eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La economía brasileña creció un 0,1 por ciento en 2014

- PUBLICIDAD -
La economía brasileña creció un 0,1 por ciento en 2014

La economía brasileña creció un 0,1 por ciento en 2014

La economía brasileña se estancó el año pasado, cuando creció un 0,1 % con respecto a 2013, informó hoy el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

El resultado supuso un alivio para el Gobierno ante las proyecciones que esperaban una contracción del Producto Interior Bruto (PIB) de la mayor economía de América Latina en 2014 y que prevén una caída de hasta el 0,83 % para este año.

El ligero crecimiento del 2014, sin embargo, confirmó el estancamiento de una economía que se había expandido un 2,7 % en 2013 -según los datos revisados divulgados este viernes- tras sólo haber crecido un 1,0 % en 2012.

De acuerdo con el organismo oficial de estadísticas, la suma de toda la producción brasileña el año pasado en valores corrientes llegó a 5,52 billones de reales (unos 1,725 billones de dólares al cambio actual) y el PIB per cápita fue de 27.229 reales (unos 8.509 dólares), con una caída del 0,7 % frente a 2013.

Según el Instituto, la economía creció un 0,3 % en el cuarto trimestre del año pasado con respecto al tercero, cuando sólo se había expandido un 0,2 % en relación al segundo.

En la comparación con el cuarto trimestre de 2013, la economía se contrajo un 0,2 % en los últimos tres meses del año pasado, un resultado mejor que el del tercer trimestre, cuando la contracción fue del 0,6 % en la comparación con el mismo período de 2013.

El estancamiento de la economía en 2014 fue provocada principalmente por el mal resultado de la industria, cuya producción se contrajo un 1,2 % el año pasado, ya que la agropecuaria creció un 0,4 % y el sector servicios un 0,7 %.

Para el mal desempeño de la industria contribuyó especialmente la caída del 3,8 % en la producción de las fábricas, principalmente las del sector automotor, y la contracción del 2,6 % del sector de construcción civil y electricidad y agua, afectado por la grave sequía que redujo la generación en las hidroeléctricas y obligó al Gobierno a aumentar el uso de las termoeléctricas.

La contracción de la industria fue contrarrestada por el crecimiento del 8,7 % en el sector de extracción mineral gracias principalmente a la mayor producción de petróleo, gas natural e hierro, del que Brasil es el mayor exportador mundial.

El ligero crecimiento de la economía fue impulsada principalmente por el sector agropecuario, que se expandió un 0,4 % gracias a la mayor producción de alimentos como soja (5,8 %) y mandioca (8,8 %).

Pese a ese resultado que consolidó a Brasil como uno de los mayores productores mundiales de alimentos, el sector fue afectado por la caída de la producción de algunos cultivos como caña de azúcar (-6,7%), café (-7,3%) y naranja (-8,8%), de los que el país es el mayor productor mundial.

Según el organismo oficial, el bajo rendimiento de la economía brasileña el año pasado también fue provocado por la caída del 4,4 % de la inversión productiva, causada principalmente por la reducción de la producción interna y de la importación de bienes de capital.

El consumo de las familias, que durante muchos años fue el principal motor de la economía brasileña, tan sólo creció un 0,9 % en 2014 tras haberse expandido un 2,9 % en 2013.

Las bajas tasas de crecimiento de la economía brasileña en los cuatro años del primer mandato de la presidenta Dilma Rousseff (3,9 % en 2011, 1,0 % en 2012, 2,7 % en 2013 y 0,1 % en 2014) contrastan con la fuerte expansión del 7,6 % alcanzada por Brasil en 2010, último año de gestión de Luiz Inácio Lula da Silva.

El segundo mandato de Rousseff comenzará con resultados peores ya que los economistas prevén para 2015 una contracción del 0,83 % y el Banco Central proyecta una caída del 0,5 %.

Ese resultado será provocado en parte por el ajuste fiscal anunciado a comienzos de año por el Gobierno, con un aumento de los impuestos y la reducción de los gastos públicos, para hacer frente a la actual crisis.

Además del estancamiento económico, las cuentas públicas registraron un déficit histórico en 2014; la tasa básica de interés fue subida a su mayor nivel en seis años (12,75 %), la inflación interanual ascendió hasta el mayor nivel en la última década (7,7 %) y el real se depreció más de un 20 % desde que comenzó 2015 y la semana pasada llegó a caer a su menor valor en doce años.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha