer de la plantilla y que habrá que ver si el escrito sirve para resolver sus problemas. Se trata, ha dicho, de "derechos fundamentales", como poder ir al baño o "que no haya una trabajadora con manchas de menstruación delante de la gente". "Estamos dispuestos a llegar hasta la ONU", ha apuntado Alejandro Giménez. 

Giménez también ha  respondido al ministro de Fomento, Íñigo De la Serna, que en su comparecencia en el Congreso del miércoles culpó a los trabajadores de la situación. "Siempre hemos estado dispuestos a sentarnos, solo faltamos a la primera reunión porque no fue Aena. Si se hubiera aguantado unos días más estoy convencido de que hubiéramos llegado a un pacto. El problema fueron las prisas y las presiones del Gobierno", ha señalado.

Por su parte, el ministro de Fomento ha dicho este miércoles que el laudo arbitral debe devolver la normalidad al aeropuerto: "El laudo pone fin al conflicto y devolverá la normalidad al aeropuerto, nadie entendería que no fuera así". No obstante, ha apuntado que, dadas las circunstancias, es posible que el dispositivo de la Guardia Civil desplegado en El Prat continúe durante los próximos días o semanas

El conflicto entre los trabajadores y la empresa Eulen, adjudicataria del contrato de los controles de seguridad en el aeropuerto de El Prat, comenzó a finales de julio. Fue entonces cuando la plantilla convocó paros parciales y, posteriormente, una huelga para reclamar mejoras en sus condiciones laborales. Su impacto hizo que el Gobierno encargara a la Guardia Civil la supervisión de los trabajos de control en el aeropuerto y encargara un laudo de obligado cumplimiento que pusiera fin al conflicto. Los sindicatos han denunciado que la actuación del Ejecutivo ha supuesto una vulneración de derecho de huelga y han recurrido a la justicia el laudo obligatorio como forma de resolver el conflicto.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha