eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Sedigas ve el tándem de gas y renovables como pilar en la lucha por el clima

- PUBLICIDAD -
Sedigas ve el tándem de gas y renovables como pilar en la lucha por el clima

Sedigas ve el tándem de gas y renovables como pilar en la lucha por el clima

El presidente de la Asociación Española del Gas (Sedigas), Antoni Peris, defendió hoy el papel del gas natural como herramienta clave para complementar a las renovables en la lucha contra el cambio climático y pidió a la Unión Europea un apoyo más explícito a ese hidrocarburo en la transición energética.

"Lo que pedimos es que, ya que se dice que el gas va a tener un papel importante en el proceso de la transición energética, que se vea reflejado más claramente en las directivas" europeas, declaró en una entrevista con Efe Peris (Barcelona, 1956).

Las instituciones comunitarias trabajan para llegar a un consenso en la Unión Europea que convierta en normativa el llamado "paquete de invierno", la propuesta legislativa de más de un millar de páginas de la Comisión Europea para cumplir los objetivos de la UE fijados en el Acuerdo de París contra el cambio climático.

Estos pasan, en el horizonte de 2030, por reducir al menos un 40 % las emisiones contaminantes respecto a 1990, elevar la cuota de energías renovables por encima del 27 % y mejorar al menos otro 27 % la eficiencia energética.

La nueva legislación, según Sedigas, es positiva porque "clarifica" aspectos relacionados con la transición energética, "apuesta con un modelo que tenga en cuenta también aspectos de competitividad y de viabilidad" y "deja a los países que puedan hacer sus objetivos en función de sus características".

Sin embargo, la patronal gasística española desea "que se reconozca este papel del sector como energía convencional más acorde con los objetivos del cambio climático", incluso apareciendo entre "las energías que cuentan dentro de la reducción de emisiones", pese a ser de origen fósil.

Sus ventajas más evidentes, según Peris, residen en su "disponibilidad" y en que se trata de "una tecnología ya probada" que sirve como complemento para "resolver el problema" de la discontinuidad de las energías verdes, determinadas por factores como el sol y el viento o la imposibilidad de su almacenamiento.

"Hoy por hoy" la solución "más eficiente, más rápida, más económica y que menos afecta al medio ambiente es utilizar el gas natural", agregó Peris.

El ingeniero industrial, que ha desarrollado buena parte de su carrera en Gas Natural Unión Fenosa, participó en Bruselas en la Semana de la Energía Sostenible y en varias reuniones con eurodiputados y representantes diplomáticos españoles.

En ellas ha recabado la impresión de que "se ve como vencedor al tándem 'renovables-gas natural', que puede permitir conseguir esos objetivos" climáticos, si bien echa en falta que se traslade de manera más específica a la legislación comunitaria en trámite.

La patronal gasística insiste en que cuando no hay producción de renovables "alguien tiene que generar la energía eléctrica", pero no es el único sector donde ese hidrocarburo tiene futuro.

El gas para la calefacción de los inmuebles propicia un 20 % de reducción de emisiones y otro tanto de eficiencia energética, en un mercado que en España solo cubre por ahora al 31 % de las viviendas.

Y hasta que el vehículo eléctrico alcance todo su potencial, el gas se puede emplear como fuente energética de transición en el sector del transporte, dado que emite menos CO2 y micropartículas que la gasolina y el diesel.

Incluso en el transporte marítimo, como ilustra que la firma Balearia, que conecta por mar la Península Ibérica y Baleares, ya disponga del primer ferri que utiliza gas natural en sus motores auxiliares y que tenga proyectos para construir embarcaciones que funcionen al 100 % con gas natural.

Por último, y si la política de I+D lo favorece, el "biogas" obtenido a partir de aguas depuradas y basura podría abastecer completamente a ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla o Bilbao, añadió el presidente de Sedigas.

"La tecnología existe, pero sus costes hoy no son competitivos. Lo que falta, que ya lo hemos pedido tanto en el ámbito nacional como en Bruselas, es desde medidas que lo fomenten hasta la inclusión de proyectos de I+D que lance la Unión Europea con el fin de encontrar otras fuentes de energía que encajen más con la política de clima", concluyó.

Javier Albisu

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha